¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Sabías que beber vino estimula tu cerebro más que las matemáticas?

POURING WINE
Shutterstock
Comparte

Quizás quieras ir a más catas de vino después de leer a este neurocientífico

Si creías que escuchar a Mozart y hacer cálculos matemáticos eran las actividades más estimulantes a nivel neurológico, será mejor que eches una mirada a tu izquierda, porque ahora hay un nuevo candidato que parece vencer a los dos.

Según Gordon Shepherd, neurocientífico de la Universidad de Yale y autor de Neuroenología: Cómo el cerebro crea el sabor del vino, beber vino estimula al cerebro más que cualquier otra actividad.

Shepherd confirma que existe una “tremenda gama de sistemas sensoriales, motores y del cerebro central involucrados en una cata de vinos”.

Una combinación compleja de coordinación muscular contribuye al movimiento físico en sí, seguido rápidamente por la estimulación de múltiples áreas cerebrales que se activan entre una y otra, conforme tu cerebro procesa lo que está recibiendo.

“A diferencia de un problema de matemáticas, que requiere una cantidad limitada de actividad cerebral, la evaluación del vino involucra múltiples sistemas sensoriales, como ver, oler y degustar”, informa Decanter.

Shepherd continúa argumentando que, de manera similar a los mecanismos de nuestro sentido visual, nuestros cerebros crean el sabor del vino. Explicó a NPR:

“La analogía que uno puede usar es el color. Los objetos que vemos no tienen color: la luz los golpea y rebota. Es cuando la luz golpea nuestros ojos que activa sistemas en el cerebro que crean color para esas diferentes longitudes de onda. De manera similar, las moléculas en el vino no tienen sabor ni sabor, pero cuando estimulan nuestros cerebros, el cerebro crea el sabor de la misma manera que crea el color “.

Así que los amantes de la música clásica y los genios matemáticos deben estar atentos: los amantes del vino están a punto de ganarles la partida.

Y la próxima vez que estés disfrutando de una copa de vino, ¡tómate un momento para apreciar lo que sucede en tu cerebro y maravíllate con sus habilidades!

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.