¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Las reinas del cacao de Esmeraldas (Ecuador) que invitan a soñar en grande

CHOCOLATE ECUADOR
Comparte

Mujeres que encontraron una deliciosa solución a los problemas sociales de una famosa zona del noreste ecuatoriano

En la zona norte de la provincia de Esmeraldas, Ecuador, hay esperanza con sabor a chocolate. Y esto a través del cultivo y la comercialización del cacao fino y de aroma.

Detrás aparece la Asociación de Productores de Cacao del Norte de Esmeraldas (Aprocane), de alguna manera también una respuesta a los problemas sociales, económicos y sociales de esa zona del país sudamericano, tal cual aparece en este testimonial ofrecido hace unos años:

 


 

En ese sentido, según un reciente reporte de El Comercio, que hace énfasis en “este grupo de mujeres que produce el mejor cacao para elaborar chocolates”, son más de 600 los socios que pertenecen a esta organización dedicada también a la exportación de cacao como materia prima a Suiza.

En cuanto a las artesanas del chocolate, para aumentar sus ingresos, más de 30 se han dedicado a la elaboración de barras chocolates (70% de cacao fino y 30% de azúcar), además de otros productos como bombones (leche, azúcar y licor).

 

Siembra, cosecha y tostado

El emprendimiento y la incursión en el cacao ya tiene varios años y además del producto final aparece todo lo vinculado a la siembra, cosecha y tostado del cacao. El objetivo, prosigue El Comercio,  es aumentar la producción local y nacional.

““La rentabilidad del producto va a mejorar las condiciones de vida de quienes creemos en el campo”, expresa Yolanda Ayoví, una de las productoras.

La gran idea, que cuenta con el apoyo de una asociación que tiene ya casi 20 años, parece avanzar y llenar de dulzura el día a día de una población que a través de esta modalidad ha logrado superar obstáculos.

Al mismo tiempo, representa una gran oportunidad de volver a las raíces, de mezclar lo ancestral cono lo moderno a través de talleres de capacitación y nuevas técnicas de siembra.

He aquí un pequeño pantallazo o píldora de una asociación cargada de esperanza y buen sabor, como tantas en América Latina dignas de ser reconocidas. Con mujeres que invitan a soñar a lo grande.

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.