Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 18 abril |
Santa María de la Encarnación
home iconEspiritualidad
line break icon

¿La incertidumbre te paraliza? Esta promesa es para ti

WOLNOŚĆ

Zulmaury Saavedra/Unsplash | CC0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 03/06/19

Déjate consolar por el Espíritu cuando estás sufriendo

Jesús me dice que no tengo que saber yo el momento en el que va a actuar:

«No os toca a vosotros conocer los tiempos y las fechas que el Padre ha establecido con su autoridad. Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo».

Me gustaría comprender esto en sus consecuencias. No soy dueño yo del tiempo, ni del momento. No decido yo cuándo y de qué manera se va a manifestar la misericordia de Dios.

Él es el Señor del tiempo. Él sabe lo que me conviene. Yo sólo quiero ser enviado en su Espíritu. Dios sabe cuándo ocurrirá lo que ahora me inquieta.


ZEGAR, DŁOŃ

Te puede interesar:
¿Cómo puede la muerte y resurrección de Cristo redimir el tiempo de mi vida?

Me gusta mirar a Jesús sin pretender saberlo yo todo. No me toca a mí conocer sus momentos, sus planes. No soy yo el que decide cuándo comienza su reino. Es Él con su lógica para mí tan incomprensible. Les pide a los discípulos que se queden donde están sin cambiar nada:

«No os alejéis de Jerusalén; aguardad que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que Yo os he hablado. Juan bautizó con agua, dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo».

Tienen que esperar la venida del Espíritu Santo:

«Yo os enviaré lo que mi Padre ha prometido; vosotros quedaos en la ciudad, hasta que os revistáis de la fuerza de lo alto».

Pero no saben cómo será. Eso siempre me conmueve. Esperan sin saber nada. Aguardan sin comprender. Tienen que estar allí en aquel cenáculo que ya no es hogar. Porque Jesús se ha ido al cielo.

Pero no quiere Jesús que se queden tristes mirando al cielo:

«Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo volverá como le habéis visto marcharse».

Jesús me ve a mí también triste mirando al cielo.

Ante sucesos difíciles en mi vida, ante lo incomprensible, me quedo paralizado, quieto mirando al cielo. Me quedo absorto, atormentado por mis angustias y temores. Me quedo apresado en mi tristeza y no miro más lejos.




Te puede interesar:
¿Pierdes la paz? Aquí el antídoto a tu angustia

Jesús volverá, pienso, pero no sé cuándo. Escucho en mi corazón su voz que es un susurro. No quiero temer. No voy a estar solo. El Espíritu Santo llenará mi corazón inquieto, vacío, eso lo sé.

A menudo, cuando estoy triste y no logro salir de mi corazón turbado, su Espíritu me calma. Me gustan las palabras del padre José Kentenich:

«Si en el sufrimiento sólo vemos la tristeza, el dolor, no lo resistimos. Dios quiere que, a través del sufrimiento, nos desengañemos de las cosas a fin de que nuestra alma se dirija hacia aquello para lo cual ha sido creada: para que vuele hacia sus brazos. El sufrimiento duro y abundante debe prepararnos para la unión con Dios y educarnos cada vez más para Dios»[1].

El sufrimiento me ata al cielo. Me poda como a la viña, para que dé fruto.Y dentro de mi corazón resuena con fuerza mi último deseo: prefiero el paraíso.




Te puede interesar:
Prefiero el Paraíso

No me aferro a lo que pierdo. Lo dejo ir. Sin tristezas. Porque el demonio es el que quiere que permanezca atado a mis angustias y miedos. Quiere que esté desasosegado. Quiere que pierda las fuerzas y el ánimo. Porque así soy poco eficaz.

El corazón alegre sale con ilusión a llevar alegría a los hombres y no teme las dificultades. El corazón triste se encierra en su melancolía y vive sin esperanza, anclado en sus miedos. No quiero vivir así.

Quiero que la alegría acabe con la tristeza que provoca en mí la ascensión de Jesús al cielo. No tengo que temer nada porque Él va a volver a quedarse en mi vida para siempre.

Su promesa pascual cobra nueva vida dentro de mí. Es necesario que parta, que suba al cielo, para que me envíe su Espíritu Santo que me hará comprenderlo todo y me llenará el corazón de paz.


ANCOLIE

Te puede interesar:
¿Cómo orar para recibir el Espíritu Santo? Responde el predicador del Papa

En ocasiones creo que me aferro a personas, a cosas, a rutinas, a lugares. Me aferro a mi hogar, a mis sueños, porque me dan seguridad.

Mi alma clama por poseer un lugar seguro en la tierra. Me dan miedo la soledad y el abandono. Tengo miedo a vivir sin raíces.

Me siento como esos discípulos encerrados en el cenáculo porque Jesús ha ascendido ante sus ojos. ¿En quién van a creer ahora?

Jesús quiere que se ensanche mi corazón. Quiere que el dolor me haga más de Dios. Más libre. Más maduro. Más pleno.

Me siento como los discípulos cuando me enfrento a mis pérdidas, a las ausencias de seres queridos que ya han partido. Han ascendido al cielo y han dejado un vacío infinito en mi alma, en mi vida. Nada lo puede llenar.

Ese dolor me entristece. Por eso miro hoy a Jesús buscando consuelo. Y sus palabras me llenan de luz. Tengo que seguir esperando, pero con una sonrisa en el alma.

Alejo de mí los pensamientos negativos y las quejas. Prefiero el paraíso, me lo repito mil veces en el alma. Claro que sí. Que no se turbe mi corazón al mirar al cielo.

Sólo tengo que confiar y saber que Jesús va a hacer todo nuevo en mi alma. Va a limpiar mis tristezas y egoísmos. Va a hacerme más libre.


MEDITATION

Te puede interesar:
De la ansiedad y la angustia a la paz

[1] J. Kentenich, Las fuentes de la alegría sacerdotal

Tags:
espiritu santopaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
4
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.