Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 22 septiembre |
San Mauricio y compañeros mártires
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo limitar el tiempo de pantalla de tus hijos estas vacaciones

SCREEN

Shutterstock-Alex Segre

Calah Alexander - publicado el 02/06/19

Estas 5 estrategias te ayudarán a ti y a tus hijos a tener un verano mucho más tranquilo

El tiempo de la pantalla es algo engañoso. Cuando termines tu descanso durante las vacaciones  y necesites algunos minutos para trabajar o simplemente para tener algo de paz y tranquilidad, sacar las pantallas puede parecer la solución. Pero a menudo tiene el efecto contrario, y tanto tú como tus hijos pueden terminar pagando cara esa hora de tranquilidad.

Aprendí esto de la manera más dura el verano pasado. Las primeras semanas de vacaciones de verano estuvieron llenas de tiempo de pantalla no estructurado y mal regulado. La mayoría de las veces, mis hijos terminaban peleando tanto por las pantallas como por cuándo las usaban. Cuando, inevitablemente, llegué a mi límite y me quité las pantallas por completo, el resto del día se convirtió en quejas y disputas.

Me costó unas pocas semanas antes de darme cuenta de la confusión que realmente estaban causando las pantallas, y pasé el resto del verano aprendiendo a través de prueba y error cómo regular el tiempo de pantalla de manera más efectiva.

Para ahorrarte a ti (ya mí) la molestia de reinventar la rueda, compartiré las estrategias más efectivas para limitar el tiempo frente a la pantalla para que puedas tener un proceso que implementar cuando termine la escuela.

1Nada de pantallas por la mañana

Pasar tiempo frente a la pantalla al comienzo del día es una excelente manera de prepararte a ti y a tus hijos para un día largo y frustrante. Incluso si limitas el tiempo de pantalla a una hora o menos, la profunda ráfaga de dopamina del tiempo de la pantalla en las primeras horas del día hará que todo lo que sigue parezca insatisfactorio. Las actividades que normalmente disfrutarían, como ir en bicicleta afuera o ir a la biblioteca, encontrarán resistencia y hostilidad. El tiempo de la pantalla a menudo es una sobreestimulación, lo que lleva al agotamiento y al descontento, no al tono deseable para un largo día de verano.

2Limita las pantallas a ciertas cantidades de tiempo y ciertas horas del día

Aprender a limitar su tiempo frente a la pantalla a menos de una hora por día fue la lección más rápida que aprendí, pero me tomó un tiempo vergonzosamente largo darme cuenta de que no tener un tiempo fijo en el día para el uso de la pantalla estaba creando tanto estrés y ansiedad. Mis hijos no sabían qué esperar, por lo que constantemente pedían lo que querían.

Me volvían loca, y por lo general les dejaba el iPad cuando me habían agotado preguntando, suplicando, suplicando y lloriqueando. Los niños no son estúpidos, y los míos no son una excepción, sabían que todo lo que tenían que hacer era molestarme para conseguir que les dejara tiempo frente a la pantalla, hasta que me rendía.

Mi paciencia disminuyó rápidamente hasta que limité las pantallas a la tarde mientras el bebé dormía. Se quejaron un poco, pero se adaptaron más rápido de lo que esperaba. Establecer un límite firme y no permitirme desviarme de él terminó dándome horas de paz y tranquilidad mientras mis hijos se dedicaban a actividades que habían estado evitando.

3Más juego activo y menos juego pasivo

Una vez que mis hijos supieron que no podían esperar pantallas por la mañana, estaban ansiosos por jugar afuera. Pasaban la mayoría de las mañanas en el patio de la casa, pero otros días iban en bicicleta, dibujaban con tiza en la acera, jugaban a la rayuela o hacíamos un viaje corto al parque más cercano.

Los niños necesitan por lo menos unas pocas horas de actividad física por día durante el verano para su salud física y su bienestar mental y emocional. Al igual que los adultos, los niños tienen problemas para regular sus emociones si no hacen ejercicio regularmente, así que asegúrate de priorizar el juego activo antes que el tiempo de pantalla pasivo.

4La estimulación mental previene la sobreestimulación

Uno de los errores más grandes que cometí el verano pasado fue que mis hijos tuvieran tiempo de pantalla justo después del almuerzo, cuando su hermano pequeño se iba a dormir una siesta. Echaba siesta durante 2 horas, lo que terminó siendo demasiado estimulante para sus hermanos, así que reemplacé el tiempo de pantalla después del almuerzo con un tiempo de lectura tranquilo.

Cada uno de ellos tenía que pasar al menos 30 minutos leyendo en silencio y otros 30 dedicados a alguna otra forma de juego tranquilo, como colorear o hacer manualidades. Solo se les permitía usar pantallas después de una hora completa de silencio, y me sorprendió descubrir que al menos la mitad del tiempo, estaban tan absortos en la actividad elegida en su tiempo de silencio que ni siquiera pidieron las pantallas. Despertar sus cerebros con una estimulación saludable a menudo era suficiente para evitar que ansiaran la sobreestimulación poco saludable del tiempo frente a la pantalla.

5Haz que se lo ganen

La última lección fue la que me costó todo el verano averiguar. Si los niños creen que las pantallas son un derecho y no un privilegio, verán cualquier restricción como una injusticia. Esto puede hacer que tus hijos se enfrenten a ti si piensan que estás reteniendo algo a lo que tienen derecho.

Finalmente logré cambiar el concepto haciendo de las pantallas un privilegio que tenían que ganar, en lugar de algo que se daba libremente. Todos los días, cada uno tenía una tarea grande o dos más pequeñas que completar antes de que se les permitiera pedir su hora de pantalla. Algunos días se enfadaron, se quejaron, lloraron, arrastraban nos pies y no terminaban las tareas. Al día siguiente, esas tareas todavía los esperaban.

¡Pero algunos días lo consiguieron!

Tags:
infancianuevas tecnologiastelevisionvacaciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
5
DEVIL,THUMBS UP
Marcello Stanzione
Así avanza la propaganda satanista en internet
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
FATIMA
Marta León
Ingresa en el Carmelo a los 17 años: “Me lanzo a los brazos de Di...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.