Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Es verdad que las hijas prefieren hablar con las madres?

MOTHER,DAUGHTER,LAUGH

Shutterstock

Sou Mamãe - publicado el 09/07/19

Aquí tienes 6 consejos para incentivar a tu hija a que converse más contigo

Sin duda, la comunicación entre madres e hijas suele ser muy especial.

En la mayoría de los casos, las niñas prefieren conversar con sus madres y revelar algunas de sus confidencias. Esto sucede porque la comunicación generalmente es fluida y natural. Pero no siempre es así, ni tampoco en todos los estadios del crecimiento de la niña.

Ciertamente, las relaciones entre madres e hijas no siempre son fáciles de entender.


MATKA PRZYTULA SIĘ Z CÓRKĄ

Te puede interesar:
Madre-hija, el vínculo más fuerte según la ciencia

En algunos casos, pueden darse conversaciones interminables a diario. En otros, los diálogos se limitan a algunos monosílabos.

A continuación, describimos cómo evoluciona la relación entre las dos.

Las diferentes etapas de la relación madre-hija

La relación entre madre e hija puede ser apasionada y, a veces, sofocante. El vínculo entre las dos evoluciona durante toda la vida: en la infancia, adolescencia y en la vida adulta.

Ciertamente, las tres etapas determinantes en sus vidas son:

1. Relación entre madre e hija pequeña

Durante este primer estadio, la madre es probablemente la única confidente. La niña comparte los primeros secretos sobre la escuela o comenta sobre sus nuevas amistades.

La confianza entre ellas es total, y permite que la niña exprese libremente sus pensamientos y sentimientos.

Todas esas reacciones se traducen en una bonita complicidad durante la infancia.

Sin embargo, a medida que pasan los años, surgen conflictos y la relación se vuelve un poco más complicada.

2. Relación entre madre e hija adolescente

La habladora niña pequeña dará paso a una persona con emociones difíciles de controlar.

Durante esa fase, es mucho más complicado para la hija confiar en su madre.

Durante la adolescencia, las niñas buscan más independencia de la familia. Y en consecuencia, las relaciones son los amigos se vuelven más fuertes.

Ellas generalmente prefieren compartir sus intimidades con las amigas como, por ejemplo, historias sobre el primer amor.

Durante este período, poco a poco, se establece un conflicto. Ellas suelen rebelarse porque están buscando su independencia.

Entre otras cosas, tu hija aprenderá a tener opiniones propias y a construir su propia personalidad.

3. Relación entre madre e hija adulta

Cuando las niñas pasan al mundo de los adultos, todo sucede de forma más natural.

Cuando la hija madura, se reafirma y se rebela. No soporta que la madre coloque límites o le diga cómo tiene que vivir.

En ese momento, la madre tiene que entender que el tiempo para educar se ha terminado, y tiene que concentrarse en tener un vínculo sano con su hija.


MOTHER DAUGHTER

Te puede interesar:
Relación tóxica madre-hija: ¿cómo no reproducirla?

6 consejos para incentivar el diálogo con las hijas

Como madre, te recomendamos que estés presente en la vida de tu hija sin ser invasiva.

Es muy posible que ella no quiera contarte sus cosas personales si siente que es juzgada.

Por esa razón, es aconsejable mantener distancia incluso en el papel de confidente. Aquí algunos consejos para hacerlo:

1. Empieza a conversar con tu hija desde el principio

Hablar sobre cuestiones importantes con tu hija es algo que tienes que empezar a hacer en la fase de la preadolescencia.

Haz eso con asuntos apropiados para la edad de ella y avanza a medida que la niña madura, sobre todo entre los 11 y los 14 años de edad.

2. Tu carácter abierto permitirá que ella hable contigo

Si consigues ser una madre menos crítica y tener la mente abierta, tu hija estará mucho más dispuesta a revelar tus confidencias.

Es posible que, cuando cuando hagas algunas preguntas, la chica rechace responder o compartir más informaciones de las que ella quisiera.

3. Encuentra el equilibrio entre ser amiga y madre

Uno de los puntos clave es equilibrar la relación madre-hija desde el principio. Intentar estar demasiado encima de tu hija puede ser contraproducente.

Algunas madres se esfuerzan tanto para hacerse accesibles a sus hijas que acaban entrando en detalles que no deberían.

Una madre puede ser cómplice y confidente, pero debe seguir siendo madre.

“El amor de una madre y una hija nunca se separa”-Viola Shipman-

4. Establece rituales familiares

Rituales familiares son esos momentos en que se celebra un evento o, simplemente, cuando madre e hija hacen algo juntas.

Para tu hija, esos momentos, ciertamente, representan una oportunidad de compartir sus cosas.

Se empiezas esas actividades desde pequeña, tu hija mantendrá esos hábitos durante la adolescencia, hasta la edad adulta.

5. Busca soluciones con tu hija

Implica a tu hija en uno de tus problemas y deja que ella sugiera soluciones. De esta forma, pueden intentar resolverlo juntas.

Las niñas necesitan consejos, pero también quieren formar parte de la solución. Este método le animará a hablar contigo cuando sea ella la que tiene un problema.

6. Usa los medios de comunicación actuales para conversar con tu hija

Haz que la comunicación con tu hija sea una parte integral de tu vida. En ese sentido, las nuevas herramientas de comunicación pueden ayudar a fortalecer los lazos.

Siéntete dispuesta a compartir con ella todo lo que creas interesante. Además, no dudes en discutir diferentes cuestiones e intercambiar opiniones con ella.

En resumen, aunque las niñas prefieran conversar con sus madres, recuerda que no debes dar esa relación por sentada, porque nunca será sencilla.

Incluso, podría ser problemática. Pero por otro lado, también puede ser rica y muy sólida. No olvides que tener una madre que escucha, apoya y ama es la mayor bendición de la vida.

(via Sou mamãe)

Tags:
infanciamaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.