Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Si cambias te querré más? Pues no, es al revés

By Charly Morlock/Shutterstock
Comparte

Si piensas que tu amor será mayor cuando se den las condiciones mejores para amar, estás amando una idea y despreciando a quien tienes delante, y además pones en manos del otro la condición de tu felicidad

En ocasiones pongo como condición en el amor, que la persona amada cambie lo que a mí no me gusta. No soy capaz de amar con un amor incondicional.

Creo que amaré más la vida si me va mejor en todo lo que hago. Amaré más lo que hago si logro más éxitos, si gano casi siempre, si consigo más victorias, si soy más querido por más gente y con más frecuencia.

Pienso que mi amor será mayor cuando se den las condiciones mejores para amar. Amaré más a quien me ama si aprende a amarme como yo quiero, si se comporta como espero, si no comete los errores que detesto, si no me falla nunca.

Amaré a aquel con el que he soñado, pero acabaré despreciando al que veo delante de mí que no responde a mis expectativas.

Pongo en manos del otro, de la vida, del mundo, la condición de mi felicidad. Seré más feliz, amaré mejor, cuando las circunstancias que ahora odio cambien en lo profundo y todo sea más fácil.

Tal vez se me olvida algo clave. Sólo cuando amo la vida como es, las cosas van a cambiar. Sólo cuando amo de forma incondicional al otro tal y como es, mi amor logrará que su corazón cambie. Sucederá todo gracias a mi amor y como respuesta. Nunca como condición previa.

A veces, cuando exijo cambios, lo que consigo es que me oculten los deslices, los retrocesos, las debilidades. Lo he comprobado.

Mi amor incondicional puede cambiar el mundo. No amo porque el mundo haya cambiado, sino que amo y entonces el mundo acaba siendo diferente.

Este pequeño detalle en mi forma de vivir lo cambia todo. En lugar de quejarme continuamente por lo que no es como yo espero. En lugar de clamar al cielo por no tener ahora lo que tal vez no suceda nunca. En lugar de vanas amarguras, aprendo a vivir con otra mirada.

TEENAGER
Phovoir - Shutterstock

Pero la incondicionalidad en el amor casi me parece imposible. Al pensar en Dios me cuesta pensar que me ama de esa forma.

A veces creo que Dios Padre me quiere más si me porto bien, si cumplo con todos los preceptos, si no fallo en mi fidelidad, en mi entrega. No uno a Dios con la gratuidad. Sino más bien con el deber. Dice la Biblia:

Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra! ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él, el ser humano, para darle poder? Le diste el mando sobre las obras de tus manos. Todo lo sometiste bajo sus pies”.

Así es Dios. Ese Dios que me ha dado la vida y ha creído en mí. Y me ha amado con un amor incondicional. Comenta el padre José Kentenich:

Los santos se han hecho santos desde el momento en que comenzaron a amar. Y esta verdad es correlativa a aquella otra: han comenzado a amar cuando se creyeron, se supieron y se sintieron amados[1].

Amados por Dios de forma incondicional. Creados para el amor. Y guiados en el amor. El amor de Dios es el que me cambia por dentro. El amor de un Padre que sale a esperarme al camino y me mira conmovido cuando me acerco.

Esta forma de saberme amado por Dios es la que me cambia por dentro. La que me enseña a amar. Así es ese Dios cuyo rostro veo en Jesús. “Quien me ha visto a mí ha visto al Padre”.

Quiero aprender a tocar ese amor cálido de Dios Padre. Ese amor que me quiere como soy, como la creatura más maravillosa que ha creado.

Esa mirada de Dios es la que me salva. No la de un juez sin misericordia que espera cualquier fallo para condenarme. Dios me ha creado débil, dependiente, para que aprenda a ser hijo. Para que me sienta niño cada mañana y me vuelva en mi debilidad a Él para tocar su amor cálido y personal.

Cuando soy débil soy fuerte porque su amor se hace fuerte en mí. Ese amor se derrama sobre mí. Quiero mirar a Dios como mi Padre. Me quiere como soy. Quiere lo mejor para mí.

Desea que lo ame. Y quiere que sienta su presencia en mi vida conteniendo mis miedos. El amor del Padre es el que me vuelve hijo.

Al contemplar la Trinidad pienso en ese Padre que me espera con los brazos abiertos. El amor que existe entre el Padre, el Hijo y el Espíritu, es el amor que se me regala a mí como creatura para cambiar mi corazón.

Es la ley que mueve el universo: el amor.

La victoria es de ese amor de Padre que sólo desea que yo mismo, al saberme amado como soy, elija siempre el amor y nunca el odio.

Quiero grabarme en mi corazón esa imagen de Padre misericordioso. Pienso en ese ojo con el que represento al Padre. No es un ojo que lo ve todo juzgándolo.

Es un ojo que vela por mí y me cuida. Vela mis pasos y me ama. Me mira con ternura y cuida mi camino para que no me pierda. Es un ojo providente que me conduce para que mi vida sea plena. Sale a mi rescate cuando ve que camino extraviado.

CROSS EYE
Taigi - Shutterstock

La confianza en ese Dios que me ama y salva es la que necesito para caminar. Confío en su amor incondicional. No me ama menos cuando fallo.

Es como el amor de una madre. Cuanto más fallo y caigo, más se conmueve y sale a socorrerme. Me abraza por la espalda y me sostiene. Es su mano en mi barca la que lanza el ancla para que viva anclado en Él. Decía el Padre Kentenich:

En la expresión Abba, querido Padre, se expresa un cobijamiento, una tranquilidad y una paz sumamente profundas”[2].

¡Cuánto me cuesta creerme que me ama de esa forma! Dios es mi ancla, mi seguro. Atado entre el cielo y la tierra vivo seguro. Es la imagen de Dios Padre que quiero grabarme en mi corazón. Un Padre que sale a esperarme con ansia. Y desea siempre mi bien.

 

[1] J. Kentenich, Dios mi Padre

[2] J. Kentenich, Dios mi Padre

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.