Aleteia

El coraje de este pueblo puso en jaque a la minería ilegal en Ecuador

ECUADOR
Comparte

Una protesta en la localidad de Buenos Aires (Imbabura) dio resultado y mineros tuvieron que abandonar yacimientos ilegales

En 2017 se corrió la voz y miles de personas se pusieron en marcha para buscar oro luego que trascendiera la presencia de un yacimiento aurífero en las montañas de Buenos Aires ubicadas en Imbabura, Ecuador.

Y una cosa trajo a la otra, pues junto a la ilusión del oro también apareció la ilegalidad y la precariedad, algo que viene siendo denunciado desde hace tiempo a nivel local.

Aquí un ejemplo de la situación social que se ha generado en Buenos Aires a traes del informe de Ecuavisa: 

Una protesta efectiva

Pero en los últimos días la acción emprendida por habitantes de esta pequeña localidad ecuatoriana tuvo resultados esperados y logró ponerle pausa a la minería ilegal. Luego de que se impidiera el paso de alimentos y combustibles a los lugares donde se desarrollaban las actividades mineras, “cientos de personas se vieron obligadas a salir de los yacimientos ilegales y acercarse al centro poblado”, publica El Comercio.

Una de las imágenes más conmovedoras por estas horas es la de mineros en filas, ante la mirada de los locales y militares, mientras se verificaba porte de armas, explosivos u otros artefactos similares.

Mientras esto acontece el drama persiste e incluso hay temor a represalias a mano de personas armadas a quienes se les debe pagar por mes para seguir trabajando en los yacimientos, algo que ha sido denunciado por los buscadores de oro.

 

Es por ello que luego de una reunión entre las autoridades, locales y efectivos se decidió mantener la presencia de la fuerza pública para hacerle frente al ambiente de inseguridad que se vive por estas horas en esa zona de Ecuador.

Por otro lado, también se dejó entrever que se mantiene la alerta ante posibles enfrentamientos entre grupos interesados en que la minería ilegal no tenga fin en las montañas de Imbabura.

“No podemos dar detalles de las estrategias por seguridad, pero muy pronto las pondremos en marcha”, expresó el gobernador de Imbabura, Galo Zamora, indica El Universo, ante la necesidad de reforzar la seguridad en el lugar.

“Todos los negocios de Buenos Aires y de los poblados aledaños se han visto obligados a cerrar porque los grupos de mineros ilegales piden dinero a cambio de seguridad”, dijo no de los habitantes, prosigue el medio ecuatoriano.

“Hemos visto borrachos que protagonizan escándalos, se pelean con cuchillos y hasta armas de fuego, hubo personas mutiladas por abrir camino hacia la mina, en Buenos Aires hay robos, todo es inseguro y no se puede trabajar, por eso pedimos la salida de los mineros”, expresó otra mujer.

Las próximas horas y días serán cruciales para saber qué pasará con esta situación y si la minería ilegal en esa zona ingresa en una etapa final. Por lo pronto, a pesar del temor actual, el gesto de los locales representa un golpe a la indiferencia.

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.