Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué el Papa reza ante la Virgen de la Ternura en la mañana y antes de ir a dormir? 

VLADIMIR
Comparte

El Pontífice contó hoy de su devoción mariana durante la audiencia a los miembros del Sínodo permanente de la Iglesia greco-católica ucraniana reunidos en el Vaticano por dos días. 

El papa Francisco contó hoy que reza cuando se levanta y cuando va a dormir delante del icono de la Virgen de la Ternura por la “delicada situación” de Ucrania y para que terminen las divisiones y las guerras.

Este viernes 5 de julio en la mañana, en la Sala Bolonia del Palacio Apostólico Vaticano, Francisco ha recibido en audiencia a los miembros del Sínodo permanente de la Iglesia greco-católica ucraniana y les contó su devoción mariana más personal relacionada con el icono de Nuestra Señora de la Ternura, donado por la Iglesia ucraniana cuando Francisco era arzobispo de Buenos Aires, y la cual ocupa un lugar destacado en su habitación de Santa Marta, en el Vaticano.

En la reunión de dos días convocada por el Sucesor de Pedro en el Vaticano estaba presente el arzobispo mayor de Kiev y de Galitzia, Sviatoslav Schevchuk, primado de la Iglesia greco-católica de Ucrania. Los dos se conocen desde hace mucho tiempo. Hace algunos años, Mons. Schevchuk regaló a Jorge Mario Bergoglio, cuando era arzobispo de Buenos Aires, un icono de “la Virgen de la Ternura”.

“Saben que mi mirada se dirige todas las mañanas y todas las noches a la Virgen que Su Beatitud me regaló, cuando dejó Buenos Aires para asumir el oficio de arzobispo mayor que la Iglesia le había confiado. Frente a ese icono comienzo y concluyo las jornadas encomendando a la ternura de la Virgen, que es Madre, a todos vosotros,  a vuestra Iglesia. Se puede decir que empiezo el día y lo acabo “en ucraniano” mirando a la Virgen”, dijo Francisco.

El icono de Nuestra Señora de la Ternura, del que hay varias versiones, es uno de los iconos más venerados del mundo. Con su mano izquierda el Niño Jesús toca con ternura el mentón de su Madre. Francisco confió conservar y venerar “un pequeño icono ucraniano de la Virgen de la ternura, regalo de vuestro arzobispo mayor cuando estábamos juntos en Buenos Aires” y compartió que reza por sus “hermanos “ucranianos” con las oraciones que aprendió desde niño con el “obispo Stefano Chmil, entonces sacerdote salesiano; él me las enseñó cuando yo tenía 12 años, en 1949, y aprendía con él a servir la Divina Liturgia tres veces por semana”. 

Delicada situación en Ucrania 

El Papa describió la “situación difícil” que vive Ucrania desde hace “más de cinco años herida por un conflicto que muchos llaman ‘híbrido’, compuesto, como es, por acciones de guerra en las que los responsables se mimetizan; un conflicto donde los más débiles y los más pequeños pagan el precio más alto, un conflicto agravado por falsificaciones propagandistas  y manipulaciones de vario tipo, incluido el intento de involucrar el aspecto religioso”. 

Pidió a Dios para que las “acciones de todos los líderes políticos”, involucrados en el conflicto en Ucrania “no busquen el llamado bien partidista”, sino “el bien común, la paz”. “Y le pido al “Dios de todo consuelo” (2 Corintios 1: 3) que conforte las almas de los que han perdido a sus seres queridos a causa de la guerra, de los que llevan sus heridas en el cuerpo y en el espíritu, de los que  han tenido que  dejar la casa y el trabajo y enfrentar el riesgo de buscar un futuro más humano en otro lugar, lejos”. 

Esperanza

El Papa recordó que “el papel principal de la Iglesia, ante las complejas situaciones causadas por los conflictos, es ofrecer un testimonio de esperanza cristiana. No es una esperanza del mundo, que se basa en cosas que pasan, que vienen y van, y con frecuencia dividen, sino en la esperanza que nunca defrauda, que no da paso al desaliento, que sabe cómo superar toda tribulación en la dulce fuerza del Espíritu (ver Rm 5,2-5)”.

Unidad

En este contexto, afirmó que la unidad en la Iglesia “será tanto más fecunda cuanto más real sean el entendimiento y la cohesión entre la Santa Sede y las Iglesias particulares”.  “Más precisamente: cuánto más el entendimiento y la cohesión entre todos los obispos y el obispo de Roma. Esto ciertamente no debe ” no debe implicar que ellas sufran una disminución en la conciencia de su propia autenticidad y originalidad ” (Orientale lumen, 21), sino a plasmarla dentro de nuestra identidad católica, es decir, universal. Como universal, está en peligro y puede erosionarse por el apego a particularismos de diversos tipos:  particularismos eclesiales, particularismos nacionalistas,  particularismos políticos”.

Una unidad -destacó- que “nos ayuden a caminar mejor juntos. Se trata, de alguna manera, de una especie de Sínodo dedicado a los temas más importantes para la Iglesia greco-católica ucraniana en este período, agravado por el conflicto militar todavía en curso y caracterizado por una serie de procesos políticos y eclesiales mucho más amplios de los que atañen a nuestra Iglesia católica. Pero os pido este espíritu, este discernimiento sobre el que verificarse: oración y  vida espiritual en primer lugar; luego, cercanía, sobre todo con los que sufren; después, sinodalidad, camino juntos, camino abierto, paso a paso, con mansedumbre y docilidad”. 

Sinodalidad

Sucesivamente, Francisco se refirió a la sinodalidad que parte de la escucha sincera de quien la piensa distinto. “A la oración y la cercanía me gustaría agregar una tercera palabra, que es tan familiar para vosotros: sinodalidad. Ser Iglesia es ser comunidad que camina junta. No es suficiente tener un sínodo, hay que ser sínodo. La Iglesia necesita un intenso intercambio interno: un diálogo vivo entre los pastores y entre los pastores y los fieles. Como Iglesia católica oriental, tenéis ya una marcada expresión sinodal en vuestro ordenamiento canónico, que prevé un recurso frecuente y regular a las asambleas del Sínodo de los Obispos. Pero todos los días debemos hacer sínodo, esforzándonos por caminar juntos, no solo con los que piensan de la misma manera, -sería muy fácil- sino con todos los creyentes en Jesús”.

Sínodo

Por ultimo, “les doy las gracias, les acompaño en este camino y les pido, por favor, que me recuerden en vuestras oraciones. Gracias”, dijo el Papa a los participantes de la cumbre en el Vaticano sobre la Iglesia greco-católica ucraniana.  En este evento ecuménico también participan los metropolitas y miembros del Sínodo permanente de esta comunidad cristiana. También estaán presentes los responsables de la Congregación para las Iglesias orientales y del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos. 

Precisamente, ayer, el Papa ha tenido su tercer encuentro con el presidente Vladimir Putin para conversar sobre la situación  en Ucrania, país que estuvo en medio de un conflicto entre las fuerzas gubernamentales y los separatistas pro-rusos que se cobró más de 10.300 vidas en cuatro años. A pesar de los acuerdos de Minsk, suscritos en febrero de 2015, el conflicto no se ha cerrado completamente.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.