Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 11 mayo |
San Francisco de Jerónimo
home iconViajes
line break icon

Cómo la Última Cena de Da Vinci sobrevivió milagrosamente a las bombas

THE LAST SUPPER

Polo Museale della Lombardia

Vittoria Traverso - publicado el 05/06/19 - actualizado el 05/06/19

Cuando Milán fue bombardeada en la Segunda Guerra Mundial, muchos dieron por perdida esta obra maestra del arte cristiano

La «Última Cena» de Leonardo Da Vinci es probablemente una de las obras de arte más famosas del mundo. Pero durante la Segunda Guerra Mundial, la gran obra maestra del arte cristiano casi se perdió en un ataque aéreo.

Public Domain

Terminada en 1495, la pintura mural que representa a Jesús cuando informa a los 12 apóstoles que uno de ellos lo va a traicionar (Juan 13, 21) había sobrevivido durante casi cinco siglos dentro de la Iglesia de Santa Maria delle Grazie de Milán.

En 1943, las fuerzas aliadas lanzaron un ataque con bomba sobre Milán, dañando muchos de los monumentos católicos de la ciudad, como el Duomo (Catedral), la histórica iglesia de Santa Maria del Carmine y la propia Santa Maria delle Grazie. El último objetivo fue destruido casi por completo: el claustro se derrumbó, y la mayoría de las paredes y una gran parte del techo habían sido aplastadas.

Como informa Mental Floss, la situación era tan mala que Deane Keller, el profesor de Yale que dirigió a “Monuments Men” (un equipo de soldados estadounidenses cuya misión era proteger las obras de arte de los nazis), escribió varias cartas expresando su preocupación por la pintura, que asumió que «está arruinada».

LAST SUPPER; WWII
Polo Museale della Lombardia

Pero para su sorpresa, cuando los trabajadores retiraron los escombros del mural de Da Vinci unos meses después del bombardeo, lo encontraron casi intacto. Como se señaló en los artículos de la época, habría bastado con que el techo se hubiera derrumbado más cerca de la pared y la obra maestra hubiera desaparecido para siempre.

De hecho, el padre Acerbi, que sirvió en Santa Maria delle Grazie, inicialmente pensó que la pintura se había salvado gracias a un milagro. Claro, el trabajo de Leonardo estaba protegido por andamios y bolsas de arena que habían sido colocados allí como protección por un grupo de arquitectos y concejales de la ciudad como parte de un plan para proteger las obras de arte de Milán cuando estalló la guerra en 1940. Pero, ¿cómo sobrevivió exactamente “La Última Cena”? Tras un bombardeo tan masivo, sigue siendo un misterio sin resolver, y para algunos constituye una evidencia de la intervención divina.

La Segunda Guerra Mundial no fue la primera vez que «La última cena» estuvo en riesgo. Como informa Mental Floss, durante la guerra italiana de Napoleón, los soldados franceses usaron «La Última Cena» para practicar la puntería con sus armas de fuego, supuestamente usando la cara de Jesús como diana.

Afortunadamente, la pintura ha sido restaurada desde entonces. El trabajo de restauración que comenzó en la década de 1970 y finalizó en 1999 fue particularmente crucial para la conservación de «La última cena». Gracias al minucioso trabajo de un equipo de restauradores, científicos e historiadores del arte que utilizaron sustancias químicas especiales para recrear la paleta cromática original, los colores originales de Leonardo finalmente fueron devueltos a la vida.

LAST SUPPER
Polo Museale della Lombardia.

La semana pasada, se inauguró una nueva exposición para celebrar la historia épica de la pintura histórica de Da Vinci. Titulada «Imágenes de la Última Cena», la exposición ofrece colecciones de fotografías y documentos históricos que relatan los diversos eventos que han impactado a «La Última Cena» a lo largo de los años, desde soldados hasta bombardeos.

Se organizó gracias a una asociación entre el Museo Nacional del Cenacolo, la Asociación de Museos de Lombardía y la Fundación Cineteca, y está abierto al público hasta el 8 de diciembre. Los boletos se pueden comprar en el lugar. Pero si estás interesado en visitar la obra maestra de Leonardo, lo mejor es pensar en el futuro.

Para ayudar a su conservación, solo 25 visitantes pueden acceder a la misma vez, para visitas de no más de 15 minutos. Las entradas se pueden reservar on line en este sitio web.

Tags:
arteleonardo da vinci
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
5
FATIMA
Philip Kosloski
Fotos rara vez vistas de los videntes de Fátima, Lucía, Jacinta y...
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
Obvious
Mamá, me tengo que ir
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.