Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Vive en la calle, pero en un refugio contra el frío deslumbró tocando el piano

ARGENTINA PIANIST
Comparte

Tras ser solidario con los demás en una noche en la que fue a recibirla, Carlos podría volver con los suyos a su provincia en Argentina

Carlos asistió como cualquier otro que vive en la calle, como él, al espacio que el Club Atlético River Plate dispuso para pasar los días más fríos en lo que va del año. Buscaba averiguar dónde dormir y vio en el garaje del club un piano media cola grande abandonado, con ropa arriba. Se sentó, lo tocó, y sorprendió a todos. Este linyera era un prodigio al piano. Y deleitó durante más de tres horas una noche de solidaridad y calor.

En las imágenes se lo ve sentado sobre bolsas, con alguien durmiendo entre sus pies y las teclas del piano, pero interpretando con virtuosismo clásicos de todos los tiempos y temas propios.

“Toqué tres horas, me lastimé la mano, pero para mí fue un gran placer haber compartido con las personas que más frío tienen y haberles sacado un poco ese frío asesino que se siente en la piel al menos por una noche”, expresó al canal C5N. Carlos es pianista, vive de vuelta en la calle desde hace 14 días. A él no le gusta la calle: “la odio con toda mi alma. Lo que tuve lo perdí”. “Terminé así por una cuestión propia mía, no le echo la culpa a nadie. Yo me di cuenta que la vida hay que saberla construir de una manera que después no la destruyas. Es más fácil destruir que construir”, expresó al canal Crónica.

Carlos es de San Juan, toca el piano desde los 4 años. Según relató a medios de comunicación después, se considera uno de los mejores pianistas del país, y de niño, venían de Italia a tomarle examen. Nacido en una familia ilustre, en su pueblo Jáchal, el Centro Cultural lleva el nombre de su madre.

Según fue contando, durante años se dedicó a la música, e incluso interpretó en escenarios como el Gran Rex y con Maestros de la talla de Mariano Mores. Relató en distintos medios que tiene dos hijos, aunque está distanciado de ellos, lo mismo que de su pareja. Para sobrevivir, hace changas, que incluso promocionó revelando la esquina en la que viven, aunque eventualmente le toca la oportunidad de tocar el piano y deslumbrar como hizo en la noche solidaria de River.

En Youtube puede encontrar algo del repertorio de Carlos. Su Concierto para el Alma lo presenta en una postal distinta a la del estadio de River, con años menos y mucha más pompa, pero con el mismo talento.

 

 

Tras la difusión del caso, algunos amigos y la familia sanjuanina de Carlos expresó querer recibirlo con los brazos abiertos, por lo que desde la Subsecretaría de Asistencia Social de la Provincia de San Juan anunciaron que lo estaban buscando en la calle para poder asistirlo en su regreso a su provincia natal. Muchos desde hace tiempo no tenían noticias de él y están preocupados por su situación.

Tras ser solidario con los demás en una noche en la que fue a recibirla, Carlos podría volver con los suyos a su provincia. E intentar volver a empezar.

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.