Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 08 marzo |
San Juan de Dios
home iconEspiritualidad
line break icon

Adéntrate en la Trinidad por manos de María

RAINBOW,VIRGIN MARY

Tiziana Fabi | AFP

Carlos Padilla Esteban - publicado el 16/06/19

Estoy llamado a unir, a hacer familia, a ser hogar con mi presencia...

Mirar a la Trinidad es mirar a Dios hecho historia. Una historia de amor. Un amor profundo entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo que quiere compartirse con el hombre.

Un amor que se hace historia en medio de la propia vida del hombre. El amor del Padre se encarna en Jesús. Ese amor misericordioso que siempre espera se hace carne, se hace voz, ojos profundos, manos que sanan y bendicen.

Dios Padre recorre en Jesús la tierra con sus pies descalzos, sanando heridas. Se me regala su amor para que yo aprenda a amar.

Un amor que abraza, que se pone a mi altura, que se humilla, que sirve. Un amor pobre que sólo espera ser correspondido un día.

Acercarme al misterio de la Trinidad es posible por manos de María. Ella me acerca a su Hijo y a través de Él al Padre y al Espíritu. Ella, la Madre de Jesús. La Hija del Padre Dios. La llena del Espíritu Santo es la mujer trinitaria por excelencia. El padre José Kentenich decía que María es el remolino de la Trinidad:

«Ella es el constante, el personificado movimiento hacia Cristo. Llamamos a María algunas veces en este sentido el remolino de Cristo, una catarata de Cristo. Quien llega hasta María es arrastrado por Ella como por un remolino que impulsa hacia Cristo y hacia la Santísima Trinidad. No puede escaparse de ese remolino. Si yo caigo en un remolino soy arrastrado con fuerza por este»[1].

María me sumerge en el amor trinitario. Ella que es la mujer llena de Dios. Pienso que la alianza de amor con ella me acerca al misterio que hoy contemplo.

En el huerto sellado del corazón de María viven Jesús, el Padre y el Espíritu Santo. En el silencio de María, donde sobran las palabras y un sí basta como respuesta. El silencio de Nazaret en el que la Trinidad se hace historia:

«En Nazaret Dios estaba junto a Dios constantemente y en silencio. Dios hablaba con Dios en silencio. Cuando los hombres se interrogan sobre ese silencio, penetran en el misterio insondable y silencioso de la Trinidad»[2].

Cuando me adentro en el silencio de María aprendo a vivir con Dios Trino que quiere hacer morada en mí. Necesito vaciarme para dejar que traspase mis puertas cerradas.

María me ayuda a salir de mí y dejar que Dios entre en mí. Dejo que su presencia penetre mi vacío. Pero antes tengo que estar vacío.

Y es María como en Nazaret la que me enseña a vaciarme de mis egoísmos, de mi búsqueda enfermiza de mí mismo, de mis miedos que me impiden salir de mi cenáculo interior.

María me educa por la alianza de amor con Ella para mostrarme el corazón de su Hijo, la misericordia de su Padre y el fuego del Espíritu que todo lo llena.

María es la que prepara mi jardín interior. Por eso en la alianza se me pide que lleve una intensa vida de oración. Porque sin esa vida de Nazaret, sin esa vida de silencio, no es posible que la Trinidad venga a habitar en mí.

Sin el silencio vivo lleno de ruidos que perturban mi ánimo y me hacen perder la esperanza y la alegría.

La oración de Nazaret, el camino de alianza que me propone María, es una invitación a dejarme hacer. Yo puedo ser trasparente de Dios Trino. Yo también puedo ser como María un remolino que lleve a Dios.

Que el que me vea a mí vea al Padre. Que el que hable conmigo salga lleno de un Espíritu nuevo. Que el que esté a mi lado experimente la misericordia de un Dios que es capaz de amarme en mi miseria.

Al contemplar el misterio de la Trinidad pienso en cómo quiero que sea mi corazón. He sido creado a su imagen: «El modelo de tal unidad es la Santísima Trinidad, a cuya imagen y semejanza ha sido creado el hombre»[3].

Estoy llamado a unir, a hacer familia, a ser hogar con mi presencia: «Dios mismo es un ser ligado a un nido, no por debilidad, sino por plenitud de vida; porque Dios es Trinidad, tres personas«[4].

En la Trinidad veo la familia que quiero ayudar a construir, el hogar que sueño para mí y para tantos que viven desarraigados, sin un nido.

Miro esa comunión perfecta de la que yo mismo estoy tan lejos. Me gustaría tener un corazón más grande, más abierto, para que a través de las rendijas de mis heridas pudiera entrar el Espíritu y cambiar mi alma.

Pienso de nuevo en Nazaret, el hogar de la Trinidad en la tierra. Pienso en su silencio, en su paz, en su nostalgia de paraíso. La misma que tengo yo al mirar lo que poseo y lo que deseo. Quiero que ese Dios Trino haga de mí un hombre trinitario. Capaz de sembrar paz, de unir, de hacer familia.

[1] J. Kentenich 1952

[2] Cardenal Robert Sarah, La fuerza del silencio, 75

[3] J. Kentenich, Textos pedagógicos

[4] Herbert King Nº 3 El mundo de los vínculos personales

Tags:
trinidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
THE PROFESSOR AND THE MADMAN
José Ángel Barrueco
Una película sobre el poder de las palabras y la importancia del ...
5
JARAMILLO
Lucía Chamat
Obispo amenazado de muerte: “La verdadera muerte es quedarse call...
6
Aleteia Team
¿Sabías que la Iglesia católica está constituida por 24 Iglesias ...
7
BLESSED CHILD
Philip Kosloski
Pide la protección de Dios sobre tus hijos con esta oración de la...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.