Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Escuelas con proyecto: 5 pasos para el camino (y 2)

EDUCATION
Shutterstock
Comparte

Segunda parte del artículo en el que Ignasi de Bofarull, profesor de Sociología de la Familia en la UIC, despliega las bases de una propuesta educativa integral

3. Directores, profesores, alumnos: una red de confianza con actitud de crecimiento

 

El objetivo de la escuela es la excelencia académica, educativa y personal, y el marco son las expectativas altas -compatibles con los errores que enseñan- y la atención personalizada que atiende diferentes ritmos de aprendizaje.

La base de esta excelencia entendida en sentido amplio está en las relaciones de confianza y en los objetivos compartidos: los maestros son apoyados y reconocidos por la dirección del colegio.  Una dirección que los maestros ven como liderazgo y no como imposición arbitraria.

Los profesores entonces son escuchados y a la vez invitados a proyectar su creatividad como profesionales en la mejora de la instrucción, evaluación de sus alumnos y en su propia formación personal.

Los profesores creen en sus alumnos y los invitan a arriesgarse en la construcción de procesos de aprendizaje nuevos, en la respuesta activa a progresivos y desafiantes retos educativos.

Los maestros cuidan la ejemplaridad y ostentan un liderazgo ético y académico en el aula que les otorga autoridad de prestigio.

CARING,TEACHER
Shutterstock

Los alumnos reciben una atención individual que siempre les empuja al aprendizaje personal y que les guía, a cada uno, hacia la mejor versión de sí mismo.

Finalmente esta tarea del profesor es evaluada por los propios compañeros y los directivos en un plano más colaborativo que inquisitivo. Se trata de mantener el alto grado de excelencia que se ha propuesto el centro en el seguimiento de sus estándares de efectividad en cada aula.

 

4. Implicación parental en el proyecto escolar: en una red de confianza y participación

 

Las familias, los padres, participan del ideario, de los objetivos, del proyecto educativo de la escuela. Y a su vez la escuela, en todos los planos, incorpora a las familias en la medida de lo posible y viable. La presencia de los padres se da a veces en el aula, en las actividades recreativas (deporte, musicales, teatro), en las actividades de formación.

TIRO ALLA FUNE
Shutterstock

En el mundo anglosajón existen lo que se denomina la Family Nights. Es un momento privilegiado de encuentro formativo entre la familia y la escuela en la que suelen estar los hijos/alumnos en función de la actividad.

Los padres participan también en instituciones regladas y de gobierno para aportar su visión: ejemplos son el AMPA y el Consejo Escolar.

COLLEGE
XiXinXing | Shutterstock

Las familias son informadas constantemente de lo que sucede en la escuela, reciben cumplida cuenta de los progresos educativos –la evaluación- de sus hijos y son invitadas a las tutorías con el maestro en las que la retroalimentación sobre el alumno es muy estrecha y particularizada.

Los padres autorizan a la escuela desde el hogar y la escuela autoriza a los padres desde el centro. De nuevo estamos ante la red confianza: los padres creen en los profesores y los profesores invitan a los padres a colaborar con ellos desde casa en una educación informal. Esta tiene muchos planos: formación en las materias curriculares (ahí está la importante promoción, por ejemplo, de la lectura) pero también la formación en el carácter, en el aprendizaje socio-emocional, en las normas escolares que deben contar con su seguimiento-reconocimiento también en el hogar adaptándolo todo lógicamente a las circunstancias de cada día, cada familia y cada cultura.

Esta red de mutuo apoyo cuenta con unas importantes sinergias. Esta integración y coherencia de principios y quehaceres escolares y familiares solo puede tener frutos académicos, cívicos y éticos.

 

5. El clima escolar se basa también en la organización, estructura y mantenimiento material del colegio

 

Parece un tema secundario y es la cara visible de la escuela. En el colegio se debe estar a gusto y todo debe funcionar. La escuela es una máquina bien engrasada. No solo deben estar a punto las listas de alumnos, las evaluaciones, los horarios, altas y bajas, la distribución de aulas, las asignaciones de cada profesor, el transporte escolar  (lista limitada). Hay más.

Hay que cuidar la administración material del colegio que debe funcionar en manos de un personal -verdadera alma del centro- que debe conocer cada detalle organizativo, logístico, con gran eficiencia. También las instalaciones, cada edificio, deben estar a punto, cuidadas, limpias. Y la instalación eléctrica, la calefacción: verdaderamente aspectos vitales y visibles del bienestar escolar. La pintura, las puertas, los pasillos, las taquillas –visto en una lista breve- deben estar preservados, reparados, cuidados. Y los cuidadores también son los alumnos, los maestros y el personal que trabaja en el centro.

NAUKA W SZKOLE
Shutterstock

Todos los agentes deben sentir el centro como un lugar propio, no ajeno. El sentido de pertenencia aparece de nuevo: la escuela les pertenece y nunca nada que haya en su interior debe ser el objeto de trato descuidado. Aquí las reglas entran también en juego: normas que deben tipificar minuciosamente el cuidado material de la escuela.

Las instalaciones del centro se cuidan en aras a alcanzar un clima de sosiego, seguridad, comodidad, e incluso un clima estético. La escuela debe cuidar su imagen. Una imagen que está en los detalles. La limpieza es cosa de todos y no la tarea de unos empleados (cocina, jardín, instalaciones deportivas). Hay que colaborar con esos empleados que quizá en alguna ocasión serán madres o padres de los propios alumnos.

Y, finalmente, desde luego,  en el centro de estos temas está el cuidado material de todo lo que facilita el aprendizaje en el aula: sillas, pupitres, estanterías, tableros, biblioteca, material educativo y tecnología educativa -visto en una lista limitada.

OŚRODEK DLA NIEWIDOMYCH DZIECI W LASKACH
Kamil Szumotalski/ALETEIA

Hay que cuidarlo todo con gran respeto pues desde un microscopio hasta un borrador son elementos de primera magnitud en la tarea de la escuela: la excelencia académica. Y precisamente el cuidado es un modo de educar el carácter, el respeto del otro, y el respeto por las cosas que deben funcionar y durar: la excelencia ético-cívica.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.