Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco pidió perdón por la discriminación contra los gitanos: “Llevo un peso en el corazón”

Andreas SOLARO / POOL / AFP
Comparte

Palabras inolvidables del encuentro con la comunidad gitana en Rumanía: “Caín no le importa su hermano. La indiferencia es la que alimenta los prejuicios y fomenta los rencores”. 

“La Iglesia es lugar de encuentro y tenemos necesidad de recordarlo no como un bello slogan, sino como parte del carnet de identidad de nuestro ser cristianos”. Lo dijo el Papa Francisco este domingo, 2 de junio de 2019, en la tarde durante su visita a la comunidad romaní de Blaj, en Rumanía. 

Este encuentro fue el último de su visita pastoral en Rumanía y en el cual tuvo palabras fuertes que resonarán por mucho tiempo: “Sin embargo, llevo un peso en el corazón. Es el peso de las discriminaciones, de las segregaciones y de los maltratos que han sufrido vuestras comunidades. La historia nos dice que también los cristianos, también los católicos, no son ajenos a tanto mal”. 

Quisiera pedir perdón por esto. Pido perdón —en nombre de la Iglesia al Señor y a vosotros— por todo lo que a lo largo de la historia, os hemos discriminado, maltratado o mirado de forma equivocada, con la mirada de Caín y no con la de Abel, y no fuimos capaces de reconoceros, valoraros y defenderos en vuestra singularidad”. 

El Pontífice aseguró que a “Caín no le importa su hermano. La indiferencia es la que alimenta los prejuicios y fomenta los rencores. ¡Cuántas veces juzgamos de modo temerario, con palabras que hieren, con actitudes que siembran odio y crean distancias!. Cuando alguno viene postergado, la familia humana no camina. No somos en el fondo cristianos, ni siquiera humanos, si no sabemos ver a la persona antes que sus acciones, antes que nuestros juicios y prejuicios”.

Francisco visitó el distrito de Barbu Lăutaru, el barrio más antiguo de la ciudad de Transilvania. Según el último censo, de 2011, el 9% de la población de Blaj es romaní. La Iglesia greco-católica rumana se ocupa desde hace años del cuidado pastoral y de la asistencia social de la comunidad gitana de la ciudad.

Civilización del odio

El Papa destacó el problema de la discriminación, pero luego pasó a la esperanza de la solución para “superar el enfrentamiento”. “Hay acogida y hay descarte”. “Está quien ve en el otro a un hermano y quien lo considera un obstáculo en su camino. Está la civilización del amor y está la del odio”. 

“Cada día hay que elegir entre Abel y Caín. Como ante una encrucijada, a menudo se pone ante nosotros una elección decisiva: recorrer la vía de la reconciliación o la de la venganza. Elijamos la vía de Jesús. Es una vía que comporta fatiga, pero es la vía que conduce a la paz; y pasa a través del perdón. No nos dejemos llevar por el odio que brota dentro de nosotros: nada de rencor. Porque ningún mal resuelve otro mal, ninguna venganza arregla una injusticia, ningún resentimiento es bueno para el corazón, ninguna clausura acerca”. 

Caminar juntos 

Asimismo, invitó a la comunidad gitana a  caminar juntos”, en la construcción “de un mundo más humano, superando los miedos y sospechas, dejando caer las barreras que nos separan de los demás, y favoreciendo la confianza recíproca en la paciente y siempre útil búsqueda de la fraternidad. Luchar para caminar juntos, «con dignidad: la dignidad de la familia, la dignidad del trabajo, la dignidad de ganarse el pan de cada día —esto es lo que te hace avanzar— y la dignidad de la oración”.

Encuentros con la realidad

Un discurso que el Papa ha calibrado a través de varios encuentros y de constatar la realidad con sus ojos. Antes de partir a Rumanía el 31 de mayo, Francisco ha tenido un encuentro en Santa Marta, dentro del Vaticano, con 15 personas sin hogar de origen rumano, algunos de ellos gitanos, acompañados por el cardenal Limosnero apostólico. Krajewski. En particular, algunos de ellos son huéspedes del dormitorio “Regalo de Misericordia”, de Via dei Penitenzieri, otros viven en la zona de San Pedro y son apoyados por la Limosnería Apostólica.

La solidaridad del Papa a la familia gitana maltratada

El Papa se preocupa también de la comunidad gitana en Roma, en su diócesis. En la sacristía de la Basílica de San Giovanni en Letrán, el pasado 9 de mayo en la noche, antes de la reunión con la Diócesis de Roma,  Francisco saludó con cariño a la familia gitana musulmán de Imer Omerovic y Senada Sejdovic víctima en los últimos días de amenazas e insultos racistas en el barrio romano de  Casal Bruciato.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.