Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 19 mayo |
Santa Rafaela María Porras y Ayllón
home iconEspiritualidad
line break icon

No le dio tiempo a ser sacerdote…

GUITAR

Keith Wako | Pexels

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/06/19

Se trata de vivir en plenitud mis días consagrando a Dios cada cosa que hago

Un joven seminarista murió estos días en Chile después de una larga lucha contra el cáncer. Tenía sólo 31 años. Era un joven idealista y enamorado de Jesús.

Después de una larga lucha se entregó dócil:

No hay nada que me alegre más el corazón que si muriese siendo un hombre consagrado a Sion, siendo de Jesús para siempre”.

Quería morir perteneciendo a su comunidad para siempre. No hubo tiempo para sellar esa consagración perpetua en la tierra. Quedó sellada en el cielo para siempre con su muerte.

Murió atado a esa cruz de Jesús a quien amaba. Murió junto a Jesús que era su amigo para siempre.

No le dio tiempo a ser sacerdote, a ser predicador, a consagrar el cuerpo y la sangre de Cristo. No pudo confesar a nadie, ayudar a otros con sus consejos.

No le bastaron sus días. Jesús se lo llevó antes de tiempo. Tal vez la vida consista en lo que leía hace tiempo:Añadir vida a los días cuando no se pueden añadir días a la vida”.

Eso hizo él con los días que tenía. Luego vino ese final que parece acabar con todos los sueños de seguimiento. Pero es sólo en esta tierra.

Se me ahorra el tiempo de surcar mares aquí, ahora. Para llegar de un solo salto a ese mismo lugar que todo corazón anhela: el paraíso.

Faltan los días. Pero la manera de llenar de vida mis días está en mis manos, de mí depende. Puedo hacerlo. Puedo dar vida nueva a cada uno de mis días. Los puedo vivir con intensidad.

Este joven ha llegado a ser sacerdote en el cielo. Era lo que soñaba. Allí estará con Jesús y con los que ama para siempre. Serán uno.

No habrá hecho presente a Jesús con sus manos consagrando. Pero sí con su forma de vivir el dolor y la enfermedad. Con su manera humilde de enfrentarse a la muerte.

Su forma de vivir y de morir marcan una forma de entender la vida. Yo también quiero seguir a Jesús como él. Sin importarme ni el cómo ni el dónde.

Simplemente llenando de la vida de Jesús cada uno de los días que aún me quedan. Eso lo puedo hacer. Para eso no hay excusas. “Se levantó, marchó tras Elías y se puso a su servicio”.

Así lo hizo Eliseo después de quemar sus herramientas antes de cambiar de vida. Creo en la llamada de Jesús que sale a mi encuentro para que corra siguiendo sus pasos.

Contaba el papa Francisco: “Me salió al encuentro para invitarme a seguirle”. Los días de seguimiento pueden ser muchos, o tal vez muy pocos. No importa. Yo no conozco el final.

Pero sí decido el principio de mis primeros pasos. Y la forma como quiero vivir en plenitud mis días consagrando a Dios cada cosa que hago.

Vale la pena dar la vida por Él. Esa vida que me ha confiado. Quiere que llene de la vida de Jesús todos mis caminos. Le sigo. No lo dudo. Vale la pena vivir y morir por Él.

Tags:
cancerseminariosentidosufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gaudium Press
¿Sabías que el anillo de matrimonio puede llegar a tener la fuerz...
2
Esther Núñez Balbín
¿Qué hay detrás del caso de Lina?… Madre a los cinco años
3
Catholicus
¿Qué significa el escapulario? ¿Es sólo una moda?
4
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
5
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Tom Hoopes
Los pastorcitos de Fátima versus el coronavirus
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.