Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Te apuntas a practicar la comunicación no hostil?

SOCIAL MEDIA
Cathopic-Jose Ignacio Heredia
Comparte

Un manifiesto impulsado desde Italia en 2017 resume los 10 puntos básicos de unas relaciones más positivas en las redes sociales

En febrero de 2017, un grupo de profesionales italianos elaboraron el Manifiesto de la Comunicación No Hostil, que se presentó en un simposio en Trieste. Era una forma de crear conciencia sobre algunos aspectos que se derivan del uso de las redes sociales.

¿Sabemos qué hacemos cuando publicamos una fotografía de nuestra casa? (tal vez algún futbolista famoso se arrepienta ahora de haber dado pistas sobre cómo era su vivienda por dentro).

¿Y cuando aparecen los bebés o los niños? Estamos dejando una huella que permacerá (para bien o para mal) en el bigdata.

¿Contribuimos a difundir mensajes que denigran a otras personas solo por el hecho de que no piensan como nosotros?

¿Hemos pensado qué ocurre si nuestra familia ve lo que hemos hecho circular por Whatsapp?

SOCIAL MEDIA
Shutterstock | GaudiLab

10 puntos para la reflexión y para aplicar

Niños, adolescentes y adultos. Todos tenemos un gran reto por delante: el de reflexionar cuál es el uso que damos a nuestras redes sociales y si a través de ellas lanzamos mensajes que construyen la sociedad o la debilitan.

Los diez puntos del Manifiesto de Comunicación No Hostil siguen siendo muy útiles para pensar sobre ellos y para ponerlos en común en la escuela o la Universidad. Los promotores de la idea organizaron un segundo encuentro bajo el lema “Condividi!” para la comunidad educativa y crearon herramientas para que se pueda estudiar y debatir sobre ellos, así que en su web puedes descargar materiales:

1.Virtual es real – Digo y escribo en la red sólo las cosas que tengo la valentía de decir en persona.

Esto implica que soy leal y no tengo doble cara. Ojo con los que se esconden bajo seudónimos: desconfía de ellos porque es posible que lo hagan por una razón perjudicial.

2. Se es lo que se comunica – Las palabras que elijo relatan la persona que soy: me representan.

Pregúntate si la imagen que proyectas acerca de ti es la de la persona que realmente eres. Muchos jóvenes y adultos inmaduros presumen de lo que carecen y engañan en su entorno porque aparentan una vida que no es en verdad la suya. No dejes deslumbrarte por cuerpos deslumbrantes ni mojitos ni coches deportivos.

SOCIAL MEDIA
Shutterstock | Syda-productions

3. Las palabras dan forma al pensamiento – Me tomo todo el tiempo necesario para expresar lo mejor posible mi pensamiento.

¿Te paras a poner las interrogaciones? ¿Relees el texto antes de publicarlo para comprobar que realmente dices lo que quieres decir? ¿Lo pensaste bien? ¿Escribes siguiendo las normas ortográficas o eres de los que disimula sus carencias diciendo que todo vale?

4. Antes de hablar hace falta escuchar – Nadie tiene siempre razón, tampoco yo. Escucho con honradez y apertura.

Todos hablamos de democracia y de tolerancia. Pues comienza por ponerla en práctica y trata con respeto al que habla. Eso implica dejar que se exprese y, si es el caso, responderle con educación.

5. Las palabras son un puente – Elijo las palabras para comprender, hacerme entender, acercarme a los demás.

Tómatelo como un reto: convencer a los demás con las palabras más adecuadas y los argumentos más verdaderos. No emplees la demagogia para engañar a los demás.

6. Las palabras tienen consecuencias – Sé que cada una de mis palabras puede tener consecuencias, grandes o pequeñas.

Sin llegar a cometer un delito, las palabras pueden herir, dejar con mal sabor de boca a alguien. No dejes llevarte por la ira o por la frivolidad o por la vanidad de ser el más…

7. Compartir es una responsabilidad – Comparto textos e imágenes sólo después de haberlos leído, valorado, comprendido.

Lamentablemente ya conocemos las consecuencias del sexting y del bullying. Haz campaña para que eso no ocurra en tu entorno. No dejes que nadie te manipule a ti o a alguien de tu aula, tu trabajo o tu grupo de amigos.

SOCIAL MEDIA
Shutterstock | sitthiphong

8. Las ideas se pueden discutir. Las personas se deben respetar – No convierto a quien sostiene ideas que no comparto en un enemigo al que hay que eliminar.

No estás en un juego de la ps. La realidad es que hay personas que han decidido tomar otro rumbo distinto al tuyo: les gusta otra música, tienen otros intereses… Aprende de ellos lo más posible y deja que sigan su rumbo. Al mismo tiempo, resulta muy enriquecedor Internet ya que se puede conocer a muchísimas personas de otras culturas, lenguas y países. Aprovecha para tener información real acerca de ello.

9. Los insultos no son argumentos – No acepto insultos ni agresividad, ni tan siquiera a favor de mi tesis.

¿Protejo a los que piensan como yo aunque su comportamiento en internet sea deleznable? ¿Me callo o denuncio?

10. También el silencio comunica – Cuando la mejor elección es callar, callo.

El silencio… a veces cuesta mucho, pero valora sus beneficios. No por hablar más vas a probar que tienes la razón. El silencio es uno de los aspectos que distingue a la persona sabia.

Te puede interesar: Diez propuestas para que lo positivo gane en las redes sociales

Te puede interesar: ¿Somos libres en las redes sociales?

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.