Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La isla católica que todos aman en Italia

TINY ISLAND OF SAINT JULIUS
Comparte

La isla de San Giulio alberga un monasterio benedictino que parece haberse detenido en el tiempo

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

De la basílica de San Pedro en Roma a la basílica de San Marcos en Venecia y la catedral de Milán, cada región italiana trae orgullo a sus puntos de referencia católicos.

Para los fieles de Novara, la fuente de orgullo principal es probablemente el complejo monástico de la isla de San Giulio, una franja de tierra de 275 metros de largo en el centro del Lago Orta.

La historia católica de la isla se remonta al s. V, cuando se construyó una capilla allí, probablemente para conmemorar al evangelizador san Giulio, quien murió allí. Enseguida, fue erigida una basílica románica del s. XII, luego sustituida por un monasterio del s. XVIII, ocupado por las religiosas benedictinas desde el 1976.

Con base en las pruebas arqueológicas, los primeros asentamientos de esta pintoresca franja de tierra se remontan al periodo neolítico, y el primer asentamiento cristiano puede remontarse al s. IV. Fue entonces que, según la tradición, san Giulio, que se dirigía de su Grecia natal al norte de Italia por una misión evangelizadora, puso, por primera vez, pie en la isla flotando sobre su túnica.

Todavía hoy, un hueso perteneciente a una criatura anfibia indefinida se conserva en la basílica románica de la isla como prueba de sus orígenes milagrosos. Las reliquias de san Giulio son custodiadas en el edificio del s. XII construido junto a las aguas.

Durante la Edad Media, la isla de san Giulio fue un importante centro militar, y en el siglo XI el emperador del Sacro Imperio Romano, Otto I, luchó contra las tropas italianas alineadas con el rey Berengario, evento que llevó probablemente a la destrucción de la iglesia original.

En ese periodo nació también el futuro monje benedictino Guillermo de Volpiano. Después de haber sido formado por Mayolo de Cluny, obispo de la famosa abadía de Cluny, en Francia, Guillermo se volvió una figura prominente de la orden y ayudó a diseñar y establecer muchos lugares de adoración en el continente europeo, incluido el Monte Saint-Michel

Su tradición benedictina se mantuvo viva gracias a las monjas del convento benedictino de la isla de San Giulio, iniciada por un grupo de religiosas reasentadas ahí de la cercana abadía de Viboldone.

Hoy, el monasterio es una joya que ve numerosos peregrinos acudir cada 31 de enero para celebrar la fiesta de san Giulio, santo patrono de los constructores. Los visitantes de ese día deben estar listos para participar en la tradicional subasta de corderos, donde los corderos de los pastores locales se venden al mejor postor, y para degustar el famoso “pan de san Giulio”, cocinado por las monjas para la fiesta.

El resto del año, el monasterio está abierto a las visitas (excepto en el mes de noviembre). Los visitantes pueden pasear por los hermosos jardines y asistir a algunas de las actividades monásticas cotidianas llevadas a cabo por las religiosas, como la jardinería, la tipografía y la restauración de libros antiguos.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.