Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Profetizó su propia muerte Gaudí en la Sagrada Familia?

SAGRADA FAMILIA
Comparte

Un relieve situado en la Puerta del Rosario muestra a un moribundo. Lo que no sabía Gaudí era que su muerte iba a guardar muchas coincidencias con la figura de la escena

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Al visitar la Sagrada Familia, en Barcelona, uno encuentra en la Fachada del Nacimiento multitud de detalles organizados según la idea de Gaudí, su arquitecto. Él mismo se encargó de decidir qué elementos escultóricos debía haber en cada lugar, ya que eso formaba parte del mensaje que encierra todo el templo: el de dar gloria a Dios a través del perdón.

En la Fachada del Nacimiento existen dos puertas de entrada laterales. Entrando por la de la derecha, damos al futuro claustro, que será distinto a todos los claustros conocidos hasta ahora en la arquitectura religiosa. Gaudí dejó dicho que serviría para caminar rezando el rosario, y dejó terminada una de sus puertas, precisamente la de la Virgen del Rosario.

En ella, puede verse a la izquierda en alto un relieve que muestra “La muerte del justo”. Podríamos decir que se encuentra en una esquina recoleta, que solo “mira” a la Virgen. La escena muestra un moribundo tendido en horizontal al que velan el Niño Jesús, la Virgen y San José. Es la Sagrada Familia atendiendo en los últimos momentos al cristiano.

Una oración popular

Así lo entiende la fe popular, que lo ha plasmado desde hace siglos en la pequeña oración:

“Jesús, José y María, 

os doy el corazón y el alma mía. 

Jesús, José y María, 

asistidme en mi última agonía. 

Jesús, José y María, 

descanse en paz con Vos el alma mía”

Esta oración es una plegaria del que espera ser atendido por Dios en el momento de la muerte.

Antoni Gaudí, profundo creyente, plasmaba una vez más en el templo un elemento de la piedad que ayuda a quienes visitan la basílica a orar a Dios.

Para que la escultura fuera lo más realista posible acudió al Antiguo Hospital de la Santa Cruz (Santa Creu en catalán) para tomar dibujos del natural de enfermos moribundos. Ese hospital recibía a los pobres de la ciudad de Barcelona y era atendido por religiosas.

El resultado fue la imagen de un anciano moribundo yaciendo en el lecho de la muerte, en horizontal, con barba poblada y rostro sereno, de paz.

Lo que no sabía Gaudí era que retratando aquel moribundo pobre y de barba poblada atendido por las monjas del Antiguo Hospital de la Santa Cruz, estaba prefigurando su propia muerte. ¿Por qué decimos esto? Porque Gaudí murió precisamente así. Veamos:

Tratado como un vagabundo

En 1926, la tarde del 7 de junio Gaudí termina de trabajar en la Sagrada Familia y se dirige a pie, como siempre, al oratorio de san Felipe Neri, situado al lado de la Catedral de Barcelona. Allí suele acudir a rezar y a recibir dirección espiritual de parte de un sacerdote.

Desde la calle Mallorca, donde se encuentra el templo de la Sagrada Familia y donde él ha decidido instalar su vivienda desde el año anterior, desciende por las calles del Ensanche hasta la esquina de la calle Bailén con la Gran Vía de las Cortes Catalanas. Pero allí, cuando se dispone a cruzar, es atropellado por un tranvía. Cae tendido al suelo, mal herido.

Gaudí tenía entonces 73 años. Su vida se había enfocado plenamente a la construcción de la Sagrada Familia y esto hacía que no prestara demasiada atención a su manera de vestir. Tanto es así que quienes le encuentran en la calle en el momento del atropello, ven que va indocumentado y que su ropa hace pensar más bien que se trata de un mendigo. Gaudí, el gran arquitecto que ya es famoso en la ciudad por la Pedrera, la Casa Batlló, el Park Güell, la Casa Calvet, la Torre Bellesguard, el Palacio Güell… no es reconocido.

Quienes lo recogen en la Gran Vía deciden llevarlo al Hospital de la Santa Cruz, como a un pobre más. Y allí, atendido por las monjitas, entre moribundos que en su mayor parte no tienen familia, permanece solo aquel anciano de barba blanca.

Antoni Gaudí fallece finalmente el 10 de junio de 1926, tres días después.

Entierro multitudinario

La ciudad de Barcelona queda conmocionada al saber que ha muerto el arquitecto. Su mecenas, el conde de Güell había fallecido ocho años antes. En el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, la Asociación de Devotos de San José decide darle sepultura en la cripta. El día 12 de junio, miles de personas se agolpan en las calles para dar el último adiós al carruaje que lleva los restos de Gaudí. Es, sin duda, un sentido homenaje popular como pocas veces se ha visto en la historia de Barcelona.

GAUDI
Unknown - Fair use
Antoni Gaudí, difunto

Vista después la imagen fotográfica de Gaudí difunto, uno dirige enseguida su pensamiento hacia aquel relieve de “La muerte del justo”. En piedra queda reflejada tal como Gaudí imaginaba la mejor despedida de un cristiano: acompañado de Jesús, María y José. Sobre la escena, en letra gótica minúscula a gran tamaño, se lee “amén”. Nada más que añadir.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.