Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Por qué mis sobrinos no quieren que yo me case

RELATIVES
Shutterstock
Comparte

Los tíos y tías solteros son vitales para la vida familiar de muchas maneras

Yo nunca quise ser alguien que lamentara su soltería – pero la crisis me llegó esta vez. Soy la hermana más pequeña de una familia grande. Es decir, mis hermanas mayores tienen 13 hijos en total, y yo soy tía desde los 8 años. A los 27 anos, me considero una profesional en confidencias.

Pero déjame decir, darte cuenta de que tu sobrino o sobrina es lo suficientemente mayor para casarse da vértigo. Me di cuenta de esto de repente, cortesía de mi sobrina de 12 años, que intervino durante una comida familiar: “¿Y si Dominic se casa antes que tu, tía Lilly?”.

Me giré a mi otra sobrina que tiene 7 años y estaba jugando, y le pregunté: “¿Tú crees que yo debería casarme?”. Ella se quedó pensativa por un momento antes de torcer la nariz y mover la cabeza: “No”.

Por increíble que parezca, he notado que siempre que mi soltería se debate entre mis sobrinas y sobrinos, la respuesta a la idea de casarme es un sonoro “No”.

El verano pasado, mi hermana compartió pensamientos parecidos. Dijo: “Las tías solteras son realmente importantes en la vida de un niño es solo un gran apoyo para los padres”. Aclaró que las tías son importantes no sólo de una manera “eres una niñera gratis”, sino “eres vital para el crecimiento y desarrollo de mi hijo”.

Aquí hay algunas cosas que ella me dijo que cambiaron mi perspectiva sobre ser soltera y tía.

1
Atención no dividida

 

No es secreto que los católicos practicantes generalmente tienen familias numerosas. Naturalmente, es difícil gestionar el tiempo individual con cada uno de sus hijos. Todo niño anhela tener atención individual, pero es difícil competir con un bebé o niño pequeño. Como tía soltera (o tío), eres capaz de ofrecer la atención exclusiva que tu hermano o hermana pueden tener dificultades para dar en este momento.

Está claro que el tiempo individual con una tía o un tío nunca puede sustituir el tiempo solo con uno de los padres. Puedes, sin embargo, ayudar a tu sobrina o sobrino a sentirse especial, escuchado y valorado. Cosas como planear una noche de cine, llevarlos de shopping o salir a comer y tomar un helado pueden no parecer un gran problema para ti, pero significa mucho para un niño. Esas son cosas que recordarán durante años.

2
Amor materno o paterno adicional

Un tío o una tía no pueden sustituir el amor de un padre, pero no significa que no pueden ofrecer amor materno o paterno adicional. Todos los hombres y mujeres, independientemente de ser padres o no, pueden proporcionar amor incondicional, consuelo y orientación. Tener otro adulto que se preocupe puede ayudar al niño a darse cuenta de su valor y a sentir confianza de que es deseado y amado.

Mi hermana me dijo: “Las tías y tíos son como chalecos salvavidas para los padres. En los momentos en que tus propios hijos están teniendo exigencias irracionales y estás estresado al máximo, una tía esencialmente se convierte en un segundo yo. Cuando estás al límite luchando por atender las demandas de tus hijos, una tía puede aparecer y ofrecer un amor incondicional que es una prolongación de tu amor”.

3
Licencia para mimar

Siempre se nos echa la culpa de mimar a nuestros sobrinos y sobrinas – pero esto forma parte de nuestra tarea, ¿no? Cuando tías y tíos miman a los niños, es un tipo especial de amor que permite que el niño se sienta importante y digno de atención. No se trata de mimar en exceso, sino de un detalle ocasional que los haga sentir especiales y queridos.

Recibir golosinas y dulces de una tía o un tío es diferente de recibir de los padres. Porque los niños siempre dependen de sus padres para comida, ropa, juguetes etc. Pero cuando una tía o tío da algo a un sobrino, parece más un regalo, y ayuda al niño a aprender a reconocer y apreciar la generosidad de los demás.

4
Compartir las bendiciones de ser soltero

Cuando digo a la gente cuántos niños tienen mis hermanas, siempre me dicen: “¡No tendrás mucho tiempo para pensar!”. Y es verdad. Si yo me hubiera casado cuando tenía 21 años, podría tener mi propia banda de niños ahora. Pero siempre he sentido una responsabilidad y un amor profundo por mis sobrinas y sobrinos como si fuesen míos. A veces la soledad puede hacerte sentir inútil y que parezca que nadie te necesita, pero no es verdad.

Tus años de soltería son realmente preciosos al respecto. Aunque sea tentador contar los segundos desesperadamente que te quedan de estar “sola”, esa puede ser la única vez en tu vida en que tengas libertad y tiempo para invertir en relaciones familiares más amplias. Aunque tu soltería pueda parecer a veces una carga, es una oportunidad de estar realmente presente para tus sobrinos y sobrinas. Es un privilegio ganar un lugar en sus corazones y verles crecer. Al final, tu soltería no es solo una bendición para ellos – también lo es para ti.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.