Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEstilo de vida
line break icon

La amistad, el arma secreta para superar las tormentas conyugales

Di Marjan Apostolovic - Shutterstock

Marzena Wilkanowicz-Devoud - publicado el 03/06/19

¿Y si tu cónyuge fuera tu mejor amigo? La confianza, la ternura y la complicidad son esenciales para construir un vínculo matrimonial que se mantenga vivo

Hablar de amistad en la pareja no parece tan natural, ya que este sentimiento no casa con la visión romántica y apasionada que tenemos del amor. Sin embargo, esta es la primera pista que el terapeuta estadounidense John Gottman publica en su libro «Las parejas felices tienen sus secretos»: los matrimonios felices se basan en una amistad profunda.

Para el cardenal Newman, un gran teólogo cuya beatificación está cerca, que tenía la habilidad de formar y mantener verdaderas amistades, «amar a alguien profundamente es cuidar al otro y asegurarse de que se convierta en mejor que nosotros mismos Ser amigos en la pareja es desear siempre el bien del otro. Es apoyo mutuo, estima y respeto. Es escuchar al otro.

La ternura, la clave de la amistad en la pareja

La ternura es la clave de esta amistad en la pareja. Es un tipo de amor tranquilizador porque es estable, fuerte y duradero. «Su primer deber es tratar de penetrar el alma y los sentimientos del otro», como señala el cardenal Newman. Lejos de dañar el deseo, esta ternura lo complementa. Es normal que el deseo se apague de vez en cuando, y es en estos momentos de calma que los cónyuges pueden contar con este otro vínculo emocional precioso.

En la pareja, la amistad depende sobre todo del conocimiento que cada uno tiene del otro. Esto es lo que John Gottman llama «tener un mapa detallado de la oferta». Por esta expresión, se refiere a «el área del cerebro donde se almacena toda la información relevante sobre la vida de su cónyuge».

Se trata de los pequeños detalles, como traer un regalo de un viaje, o pensar en enviar enlaces a artículos sobre el tema que le fascina. Todos estos pequeños detalles que generalmente son preferibles a las afirmaciones llenas de pasión. Ellos son los que refuerzan la complicidad y el apego en la vida cotidiana. Son estos los que constituyen el arma secreta para atravesar todas las tormentas conyugales.

Tags:
amor de pareja
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.