Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Una peregrinación a El Álamo y las misiones católicas de San Antonio

THE ALAMO
Shutterstock
Comparte

Cuatro misiones y un rancho construido en el siglo XVIII por monjes franciscanos sirvieron de escenario para momentos cruciales en la historia de Texas

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Texas es famosa por sus muchas maravillas naturales, desde el Río Grande hasta el Parque Nacional de las Montañas de Guadalupe. Pero dispersas alrededor de las planicies secas cubiertas de arbustos a las afueras de San Antonio se encuentra uno de los complejos católicos más importantes de los Estados Unidos.

De hecho, San Antonio fue un importante puesto de avanzada para los primeros misioneros católicos. El primer grupo misionero que llegó a esta parte del sur de Texas estaba compuesto por unos pocos monjes franciscanos que llegaron al área 1691, en la fiesta de San Antonio de Padua (13 de junio), y nombraron a su pequeño asentamiento en honor al santo franciscano.

Sin embargo, no fue hasta 20 años después que el virrey español permitió que el asentamiento se expandiera a una misión de pleno derecho. En 1716, el virrey español le dio permiso al gobernador de “Coahuila y Tejas”, una colonia española que abarcaba partes de la actual Texas, para construir dos misiones y un puente sobre el río San Antonio.

La primera misión se llamó Misión de San Antonio de Valero y hoy se conoce como “El Álamo”. Construida de acuerdo con el diseño católico español y local de Coahuila, el complejo fue diseñado para albergar una iglesia, así como un espacio educativo para enseñar la fe cristiana a los locales. En 1792, la Misión fue secularizada y finalmente abandonada. Pero su destino cambió algunas décadas más tarde, cuando se convirtió en el escenario de uno de los eventos históricos más importantes de la historia de Texas.

En el siglo XIX, la misión de San Antonio se convirtió de hecho en un puesto militar español, y más tarde quedó bajo control mexicano después de que México se independizara de Madrid en 1821. Y en 1835, El Álamo, como se lo denominaba (tal vez debido a árboles de álamo cercanos), se convirtieron en el sitio de la famosa Batalla de El Álamo, un capítulo importante de la guerra de independencia de Texas de México.

En diciembre de 1835, un grupo de texanos conquistó el fuerte mexicano y tomó el control del territorio circundante de San Antonio, pero en seguida fue derrotado por las tropas mexicanas; conocidas leyendas del Oeste como Davy Crockett y Jim Bowie fueron asesinados. El Álamo siguió bajo control mexicano al texano durante las siguientes décadas hasta que, en 1841, la recientemente establecida República de Texas aprobó un proyecto de ley que permite que El Álamo regrese a la Iglesia Católica.

Sin embargo, el inicio de la Guerra Civil Americana en 1861 convirtió a El Álamo en un sitio de guerra, ya que fue utilizado como un fuerte militar por el Ejército Confederado. Los Confederados abandonaron el complejo en 1876 y en 1883 la Iglesia Católica vendió la capilla al Estado de Texas.

No fue hasta 1960 que El Álamo se convirtió en un Monumento Histórico Nacional, convirtiéndose en uno de los sitios históricos más populares de los Estados Unidos.

El segundo puesto de avanzada de la misión en San Antonio fue un fuerte militar, el Presidio San Antonio de Bexar, “diseñado para proteger a la Misión de San Antonio de ataques extranjeros. Los dos complejos estaban conectados por la “Acequia Madre de Valero”, una zanja de irrigación de 6 millas de largo que suministraba agua a ambas estructuras.

Todos los edificios de San Antonio fueron diseñados según el estilo español y fueron construidos por mano de obra local. El resultado fue una serie de edificios coloniales que entrelazan la arquitectura colonial española clásica con elementos de diseño coahuilecano como motivos inspirados en la naturaleza.

Hoy, el complejo conocido como San Antonio abarca un área de 22 millas, y se convirtió en un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2015. Incluye, además del Álamo y el Presidio, cuatro iglesias de la misión: la Misión de Concepción, la Misión de San José Misión San Juan y Misión Espada.

Según lo observado por Susan Snow, arqueóloga del Parque Histórico Nacional de las Misiones de San Antonio, el premio de la UNESCO confirma la forma en que las misiones de San Antonio encarnaron el ADN multicultural de la herencia texana. “Estas Misiones son un ejemplo vivo del intercambio de culturas que reúne a las influencias indígenas, españolas, mexicanas y otras que forman el sur de Texas hoy”, dijo Snow al Houston Chronicle en 2015.

Las cuatro misiones aún contienen parroquias católicas activas que tienen servicios regulares de misa. Se pueden organizar visitas guiadas poniéndose en contacto con el centro de visitantes. Por lo general, se llevan a cabo a las 10 a.m., 11 a.m., 2 p.m. y 3 p.m. de lunes a domingo.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.