Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Una oración para la hora del baño

WOMAN
By sirtravelalot | Shutterstock
Comparte

Incluso tu ducha o baño puede consagrarse a Dios y convertirse en un momento para hablarle

San Pablo escribe en su carta a los tesalonicenses: “Oren sin cesar” (1 Tesalonicenses 5:17). Si bien esto se puede interpretar de varias maneras, una opción es tratar de mantener a Dios siempre en tu mente, al menos en algún nivel.

La oración sin cesar también puede implicar volver tu mente a Dios, incluso durante las tareas más rutinarias, como tomar una ducha o un baño.

Quizás no habías pensado en orar a Dios en la ducha, pero ¿sabes que eso ayuda a establecer el tono para el resto del día? Puedes incluso tener un mini retiro al pasar unos momentos en silencio y contemplación.

Para los padres, este puede ser uno de los únicos momentos de silencio durante todo el día (siempre que la puerta del baño esté cerrada).

En cualquier caso, a continuación hay una breve oración del Manual de San Vicente que puede inspirarte durante tu breve respiro en preparación para el día.

¡Oh mi amoroso Redentor! Arrojé mi alma pecaminosa a la corriente que todo lo limpia, que tú, en el Calvario, me legaste. Si Tú, mi Jesús, me lavas, seré más blanco que la nieve y menos indigno de aparecer ante Ti, en tu santo templo.

Agua del costado de Jesús, purifícame, para estar preparado para habitar en tu adorable corazón, mi más dulce, mi refugio más seguro.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.