Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El santo que huyó del martirio

Comparte

San Pablo el eremita tenía miedo de morir, pero encontró su propio camino a la paz

Es una inclinación natural temerle a la muerte. Muy pocas personas pueden abrazarla y aún menos permanecerán en un lugar donde su vida esté amenazada.

Tales fueron los pensamientos de san Pablo el ermitaño, un hombre santo que vivió en Egipto durante el siglo III. Vivió durante una época tumultuosa en el Imperio Romano y escuchó las horribles historias de personas asesinadas por su fe cristiana.

Se asustó y cuando escuchó que su cuñado lo iba a entregar a las autoridades romanas, hizo lo que cualquier ser humano normal haría.

Salió corriendo de allí tan rápido como pudo.

San Pablo huyó al desierto y encontró una cueva donde esperaría pacientemente que finalizara la persecución de los cristianos. Su intención era quedarse allí por un tiempo y luego regresar al mundo.

Sin embargo, no esperaba enamorarse de la cueva y del aislamiento solitario que le dio. Más bien disfrutaba pasar sus días en oración y comiendo simplemente solo en el desierto.

Permanecería en esa cueva por el resto de su vida y fue conocido más tarde como el primer “ermitaño” que se dedicó a Dios de una manera solitaria.

Te puede interesar: ¿Quién fue el primer ermitaño cristiano?

Es un recordatorio perfecto de que Dios siempre está con nosotros, incluso cuando intentamos huir de hacer un sacrificio.

San Pablo nunca pensó convertirse en ermitaño, pero Dios usó su miedo al martirio para llevarlo al desierto para un martirio diferente, uno que lo llevaría a las alturas de la santidad.

Dios nos conoce mejor que nosotros mismos y nos guiará a la santidad de una manera que esté de acuerdo con nuestros dones, talentos y personalidad. Cada uno de nosotros es diferente y Dios lo reconoce, dándonos a cada uno un camino único al cielo.

Te puede interesar: 4 lecciones espirituales del monaquismo oriental para la vida cotidiana

Te puede interesar: ¿Quiénes eran los Padres del Desierto y por qué son importantes?

Te puede interesar: ¿Qué le preguntarías a un eremita dedicado a la oración en el Valle Santo del Líbano?

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.