¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Día D, hace 75 años: Cuando Roosevelt puso a su país y al mundo a rezar

WWII,NORMADY
Public Domain
Comparte

Recordamos el emocionante discurso pidiendo a todos que se unieran a él en oración después de la invasión aliada de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial

El presidente Franklin D. Roosevelt lanzó a las ondas el 6 de junio de 1944 una súplica para que los estadounidenses – y el mundo aliado – se unieran a él en oración:

Dios Todopoderoso: Nuestros hijos, orgullo de nuestra Nación, este día han emprendido un gran esfuerzo, una lucha para preservar nuestra República, nuestra religión y nuestra civilización, y para liberar a una humanidad sufriente.

Guíalos seguros y verdaderos; da fortaleza a sus brazos, dureza a sus corazones, firmeza en su fe.

Ellos necesitarán tus bendiciones. Su camino será largo y duro. Porque el enemigo es fuerte. Él puede responder a nuestras fuerzas. El éxito puede no venir con rapidez, pero volveremos una y otra vez; y sabemos que por tu gracia, y por la justicia de nuestra causa, nuestros hijos triunfarán.

Estarán doloridos, de noche y de día, sin descanso, hasta que se gane la victoria. La oscuridad será iluminada por el ruido y las llamas. Las almas de los hombres serán sacudidas por las violencias de la guerra.

Porque estos hombres se han alejado últimamente de los caminos de la paz. No luchan por la avidez de la conquista. Luchan para acabar con la conquista. Luchan por liberarse. Luchan para que surja la justicia, y la tolerancia y la buena voluntad entre todos tus pueblos. Anhelan, pero por el final de la batalla, por su regreso al refugio del hogar.

Algunos nunca volverán. Abraza a estos, Padre, y recíbelos, Tus siervos heroicos, en Tu reino.

Y para nosotros en el hogar: padres, madres, hijos, esposas, hermanas y hermanos de hombres valientes en el extranjero, cuyos pensamientos y oraciones están siempre con ellos, ayúdanos, Dios Todopoderoso, a volvernos con renovada fe en ti en esta hora de gran sacrificio.

Muchas personas han pedido que convoque a la Nación a un solo día de oración especial. Pero como el camino es largo y el deseo es grande, pido que nuestra gente se dedique a la oración. A medida que nos acercamos a cada nuevo día, y nuevamente cuando pasamos cada día, deje que las palabras de oración estén en nuestros labios, invocando Su ayuda en nuestros esfuerzos.

Danos fuerza, también, fuerza en nuestras tareas diarias, para redoblar las contribuciones que hacemos en el apoyo físico y material de nuestras fuerzas armadas.

Y que nuestros corazones estén firmes, que aguanten el largo sufrimiento, que soporten las tristezas que puedan llegar, para transmitir nuestro valor a nuestros hijos, dondequiera que estén.

Y, Señor, danos la fe. Danos fe en ti, danos fe en nuestros hijos; danos fe en el otro; danos fe en nuestra cruzada unida. No dejes que nuestro espíritu se embote. No dejemos que los impactos de acontecimientos temporales, de asuntos temporales, incluso momentos fugaces, nos disuadan en nuestro propósito invencible.

Con tu bendición, prevaleceremos sobre las fuerzas impías de nuestro enemigo. Ayúdanos a conquistar a los seguidores de la codicia y las arrogancias raciales. Guíanos a la salvación de nuestro país, y con nuestras naciones hermanas en una unidad mundial que significará una paz segura, una paz invulnerable a las intrigas de hombres indignos. Y una paz que permitirá a todos los hombres vivir en libertad, cosechando las justas recompensas de su trabajo honrado.

Hágase tu voluntad, Dios Todopoderoso.

Amén.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.