Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Escribir bien, el nuevo lujo

Comparte

Hoy sabemos, y lo dice la ciencia, que escribir bien ayuda a pensar mejor

Una escritura clara y correcta denota un pensamiento claro. Dicen que no podemos controlar nuestros pensamientos, pero sí nuestras palabras: las que usamos, las que decimos, las que escribimos -que están más reflexionadas-. Y precisamente nuestras palabras ayudan a moldear nuestro pensamiento.

Por eso hemos de darle tanta importancia: el lenguaje, y con ello la escritura nos sirve para transmitir conceptos: cuanto más correcta sea la forma, más preciso será también el fondo. Cómo escribes transmite y dice de ti tanto como lo que vistes: si eres descuidado, o mides los detalles, si apuestas por la elegancia.

Y en este sentido los últimos estudios, frente a la rapidez de Twitter y las redes sociales y las nuevas formas urgentes de comunicarnos, ponen de relieve tanto que escribir a mano cómo hacerlo bien son dos grandes formas de comunicarnos mejor y adquirir un mayor sentido de la vida.

No es que no puedas mandar un Whatsapp rápido con alguna abreviatura. Tampoco se trata de convertirse en Shakespeare. Pero escribir siempre con palabras cortadas, buscando el ahorro total y descuidando la ortografía te hará perder significados, contenidos y con ello esencias fundamentales.

Preocupados por una alarmante perdida del ‘escribir bien’, las Universidades de todo el mundo han comenzado su particular batalla para recuperar este noble arte y evitar que se diga que ya ni los universitarios saben escribir.

Hemos pasado de perderle el respeto a la escritura, algo que empezó con los SMS y las abreviaturas, que hicieron estragos en nuestra ortografía, a una vuelta a la buena `letra’: tanto que ya se puede hablar de que hoy por hoy, escribir bien es el nuevo lujo.

Lujo entendido en este caso como una auténtica necesidad intelectual. En definitiva, hoy sabemos, y lo dice la ciencia, que escribir bien ayuda a pensar mejor.

Un resumen en cuatro sencillos puntos:

1
Comunicarse, eso tan esencial

Al escribir somos menos espontáneos que al hablar: porque lo pensamos, lo intentamos decir mejor, con más concreción y más corrección. Eso nos da calma y tranquilidad. Ayuda a poner en orden nuestros pensamientos, a escucharnos.

2
Escribir ayuda a aprender

De hecho, varios estudios insisten en que no sólo escribir, sino que además hacerlo a mano nos ayuda a retener más conocimientos.

3
Escribir nos ayuda a visualizar, a ordenar y por ello, a tomar mejores decisiones.

Por eso, cuanto mejor escrito esté todo, mejores decisiones tomaremos. Leer y escribir, la fórmula es tan antigua como el lenguaje mismo.

4
Ventajas en lo laboral

Este punto casi no necesita explicación. ¿Te imaginas recibir un email con una malísima redacción? ¿Con faltas de ortografía? Piensa cuántos lees, cuántos mandas y cuántos respondes al día y ahí tienes tu respuesta de todo lo que se gana escribiendo bien. Ni hablar de redactar un informe, o incluso mandar un breve curriculum.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.