Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué protestan los jóvenes de Hong Kong? Aquí algunas claves

HONG KONG PROTEST
Issac Lawrence | AFP
Comparte

El obispo de Hong Kong: “he llorado por los jóvenes de Hong Kong”

El obispo auxiliar de Hong Kong, el franciscano Joseph Ha Chi-shing, ha dicho en su homilía que “he llorado por los jóvenes de Hong Kong, porque sus peticiones son justas y expresivas. Las manifestaciones de estos días, para no aprobar la ley de extradición, son el único modo al que se puede recurrir ante un poder político que no los quiere escuchar. El obispo participó en una de las manifestaciones, junto con el cardenal emérito Joseph Zen Ze-kiun, el cual se opuso el año pasado al acuerdo entre el Vaticano y China por el nombramiento de obispos.

“He visto el comportamiento de los jóvenes –ha dicho el obispo- y son racionales, pacíficos y moderados. Estoy muy triste, no debería ser así. Tal vez podremos decir que son ingenuos pensando que con una manifestación tan grande puedan cambiar las cosas y retrasar la aprobación de la ley sobre la extradición”. Los jóvenes “son tratados con violencia. Nunca hubiera pensado que en Hong Kong hubieran pasado estas cosas”.

Según el obispo, nacido en Hong Kong y que ha vivido toda su vida aquí, asegura que “todo lo que queremos es vivir en libertad, garantizar nuestra vida, tener la libertad a la que todos tienen derecho y no vivir en el miedo. ¿Pedimos demasiado? ¿De veras que no lo merecemos? ¡No! ¡No debe ser así!”.

El obispo, que recorrió las calles mirando la cara de los jóvenes, agradece a Dios que ha dado tantos buenos jóvenes a Hong Kong. Los ciudadanos de Hong Kong “hemos aprendido a “amarnos y respetarnos mutuamente, a vivir juntos, hagamos todo lo que podamos por esta tierra” y, siguiendo el Evangelio, que nos amemos, nos ayudemos los unos a los otros, nos sacrifiquemos los unos por los otros. “Las capacidades humanas son limitadas, tener confianza en Dios y abandonémonos a sus brazos”.

La diócesis de Hong Kong emitió ya un comunicado para que “busquen una solución para el actual dilema a través de canales pacíficos y racionales”.

Las claves de la protesta de los jóvenes de Hong Kong

Las protestas de los jóvenes –y no solo ellos, sino también de los abogados y profesionales de Hong Kong para pedir que se aplace o no se aplique la enmienda a la ley de extradición (se llama Ley de Crímenes Fugitivos y Asistencia Jurídica Mutua en Materia Penal (Enmienda) de 2019) supone que China tendría por primera vez el derecho de extradición sobre ciudadanos de la región autónoma de Hong Kong que hayan tenido condenas superiores a siete años.

En China, por ejemplo, muchos católicos son considerados contrarios al régimen y por lo tanto rebeldes, lo mismo que otras confesiones religiosas, cristianas o no.

De momento, las protestas multitudinarias –más de un millón de personas—han paralizado los debates parlamentarios sobre la enmienda de la ley de extradición. Estas movilizaciones se producen a los 30 años de la masacre de la plaza de Tiananmen de Pekín que China ha colocada al “olvido histórico”, pero que Hong Kong tiene un recuerdo muy vivo.

Era presumible que la cesión de soberanía de la Gran Bretaña de la colonia de Hong Kong a China, el régimen comunista de Pekín se las ingeniaría en cualquier circunstancia para eliminar esta autonomía y hacer que Hong Kong sea una provincia china más. Está por ver el respaldo internacional que puedan tener estas protestas, pero Pekín ya las califica de “injerencias en los asuntos internos de China”. El gobierno local de Hong Kong es favorable a las directrices de Pekín. El régimen chino se siente hoy potente y, por lo tanto, le importan poco las críticas internacionales.

Ha habido algunas negociaciones, y el gobierno ha accedido que las extradiciones afecten solamente a quienes hayan sido condenados a más de siete años.

Las claves son:

1.- China no es un país democrático y no hay seguridad jurídica. La extradición comporta para los habitantes de Hong Kong ser trasladados a un sistema inseguro. Para los ciudadanos de Hong Kong, la manera que tienen para presionar a China es salir a la calle a protestar masivamente.

2.- Temen en Hong Kong que las personas podrían ser sometidas a detenciones arbitrarias y a juicios sin garantías, según un comunicado de Human Rights Watch. El cambio de legislación ha sido condenado de antemano por la Unión Europea, Canadá, Reino Unido y Estados Unidos.

3.- Esta ha sido la mayor manifestación, la más multitudinaria (un millón de personas) desde que la Gran Bretaña revirtió a China su colonia de Hong Kong en 1997, bajo el principio de “un país, dos sistemas”. Los habitantes de Hong Kong disfrutan de derechos civiles y libertades que no gozan los habitantes de China continental. Esta Ley Básica para Hong Kong terminará en 2047 y no se sabe qué pasará después.

4.- Por vez primera, comercios, escuelas, empresas multinacionales, así como los operadores económicos, han apoyado la huelga porque temen que la economía de Hong Kong pierda competitividad e interés inversor si se aprueba la legislación de extradición.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.