Aleteia

Si ves un montón de billetes volar por el aire, ¿te los embolsarías sin remordimiento?

DOLLARS
Shutterstock | phanurak rubpol
Comparte

Un camión blindado de la empresa Garda dejó escapar 175.000 dólares al abrirse repentinamente la puerta lateral de la caja de valores

Vas conduciendo tu auto por la carretera interestatal 285 que rodea la ciudad de Atlanta (Georgia, Estados Unidos) un martes cualquiera. Es el crepúsculo. Frente a ti una furgoneta de valores realiza un viaje de rutina.

De pronto, la puerta trasera se abre y salen –literalmente—volando miles de dólares. Al principio crees que es una visión. Sin embargo, los autos que van cerca de ti comienzan a detener su marcha. ¿Tú también lo harías?

Pues es, exactamente, lo que pasó en esa carretera interestatal el martes 9 de julio, al atardecer, cerca del camino que conduce a Dunwoody. Un camión blindado de la empresa Garda dejó escapar 175.000 dólares al abrirse repentinamente la puerta lateral de la caja de valores.

Si tú no lo hiciste, alrededor de doce de tus compañeros de autopista sí que lo hicieron. Detuvieron el auto en el acotamiento y comenzaron a recoger los billetes que cayeron “del cielo” a manos llenas.

Otros fueron al bosque, a los desagües, a donde fuera, para hacerse del dinero.

Según cuentan las crónicas de los periódicos locales (luego la noticia ha dado la vuelta al mundo) algunos conductores recogieron los billetes del pavimento o de cualquier otro lugar que no fuera peligroso y regresaron a su auto. Con la fresca de las ocho de la tarde, se fueron a casita.

 

 

Aunque la policía de Dunwoody analizó los videos de la “pesca” de dólares captados por usuarios de redes sociales, hasta el momento solamente Randrell Lewis, de 26 años, un chofer de Uber Eats que iba camino a Alpharetta, ha regresado lo que recogió: 2.094 dólares en billetes de uno, cinco y diez dólares.

“Solo vi una nube de algo que se veía como un montón de hojas”, dijo en una entrevista. “No, era dinero. No podía creer lo que estaba viendo. No voy a mentir. Lo primero que hice fue orillarme y empezar a recoger billetes. Todos empezaron a estacionarse y fue una locura”.

Al día siguiente fue a la policía y entregó el resultado de su pesca: “Solo quise asegurarme de no tener problemas por esto”, explicó Lewis quien entregó el dinero recogido al jefe del Departamento de Policía de Dunwoody, Billy Grogan.

De hecho, la policía de Dunwoody ha estado monitoreando el comportamiento ético de quienes se embolsaron dinero gratis. Y difundiendo informes diciendo que, consideran la tentación, pero que sepan que se trata de un robo y podrían levantarse cargos en contra de quienes sean identificados por el material difundido en redes sociales.

Los empleados de la empresa de valores tan solo pudieron recuperar 200 dólares. El resto, “se perdió” en el bosque cercano o en los bolsillos de los que aprovecharon la ocasión.

La pregunta que queda flotando de todo este incidente es: ¿qué harías tú? ¿Seguir conduciendo y desearle suerte a los conductores del camión de valores? ¿Detenerte y ayudarles a recolectar billetes? ¿Embolsártelos e irte a tu casa? ¿Devolverlos, como Lewis, al día siguiente?

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.