Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo soltar sin dejar de amar

HANDS

Public Domain

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/06/19

El verdadero amor da lo que tiene y sueña con dar más, sin querer guardar, ni manipular, ni abusar, ni exigir...

Mi corazón se alegra al poseer lo que amo. Al amar y saberme amado. Al retener y dejar volar. El amor que enaltece y admira.

El amor que encuentra hogar y es hogar. El amor mendigo de amor. El amor que da lo que tiene y sueña con dar más, sin querer guardar, ni manipular, ni abusar, ni exigir. El amor que libera amando.

Ese amor es el que desea mi corazón herido. Un amor más grande que yo mismo. Un amor que me alegre el alma.

Sé también, que el amor duele. Porque quizás el que no ama no teme perder. Y al perder no sufre. Pero el que ama, el que echa raíces en la vida, ese sí sufre. Me gustaría vivir como dice el Padre Kentenich:

¡Si tuviésemos más esa conciencia de criaturas, esa profundísima conciencia de dependencia de Dios, verían cómo, incluso en el sufrimiento más grande, estaríamos siempre cobijados en el agrado de Dios, vinculados a Dios!”[1].

Me reconozco débil al sufrir, al perder, al no poder retener, al dejar ir. Miro a Jesús. Y sé que lo que amo me lleva al cielo, de forma misteriosa. Y al dejar ir soy más de Dios, y más del mundo en un simple milagro.


Kiedy latem pada deszcz. Czyli 10 sposobów na wakacyjną nudę!

Te puede interesar:
Amigos para siempre

Así vive el que sueña con vivir con Jesús a cada paso. Es lo que deseo. Vuelvo a detener en Él mis ojos. En el lago, sobre mi barca. Él sentado. O caminando hacia mí sobre las aguas. O con miedo en el huerto.

Miro su sonrisa burlona. Sus manos abiertas. Y sonrío. Va conmigo en medio de mis olas. Y la paz vuelve a mi alma con su abrazo.

Me gusta mirar a Jesús y ver su rostro, sus heridas. Me gusta verlo caído y luego alzándose por encima de los hombres, victorioso.

Me gustan más sus victorias que sus derrotas. Sus tardes cálidas de Galilea mucho más que la frialdad del huerto alumbrado por la luna.

Me gustan más sus palabras que detienen la arrogancia. Mucho más que sus silencios sumisos. Admiro tanto sus sermones desde el monte que impactan mi corazón y me dan vida eterna…

Me gusta verlo llevando una oveja sobre sus hombros, portador de esperanza. Me arrodillo ante su poder cuando vence al mal e impone como un rodillo su justicia.

Me conmueve su misericordia, la de un rey grande que sabe mirar el corazón del pobre. Me impresiona cómo en su corazón todos caben, sin distinciones.

El pecador y el puro. El violento y el pacífico. El cumplidor y el irreverente. Todos tienen hogar en sus entrañas.


MADONNA WITH CHILD

Te puede interesar:
Lo que podemos aprender sobre la misericordia de la palabra aramea que Jesús usó

Lo miro una y otra vez y elijo al Jesús valiente en medio de tantos que buscan su muerte. Elijo sus victorias y las cuento, una y otra vez, como el que cuenta dinero almacenando tesoros.

Pretendo poseer toda su gloria en mis manos. Aunque sólo sea por un momento.

De vez en cuando surge en mí el deseo de ser como Él. Y me veo predicando a las masas en algún monte de Galilea. Escucho el eco de los aplausos. Y me creo hacedor de milagros.

Llevo cuentas del bien que hago. Y olvido rápido mis despistes y errores. No importan mis deficiencias. El mundo podrá perdonar mis imprudencias.

Me fijo tanto en mi Jesús glorioso… Está erguido en mi corazón como un hombre fuerte. Y parece decirme que espera lo mismo de mí. Que nunca le falle. Que siempre esté a la altura. Que no cometa deslices. Que no ensucie mi fama.

No sé si oigo su voz o son sólo tentaciones mías. Me siento abrumado y débil al ver que ni mis palabras, ni mis actos, ni mis silencios, ni mis gestos, son como los suyos.

¿Hará Él milagros en mí cuando tanto se lo pido? Mi mayor peligro es creerme invencible. Mi otro gran peligro es ser incapaz de levantarme después de mis fracasos y caídas.

Los dos peligros se alzan ante mí como dos banderas de derrota. La bandera de la vanidad me lleva a dejar a Dios de lado y pensar que soy yo, que Dios me ha elegido.

La bandera de la humillación me hace desconfiar de mis fuerzas y no me deja atreverme a alzar de nuevo el vuelo. No sé cuál de las dos banderas me gusta menos. Las quiero evitar. No las deseo.

Miro a Jesús que se detiene ante mí en medio de mi camino. Tantas veces no lo reconozco y creo que voy solo caminando en mis pasos. Me dice al oído que no me olvide de amar. Que es lo importante.

Le digo que me da miedo, porque el amor duele. Y despierta sospechas. Y desconfianzas. Y me insiste. Que ame. Que la vida se cuenta por el amor que siembro. Y me olvide de la tentación de no amar que tienen tantos.

Pienso en la alegría que da dejar espacio en el alma a muchos corazones. El que ama se alegra. Comenta J. Piepper:

“La alegría es una exteriorización del amor. La alegría es la respuesta al hecho de que alguien que ama reciba el objeto de su amor”.

Amar sana mi alma. Sufrir la hace más parecida a la suya. Ya no temo. Jesús amó tanto… Y murió tan solo… Tanto sufrimiento al cortar el hilo invisible y sagrado que lo unía con muchos.

Pienso en su amor que me sostiene. El mío es pobre, tan mezquino. Siempre al amar parece que pienso sólo en mí. En lo que yo pierdo. En lo que yo dejo. En aquello a lo que renuncio.

Cambio la mirada mirando a Jesús que quiere que lo ame con toda mi alma. Recuerdo las palabras de santa Teresa de Jesús:

Para mí la oración es un impulso del corazón, una semilla tirada al cielo, un grito de agradecimiento y de amor tanto en las penas como en las alegrías.

Así quiero aprender a rezar. Lanzando al cielo mi amor en un grito de agradecimiento. Por tanto amor. Por tantas raíces. Por lo vivido. El corazón agradece y sonríe, es libre, tiene más paz y más hondura.

[1] J. Kentenich, Las fuentes de la alegría sacerdotal

Tags:
amorlibertad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.