Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Franco Zeffirelli, in memoriam

FRANCO ZEFFIRELLI
Comparte

Empezó como actor y terminó siendo uno de los grandes cineastas italianos, controvertido y al mismo tiempo coherente, su homosexualidad no le impidió ser un férreo defensor de la religión católica

Ha muerto Franco Zeffirelli. Para muchos, el director de la miniserie de televisión Jesús de Nazareth. Fue una serie muy polémica en su día que todavía hoy algunos consideran que desmitificaba a Cristo y sin embargo está considerada por la comunidad católica como uno de los más fieles retratos de las Sagradas Escrituras. Para muchos, el rostro del actor inglés Robert Powell se convirtió en una figura icónica de lo más parecido a lo que debió de ser el hijo de Dios en la Judea del año 0.

Zeffirelli era un católico convencido y al mismo tiempo homosexual. De hecho, fue una de las pocas figuras del arte que en Italia apoyó el gobierno conservador de Silvio Berlusconi, tanto, que llegó a formar parte de su gobierno durante unos años. Siempre expresó un gran respecto por la religión católica y además de la citada Jesús de Nazareth dirigió una de las mejores aproximaciones que se han hecho a la figura de San Francisco de Asís con Hermano sol, hermana luna.

Franco Zeffirelli tuvo una infancia muy complicada. Fue hijo ilegítimo de una relación incestuosa; su padre se desentendió de él desde el primer día y su madre falleció cuando solo tenía seis años. Pronto comenzó a manifestar un inusitado interés por el arte, probó ser actor y entonces conoció a Luchino Visconti, su maestro y dicen también que su amante.

A Zeffirelli no le gustaba que lo llamaran gay, él se consideraba homosexual, pero no lo iba exhibiendo por todas las esquinas. Era una decisión privada que siempre llevó en su intimidad. Lo que sí expresó públicamente fue su pasión por la ópera y su defensa por la religión católica y más aún, por el Papa Francisco. Además, a pesar de su orientación sexual, nunca estuvo a favor del “matrimonio” entre dos personas del mismo sexo. No le veía mucho sentido.

Era un católico singular, o un homosexual particular, o tal vez un cineasta peculiar. Lo que está claro es que fue uno de los grandes de cine italiano y por extensión, del cine Europeo entre otras cosas, por sus dos nominaciones a los Oscar. Zeffirelli será recordado, creo yo, sobre todo, por Jesús de Nazareth, pero también por sus muy particulares adaptaciones al cine de dos obras de Shakespeare, Romeo y Julieta y Hamlet, nada menos que con Mel Gibson y Glen Close.

Ya quedan pocos con la integridad y la credibilidad fílmica y moral de Franco Zeffirelli. Aunque no todos la terminemos de comprender.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.