Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Elton John en busca de redención

ROCKETMAN
Paramount Pictures
Comparte

'Rocketman' o cómo reinterpretar a una estrella musical

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El inicio de Rocketman marca el camino a seguir durante la historia filmada del legendario músico: es un hombre roto y desesperado, un muñeco en manos del éxito, que pretende liberarse de sus adicciones, y para ello entra en una sala de desintoxicación y empieza a relatar su historia, lo que sirve de flashback narrativo para los espectadores. La estrella que irrumpe en la sala es Elton John, pero quien sale a flote es un individuo en busca de redención: un inglés llamado Reginald.

Aclaremos que Rocketman no es un biopic al uso: aunque presenta un recorrido por los años más importantes y decisivos de su carrera, también es una especie de reinterpretación de su vida y de su estilo, y un musical (casi un musical) en el que a veces los actores se comunican cantando algunos temas de Elton John y Bernie Taupin.

Lo que emerge de esta amalgama audiovisual es el retrato de un hombre que no ha superado el desprecio y la falta de amor (y de sentimientos, en general) de su padre, lo cual viene a demostrar por enésima vez la importancia del afecto familiar en la infancia, pues alguien que no se siente querido de niño es alguien que arrastrará ciertos problemas cuando crezca.

Parece como si Reginald Kenneth Dwight (nombre real de Elton John), ante la falta de calor paterno, encontrara refugio en el piano, que aprende a tocar desde crío. Ante la ausencia de ese pilar, el de un padre que a veces está ausente y a menudo parece un fantasma aunque esté presente en casa, serán su madre y, sobre todo, su abuela, quienes le apoyen y le alienten para ir a la Royal Academic of Music con 11 años. Serán ellas quienes le animen para que aprenda a dominar su talento.

Elton John (Taron Egerton) encontrará, años después, a su mejor amigo y además alma gemela en la figura del letrista Bernie Taupin (Jamie Bell). Juntos conquistarán al público, llenando estadios y logrando premios y éxitos indiscutibles, con Taupin en la sombra, entre bambalinas, y John dando la cara con gafas imposibles y vestimentas estrambóticas.

Rocketman ha sido dirigida por Dexter Fletcher, productor de Bohemian Rhapsody, y hombre encargado de terminar el rodaje de aquella película tras el despido de Bryan Singer. Aunque Fletcher no fue acreditado, su mano se nota en ambos filmes porque comparten ciertas similitudes. La película sobre Elton John está más equilibrada, sin los altibajos del largometraje sobre Freddie Mercury, pero en cambio es menos emocionante, carece de un clímax que ponga los pelos de punta al espectador, como sucedía en el concierto final de Bohemian Rhapsody.

Taron Egerton, en vez de calcar a John como Rami Malek hizo con Mercury (lo que le valió un Oscar al Mejor Actor), lo recrea, lo hace suyo, y el resultado es una aproximación o una reinterpretación del músico, más o menos del estilo a lo que hizo el reparto de I’m Not There con Bob Dylan en la cinta de Todd Haynes de 2007.

Los largometrajes sobre el mundo del pop y del rock suelen ir asociados a los excesos y a las orgías y el consumo frenético de drogas y alcohol. No es el caso de Rocketman, como tampoco lo fue el de Bohemian Rhapsody: Dexter Fletcher entendió que tanto Elton John como Freddie Mercury son figuras adoradas por todos los públicos, mitificadas por muchos, y con canciones legendarias e inolvidables que oyen desde niños hasta ancianos.

Por eso podemos decir que ambas películas son inofensivas en este sentido. Lo que ofrecen es un blockbuster musical: filmes que todos puedan ver porque lo que interesa es, primero, su música; segundo, cómo llegaron aquellos cantantes a convertirse en estrellas; y, tercero, el modo en que el éxito quema a las personas y las conduce por caminos inciertos hasta que logran (aunque no todos) la redención.

Si una estrella consigue salir del atolladero de excesos y se libra de morir joven, conseguirá tener una segunda oportunidad. Elton John lo logró, y está aquí para contarlo.    

Ficha Técnica

Título original: Rocketman


País: Reino Unido


Director: Dexter Fletcher


Guión: Lee Hall


Música: Matthew Margeson


Género: Biografía / Musical / Drama


Duración: 121 min.


Reparto: Taron Egerton, Jamie Bell, Richard Madden, Bryce Dallas Howard, Steven Mackintosh, Gemma Jones, Tom Bennett, Kit Connor, Stephen Graham, Tate Donovan

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.