Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cómo hacerse católico

Mette Brandt | Shutterstock
Comparte

Una guía práctica para curiosos sobre la fe católica

Si bien muchos se inician en la fe católica cuando son bebés, cada año miles de personas tocan las puertas de la Iglesia como adultos. Puede ser un momento de gran alegría para un alma que busca la verdad, pero el proceso de conversión no siempre es claro.

Aquí algunos consejos útiles para curiosos sobre la fe católica que no saben por dónde empezar.

Visita una parroquia cercana

CHURCH DOORS
P.RAZZO I CIRIC

Uno de los primeros pasos para un alma interesada en convertirse en católica es simplemente asistir a una misa dominical en una iglesia local. Puede ser una parroquia donde ya conoces a alguien, o podría ser la única iglesia católica de la ciudad.

Cualquiera que sea el caso, tu viaje hacia la fe católica comenzará en una iglesia en particular. Serás iniciado en la vida de esa comunidad y serás bienvenido al redil del pastor local.

Te invitamos a asistir a la misa, pero como no católico no puedes recibir la Comunión, porque compartir en la Eucaristía está reservado para aquellos que han sido completamente iniciados (recibieron los sacramentos del Bautismo y, como adulto, Confirmación) y están en estado de gracia.

Te puede interesar: ¿Los no católicos pueden comulgar en una iglesia católica? ¿Y viceversa?

Si no sabes dónde está la iglesia católica más cercana, visita misas.org para encontrar tu parroquia más cercana.

Llama al servicio dedicado al bautismo de adultos

Si, después de asistir a la misa por un período de tiempo, todavía sientes la llamada a unirte a la Iglesia católica, acude a la oficina parroquial para conocer las clases de catecumenado. Llamado en algunos países RICA, se trata del Rito de Iniciación Cristiana de Adultos.

Es un proceso que imita lo que sucedió en la Iglesia primitiva cuando alguien quería ser bautizado como cristiano. El pastor o el director de educación religiosa te ayudarán a determinar si no estás bautizado o si has sido bautizado de pequeño como católico o como miembro de otra denominación cristiana cuyos bautismos reconoce la Iglesia.

Normalmente, una parroquia comienza las clases de RICA en otoño, aunque a veces los sacerdotes enseñan personalmente a alguien si llegan a mediados del año. La mayoría de los programas de RICA duran de agosto a mayo, mientras que algunos lugares requieren un año adicional.

Te puede interesar: ¿Qué lleva a los adultos a bautizarse?

La Iglesia primitiva tuvo un proceso que podía tomar entre 2 y 3 años antes de que una persona fuera bautizada. El objetivo no era convertir a las personas que no tenían idea de lo que estaban haciendo, sino asegurarse cuidadosamente de que la persona supiera en qué estaban entrando.

El objetivo de estas clases de catecumenado es responder a cualquier pregunta que tenga y darle la plenitud de la fe.

Si, por algún motivo, tienes una mala experiencia o no te sientes preparado, simplemente puedes suspender las clases y continuarlas en otro momento.

Por lo general, se recomienda no volverse católico si uno se siente apresurado o preparado de manera inadecuada. Si tienes dudas, es posible que necesites un tiempo adicional de preparación.

Hagas lo que hagas, ¡no dejes de hacer preguntas! Puede molestar al sacerdote o al instructor, pero es vital que todas sus preguntas sean respondidas antes de dar el gran salto.

Te puede interesar: ¡Vengan a casa!

Elige un patrocinador/padrino

SISTERS OF LIFE,DISCERNMENT
Josh Applegate | CC0

Ya sea que necesites el sacramento del Bautismo (iniciación completa) o que ingreses a la Iglesia a través del sacramento de la Confirmación, deberás encontrar un católico practicante que pueda ofrecerte orientación espiritual.

Esta persona debe ser elegida no solo por una relación (por ejemplo, la abuela), sino por una fuerte convicción de fe. Deben ser personas en las que puedas confiar y hacer preguntas a medida que avanzas en tu viaje.

Si simplemente no conoces a nadie, pídele al catequista de catecumenado o al sacerdote que te asigne un patrocinador/ padrino. Ellos conocerán a personas en la parroquia que encajarán bien y de esta manera, puedes hacer nuevos amigos en la comunidad parroquial.

Te puede interesar: Quisiera volver a la Iglesia, ¿qué hay que hacer?

¡No dejes de aprender!

Después de pasar por todas las clases de catecumenado y llegar a la Vigilia Pascual para sumergirte en la fe católica, no dejes de aprender más sobre la fe que ahora profesas. Muchos conversos a la fe católica caen por las grietas después de ser iniciados y poco después dejan de ir a misa el domingo.

Convertirse en católico no es un tipo de ceremonia “que se hizo una vez”, sino que es un llamado continuo a la conversión. Es un viaje de por vida y muchos de los que se bautizaron en la fe cuando eran bebés continúan aprendiendo de adultos. El objetivo no es convertirse en católicos “tibios”, sino incendiarse con el amor de Dios.

Entonces, si estás pensando en convertirte en católico, visita una parroquia local y permite que Dios mueva tu corazón y descubra la verdad que estás buscando.

Te puede interesar: 8 preguntas que muchos no católicos (y católicos) se hacen sobre la Misa

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.