Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

‘Chernobyl’: sacrificios en mitad del apocalipsis nuclear

CHERNOBYL
HBO
Comparte

HBO estrena una magnífica serie sobre la catástrofe de 1986

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En Voces de Chernóbil, el extraordinario libro de investigación de Svetlana Alexiévich, quien obtuvo el Premio Nobel en 2015, la escritora expone lo siguiente:

Intento captar la vida cotidiana del alma. La vida de lo ordinario en unas gentes corrientes. Aquí, en cambio, todo es extraordinario: tanto las inhabituales circunstancias como la gente, tal como les han obligado las circunstancias, elevándolos a una nueva condición al colonizar este nuevo espacio. Chernóbil para ellos no era una metáfora ni un símbolo, era su casa. Cuántas veces el arte ha ensayado el Apocalipsis, ha probado las más diversas versiones tecnológicas del final del mundo, pero ahora sabemos positivamente que la vida es incomparablemente mucho más fantástica.

El impacto de lo que sucedió en la planta nuclear de Chernóbil aún lo recordamos muchos de nosotros, aunque viviéramos a miles de kilómetros. Entonces, cuando aquello ocurrió, vimos y leímos y escuchamos reportajes que ponían los pelos de punta, imágenes y rumores que nos alteraban el sueño, y que a algunos les depararían pesadillas. El miedo a las radiaciones y a las explosiones nucleares se instaló en el corazón de los habitantes de casi cualquier ciudad: como en los tiempos de la guerra fría y el temor a la bomba atómica.

No es fácil trasladar a la ficción aquellos hechos tan terroríficos, tan manoseados por las leyendas y las desinformaciones, tan siniestros… Pero, una vez más, en HBO han vuelto a hacerlo con calidad y elegancia: la cadena ha estrenado una magnífica miniserie, Chernobyl, de cinco episodios de una hora de duración cada uno, en la que se registran con fidelidad los hechos desde el momento en que se produjo la explosión del reactor nuclear de la central sita en la ciudad de Prípiat en abril de 1986.

Dirigidos por Johan Renck, habitual de las series televisivas y firmante de los últimos videoclips de David Bowie, cuentan en su reparto con cuatro prestigiosos intérpretes: Jared Harris, Emily Watson, Stellan Skarsgård y Jesse Buckley (menos conocida que los anteriores, pero a la que recordamos por Taboo, junto a Tom Hardy).

Chernobyl se centra en las figuras reales de un científico (Harris) y de un político (Skarsgård) que tienen sobre sus hombros la responsabilidad de evitar que la catástrofe aumente el número de daños y de víctimas. Son dos hombres que se saben sentenciados desde el principio: o, mejor dicho, es el científico quien lo sabe porque ambos merodean de continuo por las inmediaciones del lugar donde ha ocurrido el accidente, y quien se lo cuenta al político… le confiesa que, probablemente, duren unos cincos años tras enfermar de cáncer por culpa de las radiaciones. Que sepan esta verdad y que, a pesar de ello, sigan en las zonas afectadas sin abandonar sus puestos, convierte su deber en un símbolo del compromiso y la heroicidad.

Si la trama principal se centra en estos dos hombres, no abandona las pequeñas gestas de los personajes secundarios: la científica que quiere averiguar cómo sucedió el accidente para evitarlo en el futuro, los mineros a los que reclutan para cavar un túnel bajo la planta nuclear, las enfermeras que no descansan mientras atienden a los heridos, los bomberos que acaban contaminados y mueren en cuestión de horas, los voluntarios que deben adentrarse en los túneles sabiendo que morirán en breve (pero su sacrificio será crucial para lograr que no se contaminen las aguas)…

Es una miniserie que no sólo nos habla de una catástrofe real, sino de los calvarios que tuvieron que afrontar sus protagonistas, de la responsabilidad y de la entrega de su salud y por tanto de su vida para que no hubiera daños mayores… Chernobyl le obliga a uno a preguntarse qué haría en esas circunstancias: ¿salir corriendo a salvar el pellejo o quedarse para que otros muchos no sean destruidos por las radiaciones y el aire contaminado? ¿Qué hacer cuando todo se desmorona alrededor? ¿Cómo elegir en circunstancias en las que a uno le rodea un apocalipsis nuclear?

En este sentido, me parece importantísimo el personaje de la mujer de un bombero: quiere quedarse en el hospital, sin protecciones y sin aislamiento, junto a su marido, mientras éste se consume, y cuando le ruegan que se vaya a casa y se proteja, ella responde: No quiero que muera solo. Una lección de humanidad.     

Ficha Técnica

Título original: Chernobyl</p>

<p>País: Estados Unidos</p>

<p>Director: Johan Renck</p>

<p>Guión: Craig Mazin</p>

<p>Música: Hildur Guðnadóttir</p>

<p>Género: Serie de tv / Drama histórico</p>

<p>Duración: 5 episodios de aprox. 1 hora cada uno</p>

<p>Reparto: Jared Harris, Stellan Skarsgard, Emily Watson, Joshua Leese, Ross Armstrong, Philip Barrantini, Jessie Buckley, James Cosmo, Karl Davies, David Dencik, Barry Keoghan

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.