Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“ELP”: La minería ilegal y la sigla del dolor

IMBABURA
@mariapaularomo
Comparte

Imbabura (Ecuador) y una lucha sin cuartel contra un drama que afecta y golpea en varios frentes

“Extorsión, lavado de dinero y prostitución”. Tres duras palabras que perfectamente, juntas, podrían constituir la sigla “ELP”. Es que la disputa territorial en la localidad de Buenos Aires (Imbabura, Ecuador) contra la minería ilegal tiene también de rehén a un pueblo que debe convivir con otros dramas colaterales.

Recientemente fueron dados a conocer nuevos informes sobre la situación de las personas vinculadas a esta actividad y se desprende, indica un reporte de El Comercio, que son 5,000 los involucrados en esta actividad, quienes además se caracterizan por vivir en las montañas.

 

Por otro lado, se comenta que el flujo de trabajadores que participan de esta actividad es constante, que la mayoría de las casas tienen luz y generadores eléctricos, lugar donde también funcionan bares, restaurantes y prostíbulos, continúa El Comercio.

De fondo, en medio de la ilegalidad, los métodos para extraer oro con impactos en el medioambiente y una situación que en las últimas semanas ha derivo en enfrentamientos y disputas, tal cual reportó Aleteia.

 

Es que la convivencia se hace cada vez más difícil y la extorsión, el lavado de dinero y también las amenazas se han agudizado. La presencia de grupos irregulares, confirmó la Policía, es uno de los motivos de las disputas y disparos registrados en los últimos días.

“En medio de ese escenario, gente inescrupulosa comenzó a utilizar la fuerza y el chantaje. Pero eso se tiene que acabar. No se permitirá que la zozobra, extorsión, lavado, prostitución, alcoholismo y drogadicción sigan afectando a la población de Buenos Aires”, expresó el gobernador de Imbabura, Galo Zamora, al hacer referencia también a la inseguridad desatada en el lugar gracias a la minería ilegal.

Esto ha motivado que las autoridades intervinieran de manera más fuerte y se ha dado plazo a quienes son oriundos de la localidad a que a que abandonen el lugar. Muchos ya dejaron la zona, pero hay muchos que aún siguen en el lugar.

La fiebre del oro

En 2017 se corrió la voz y miles de personas se pusieron en marcha para buscar oro luego que trascendiera la presencia de un yacimiento aurífero en las montañas de Buenos Aires ubicadas en Imbabura, Ecuador.

Y una cosa trajo a la otra, pues junto a la ilusión del oro también apareció la ilegalidad y la precariedad, algo que viene siendo denunciado desde hace tiempo a nivel local.

Aquí un ejemplo de la situación social que se ha generado en Buenos Aires a traes del informe de Ecuavisa: 

 

 

Ojalá pronto regrese la tranquilidad al poblado, sitio que se ha transformado en los últimos años en emblemático en cuanto a la lucha contra la minería ilegal, un crimen que afecta la casa común y que está rodeada de dramas colaterales que la convierten en un verdadero cóctel de dolor.

 

 

Con información en base a El Comercio y Ecuavisa

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.