Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La curiosa y accidentada coronación de la Virgen de Chiquinquirá como reina de Colombia

CHIQUINQUIRA
Comparte

Con eventos religiosos y culturales -y la visita de miles de peregrinos de todo el mundo- los colombianos celebran el centenario de la coronación de su patrona

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Aunque el papa Pio X decretó el 9 de enero de 1910 la solemne coronación de la Virgen María del Rosario —más conocida como Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá— la ceremonia solo se pudo efectuar nueve años después en Bogotá y no en la pequeña población en donde el prodigioso lienzo se había renovado 333 años atrás.

Según narra el fraile Luis Francisco Sastoque en su libro Historia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, fueron varias las causas para semejante demora. La primera fue la decisión de los frailes dominicos —guardianes del cuadro— de llevar en peregrinación a diversas regiones la ‘Virgen peregrina’, una réplica de la imagen original, “para dar a conocer la buena noticia de la coronación y preparar espiritualmente a los colombianos”. Otras razones para el retraso fueron los actos de violencia suscitados en algunas regiones en los que, incluso, la réplica “fue atacada sacrílegamente a machete”.

 

También en Chiquinquirá hubo brotes de violencia en 1918 cuando la población se enteró que el lienzo iba a ser trasladado a Bogotá. Políticos, comerciantes y algunos devotos se opusieron a la decisión del obispo de Tunja, Eduardo Maldonado Calvo, asaltaron el templo y quisieron apoderarse del cuadro con el argumento de que, si se llevaba a Bogotá, la Virgen nunca regresaría. Como consecuencia, la parroquia fue sancionada eclesiásticamente, pero a los pocos meses se reabrió para permitir el viaje de María a la capital colombiana.

 

CHIQUINQUIRA
http://www.virgendechiquinquira.com

 

Una causa adicional de la retardada coronación fue la determinación de Maldonado Calvo de programar la ceremonia en los días previos a la conmemoración del primer centenario de la Batalla de Boyacá, el 7 de agosto de 1919. Así ocurrió porque a finales de junio de ese año, la Virgen salió de su pueblo escoltada por una guardia de honor del Ejército Nacional y centenares de católicos que hicieron el recorrido a pie hasta Bogotá.

En la capital, con la presencia del presidente poeta Marco Fidel Suárez, el Gobierno Nacional en pleno y otros altos dignatarios del Estado, María del Rosario fue aclamada por millares de peregrinos congregados frente a la catedral primada, en la histórica plaza de Bolívar. Allí, el 9 de julio de 1919 se leyó el decreto pontificio en el que Pío X ordenó que “la imagen de la Virgen María del Rosario con el Niño Dios, llamada vulgarmente Virgen de Chiquinquirá”, fuera coronada en solemne ceremonia y se le impusiera una “brillante corona de oro”.

El relato del padre Sastoque recuerda que luego de la imposición de las lujosas coronas y las aureolas al Niño y a María, el obispo de Tunja exigió a los frailes dominicos, bajo la gravedad del juramento canónico, que “nunca permitieran que la Virgen y Jesús fueran despojados de esas prendas sagradas y simbólicas”. Además, cuenta que otro obispo pidió públicamente declarar a la Virgen de Chiquinquirá como reina y patrona de Colombia y que enseguida los asistentes acogieron la propuesta con emocionadas expresiones como “¡Viva la Virgen de Chiquinquirá!”, “¡Viva la reina de Colombia!”, “¡Viva la república mariana!”.

Otras crónicas señalan que además del repique de campanas de todas las iglesias bogotanas y una salva de artillería, un coro entonó un estribillo que pronto se volvió popular: “Reina de Colombia / por siempre serás / es prenda tu nombre / de júbilo y de paz”. Desde ese día la Iglesia colombiana ha celebrado esta festividad de manera ininterrumpida y con mucha pompa.

 

Un siglo después

Dos novedades se destacan dentro de la programación organizada por los frailes guardianes de Chiquinquirá. Una, el descenso del lienzo de la Virgen desde su camarín para permitir que los peregrinos la puedan admirar de cerca. Dos, la apertura pública de la basílica 24 horas, durante los cuatro días de la celebración, del 6 al 9 de julio, un hecho inédito en los 400 años de historia de la imagen.

Fray Carlos Mario Alzate, rector de la basílica, explicó que esta fiesta del centenario tendrá una gran participación popular. En un encuentro con los periodistas recalcó que no se quiere “un evento clerical ni un acontecimiento meramente espiritual —que de por sí son muy importantes— sino una fiesta que logre concentrar a toda la ciudadanía en general”. Para el padre Alzate también es fundamental tener en cuenta que el mensaje central de la celebración es “la renovación espiritual de todos los colombianos”.

Por esa razón, el lienzo original será llevado en procesión por los calles de la ciudad y homenajeado con miles de luces que serán encendidas por los peregrinos. También están previstas maratónicas jornadas de oración y reflexión tanto en la basílica, en otras iglesias y en la plaza principal del pueblo.

Además de la presencia de todos los obispos colombianos que irán en peregrinación desde Bogotá hasta Chiquinquirá, está confirmada la asistencia del presidente Iván Duque, quien en varias ocasiones se ha declarado mariano y devoto de la Virgen del Rosario.

De igual manera, habrá conciertos en los que actuarán reconocidos cantautores católicos como Héctor Tobo y Miguel Enrique Cubillos. Con ellos alternará Herencia de Timbiquí, una famosa banda de música folclórica del Pacífico colombiano.

La ciudad también se ha preparado para recibir a por lo menos 50.000 turistas y fieles provenientes de todas las regiones colombianas y de países como Ecuador, Perú, Venezuela, Panamá y Estados Unidos. Las calles fueron refaccionadas, se mejoraron los espacios públicos, se modernizó el alumbrado público y los trabajadores de hoteles, restaurantes y otros negocios fueron capacitados para atender adecuadamente a los visitantes.

 

Más imágenes de la gran devoción a Chiquinquirá a través de estas galerías: 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.