Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 06 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

Llega Pentecostés, acaba Pascua, ¿pueden cambiar las cosas?

Sailing boat

By Pavel Nesvadba | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 09/06/19

El Espíritu puede hacer fuerte la debilidad

Llega Pentecostés y acaban los cincuenta días de Pascua. Apago el cirio pascual que es Cristo. Me alegra tanto la Pascua… Es un tiempo de luz en mi mirada, de agua bendita en mis manos, de esperanza en mi alma, de sueños en mi corazón, de misericordia en el alma.

Es un tiempo de Iglesia peregrina que sale de su comodidad para ponerse en camino llena del Espíritu. Esa Iglesia que grita conmovida:

«Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra. Bendice, alma mía, al Señor: – Dios mío, ¡qué grande eres! ¡Cuántas Son tus obras, Señor!».

Quiero que el Espíritu de esta Pascua, de Pentecostés, renueve toda la tierra. Veo tanta tristeza y desesperanza a mi alrededor… Un mundo en el que faltan tantos valores.

Tantos hombres perdidos que querrían apagar su vida en cualquier momento, para no seguir sufriendo. Es tan duro vivir así. Sin amor, sin esperanza, sin abrazos, sin hogar. Sin el corazón en calma, sin libertad, sin verdad.

No es tan sencillo seguir viviendo día a día cuando falta lo necesario. Cuando no encuentro sentido al sufrimiento no deseado. Le pido a Dios que me mande su Espíritu:

«Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo.Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido; luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo. Mira el vacío del hombre, si Tú le faltas por dentro».

Quiero que el Espíritu llene el vacío de tantas almas. Calme su inquietud. Alegre su tristeza. Que no me falte el fuego que acabe con mis impurezas, con mis pecados.

«Mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento». Cuando no reina en mí el Espíritu de Dios se hace fuerte mi debilidad. Y la tentación me oprime el pecho.

No quiero dejar de luchar. Mi debilidad puede hacerse fuerte por el Espíritu. Ese Dios que viene a mí y me calma por dentro. Acaba con la fuerza de mi pecado. Porque mis debilidades me cuestan tanto… Y me hacen sentir incapaz de seguir luchando. Que venga sobre mí su Espíritu.

Me apasiona este tiempo de Pascua en el que Dios hace fácil lo difícil. Acaba con los miedos. Logra que sueñe con paraísos antes inalcanzables. Hago milagros con mis manos. y mis palabras tienen una fuerza que no es la suya, viene de lo alto. Necesito un Espíritu que sane mis enfermedades y dolencias:

«Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo,doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero».

Me gusta ese Pentecostés que transforma el cenáculo en lugar de misericordia. Todos son escuchados, acogidos, perdonados. Todos pueden empezar un nuevo camino en la fuerza del Espíritu. Pueden enderezar su sendero. Rehacer sus vidas.

Me apasiona Pentecostés porque rompe las cadenas que me esclavizan. Y acaba con los límites que me impiden vivir con un corazón grande.

El Espíritu es la lengua de fuego, la paloma que se posa sobre mí, el torrente de agua que cambia mi alma. ¿Creo en los cambios que puede obrar en mí el Espíritu Santo?

Jesús infunde el Espíritu en los suyos. Y lo primero que les pide es que perdonen pecados: «A quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

Convierte a los que ama en fuente de misericordia. No es tan evidente. Es lo primero. Confrontarse con la misericordia de Dios.

Que perdonen mis pecados. Que yo aprenda a perdonar a otros. Quiero perdonar y ser perdonado. Igual que quiero amar y ser amado. Es lo mismo. Un amor misericordioso es lo que deseo en mi vida. Para poder darlo, imploro el Espíritu Santo que renueve la faz de la tierra, mi propio rostro, mi alma enferma.

Tags:
espiritu santopentecostes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ary Waldir Ramos Díaz
Benedicto XVI: "El Señor me ha quitado la pal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.