Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

12 maneras de apoyar a las personas con enfermedad mental en la Iglesia

CATHOLIC TEEN,MASS
Comparte

Desde la predicación hasta el activismo político, los católicos pueden solidarizarse con las personas con trastornos

No hace falta ser psiquiatra para ayudar a las personas con enfermedades o trastornos mentales. Hace falta sensibilidad y recursos de salud mental en la Iglesia católica para apoyarlas más. Lo afirma el diácono Tom Lambert, fundador de la Comisión Arquidiocesana de Chicago sobre Enfermedades Mentales.

“Mi hija mayor tiene una enfermedad mental”, explica Lambert en una entrada del blog Diácono, diaconado, diakonia. “Y después de que le diagnosticaron, una de las primeras cosas que mi esposa y yo hicimos fue buscar recursos de salud mental en la Iglesia.
Pero no había ninguno, especialmente en Chicago. Y cuando conocimos a otros que estaban preocupados por la misma necesidad, decidimos que teníamos que hacer algo“.

Por eso, Lambert ayudó a fundar la Comisión Arquidiocesana de Chicago sobre Enfermedades Mentales y el Consejo de Discapacidades Mentales de la Asociación Nacional Católica sobre Discapacidad y tras 25 años continúa trabajando en ello.

Te puede interesar: ¿Dar gracias por mi enfermedad mental? No puedes hablar en serio

Por qué es vital involucrarse

Según el blog del diácono Francis, “una de cada cuatro personas se enfrenta a una enfermedad mental en un año determinado. Para 1 de cada 22 personas, esa enfermedad es persistente y crónica. Estas personas están en nuestros bancos, en nuestros vecindarios y en nuestras familias. Estas son las personas a las que necesitamos cuidar”.

“Debido a que la enfermedad mental es tan estigmatizante, las personas sienten que están pasando por esto solos -continúa-. Mostrarles que hay quienes los aceptan por lo que son y por lo que están pasando y los aman por lo que son, es el último don espiritual que podemos traer“.

Y añade, “una de las cosas más sanadoras que podemos hacer como personas de fe es escuchar a los demás, escuchar lo que están pasando y satisfacer sus necesidades espirituales”.

Te puede interesar: Si padeces una enfermedad mental, deberías hablar de ello… Yo empezaré

Según Lambert, “la Iglesia no está tratando de proporcionar servicios en sí misma, sino de apoyar a las personas que buscan estos servicios”.

Su experiencia es inspiradora. Al impartir talleres en distintos lugares de Estados Unidos, algunas personas le han dicho haber escuchado sermones sobre los males de los medicamentos o a sacerdotes que visitaban en el hospital a personas que han intentado suicidarse decir que paren su comportamiento porque es malo.

“Estas historias pueden no ser comunes -declara Lambert-, pero solo se necesita una mala reacción para crear muchos problemas y muchos malentendidos. Se reduce a una falta de comprensión y compasión. La Iglesia está llamada a no actuar por ignorancia, sino a ver la vida de las personas a través de sus propios ojos”.

Para prevenir malentendidos

Lambert propone tres cosas para evitar malentendidos de este tipo en la Iglesia: conciencia, aceptación y acompañamiento.

“Comienza con la conciencia: educar a las personas sobre qué es una enfermedad mental para desestigmatizarla. “Es el momento de comenzar a construir rampas que permitan a las personas sentirse seguras y capaces de hablar sobre salud mental para que sepan que la Iglesia es un lugar que comprende”.

“Esto sucede a través de artículos de boletines, predicaciones y preparación de ujieres y saludadores -concreta-. Todo esto da la bienvenida a la gente a la Iglesia y abre una parroquia para tener conversaciones”.

Te puede interesar: Espiritualidad y salud mental, ¿opuestos o aliados?

“El segundo paso es la aceptación: aceptar a las personas por lo que son. La mayor parte del tiempo solo queremos aceptar a las personas como queremos que sean, no por lo que realmente son”, dice.

“Necesitamos entender que hay personas que tienen limitaciones y darles la bienvenida. Si las personas toman medicamentos, por ejemplo, a veces puede afectar su energía o sus capacidades”.

“Lo tercero es acompañar a las personas. Los feligreses no tienen que ser psiquiatras, pero todos tenemos un llamado espiritual para estar con las personas”.

El blog del diácono Francis ofrece 12 maneras como pueden apoyarse a las personas con enfermedades mentales:

1. Apoyar a las personas

SUNDAY MASS
Roman Catholic Archdiocese of Boston | Flickr CC by ND 2.0

Una parte integral de la recuperación para las personas con enfermedades mentales es tener una comunidad de fe de apoyo en la que confiar para sus necesidades espirituales. Las familias también necesitan apoyo cuando se enfrentan a la enfermedad mental de un miembro de la familia. La comunidad parroquial puede ofrecer mucho a través del amor inclusivo, no crítico e incondicional.

2. Infórmese sobre los recursos disponibles en su comunidad.

SINGING
Kellywritershouse | Flickr CC by 2.0

Las personas con enfermedades mentales y sus familias a menudo acuden primero a una persona del clero y / o líderes parroquiales.

Es importante que el clero y los líderes escuchen con compasión y sepan cuándo referir a las personas a los profesionales de la salud mental en lugar de intentar resolver los problemas psicológicos por sí mismos o descartar el problema. 

También es importante saber en qué parte de la comunidad se puede recomendar a las personas para obtener ayuda y servicios profesionales competentes.

3. Incorporar oraciones específicas para aquellos que sufren problemas de salud mental en las oraciones en los servicios de adoración

ADORACJA
Grant Whitty/Unsplash | CC0

Esto le permite a una comunidad de fe saber que la comunidad ora y se preocupa por las personas con enfermedades mentales. La oración envía un mensaje de bienvenida y permite que las personas sepan que su comunidad los apoya.

4. Predicar sobre el tema

PRIEST MASS
Philippe Lissac I Godong

Incluya referencias a personas con enfermedades mentales en homilías sobre la justicia social, el cuidado de los pobres, la discriminación y el acercamiento compasivo a los demás.

Evite las palabras o frases en todos los sermones y comunicaciones que se agreguen a los estigmas contra las enfermedades mentales.

5. Darle al ministerio de paz y justicia la oportunidad de involucrarse en los problemas sistémicos que rodean a las enfermedades mentales

OFFERS
Pascal Deloche / Godong

La falla del sistema de salud mental para satisfacer las necesidades básicas de las personas es un problema moral. Al menos la mitad de la población carcelaria y un tercio de las personas sin hogar padecen algún tipo de enfermedad mental.

El sistema comunitario de salud mental de los Estados Unidos no cuenta con fondos suficientes y brinda servicios inadecuados.

Los trabajadores de salud mental generalmente no están bien pagados por su trabajo. Los programas que existen a menudo crean un ciclo continuo de crisis para las personas con enfermedades mentales y sus familias. Todo esto es moralmente inconcebible.

6. Participar en el activismo político, ya sea a través de la escritura de cartas o acción directa

MARCH FOR LIFE,NEW YORK,ABORTION
Jeffrey Bruno

Dado que gran parte del problema para obtener una atención adecuada se debe a la falta de fondos para los programas existentes y los salarios decentes para los trabajadores de la salud, los legisladores estatales son clave para mejorar el sistema.

7. Incluir información sobre enfermedades mentales en el boletín de la iglesia o boletín

PHOTOSHOP
Lightwavemedia - Shutterstock

Esto debería ser una serie de artículos en lugar de uno o dos. Esto no solo mantiene la información legible en lugar de dar a los feligreses demasiado para digerir una sola vez, sino que también mantiene el problema en la mente de las personas en lugar de hacerlo solo una vez.

8. Incluir la enfermedad mental en las oraciones y servicios de sanación (por ejemplo, unción de los enfermos)

Jeffrey Bruno

Esto da una señal a la comunidad de que todas las enfermedades están incluidas en el cuidado de una parroquia.

Las comunidades de fe tienen que ser particularmente sensibles en esta área, ya que hay una historia de oraciones equivocadas: la enfermedad mental no es posesión de demonios o la falta de amor de Dios por nosotros. Es una enfermedad como cualquier otra.

9. Anfitriones sobre el tema de la enfermedad mental

Welcome Planter
Kapa65 | Pixabay CC

La Comisión Arquidiocesana de Chicago sobre Enfermedades Mentales, la Asociación Nacional Católica sobre Discapacidad, la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales (NAMI), la Asociación Estadounidense de Psiquiatría y la Asociación de Salud Mental son solo algunos de los buenos recursos para información y oradores.

10. Instituir un programa de ministerio de igual a igual

NEW PASTORAL

Las personas con enfermedades mentales a menudo no tienen un círculo de amigos, y un elemento importante para la recuperación y la curación es una comunidad solidaria.

Los compañeros no tienen que ser profesionales médicos, sino que son personas que se preocupan y son capaces de escuchar.

11. Desarrollar liturgias

WSPÓLNOTA DUŻY DOM
Kamil Szumotalski/ALETEIA

Únase a su diócesis u otras comunidades de fe locales para celebrar una celebración litúrgica anual de personas con enfermedades mentales, sus familias y trabajadores / profesionales de la salud mental. 

Esta reunión debe ser positiva y celebradora e incluir un tiempo después de la liturgia para compartir el compañerismo y la conversación.

12. Promover la dignidad del individuo

Dios nos ama a cada uno como somos. Use el “primer lenguaje de las personas” (por ejemplo, frases como “personas con una enfermedad mental” en lugar de “los enfermos mentales”). Nadie quiere ser conocido como una enfermedad.

 

Adaptado con permiso de la Comisión Arquidiocesana de Chicago sobre Enfermedades Mentales.
En base a un artículo publicado en el blog del Diácono Francis

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.