Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Qué hago cuando alguien me grita?

WOMAN MEGAPHONE

MvanCaspe - Shutterstock

Awebic - Aleteia Brasil - publicado el 27/05/19

Esta es la mejor manera de reaccionar cuando alguien te grita

Gritar es una cuestión relevante, ya que cada persona de este planeta ya ha sentido, por lo menos una vez en la vida, una rabia tan grande al punto de levantarle la voz a alguien.

Algunas personas gritan siempre, pero todos gritamos en algún momento de la vida.

Gritar no es saludable para las relaciones y esa práctica no produce resultados positivos a largo plazo.

Pero existen maneras inteligentes de reaccionar ante una situación de esas, de manera que la rabia se disuelva en lugar de aumentar.

Una persona puede alcanzar un objetivo gritando, pero una vez que las coas vuelven a la normalidad, no hay cambios significativos, porque el grito no cambia la mentalidad de nadie a largo plazo.

Por ejemplo, una mamá que grita para que sus hijos recojan sus juguetes puede realmente lograr que ellos lo hagan en ese momento.

Los niños no aprenderán a hacerlo si son condicionados a un sistema de recompensa o castigo, pero sí, si reconocen la importancia y el valor de recoger sus juguetes.

pixabay

Gritar es perjudicial para las relaciones. No es una manera constructiva de lidiar con una situación difícil.

Por eso, debes ser conscientes de tus propios gritos, entender por qué algunas personas gritan constantemente, y también saber lidiar con ellas.

Cuando alguien está constantemente gritándote, está externalizando su tiranía emocional sobre ti.

Su objetivo es ganar ventaja en la situación y los gritos son su medio para ganar control sobre ti.

Es una forma de intimidación que puede funcionar temporalmente.

Sin embargo, los resultados a largo plazo no son buenos, porque es una forma de intimidar a alguien para que haga lo que se quiere.

De hecho, gritar no es saludable para las relaciones, pues termina con la comunicación saludable y con la cercanía de la relaciones.

Reacciones a evitar con un «gritón»

La peor reacción posible es reflejar su comportamiento.

Las cosas no van a mejorar si le gritas a alguien que te está gritando. Por el contrario: solo lo empeora.

Existen otras reacciones que pueden dificultar la situación que también deben evitarse, como animar a quien está gritando, desafiar lo que están diciendo, actuar defensivamente, y criticar a la persona durante el enfrentamiento.

Existen mejores maneras de lidiar con un ‘gritón’.

A continuación, unos consejos que puedes usar para lidiar y, espero, disminuir la tensión.

Mantén la calma y no alimentes su rabia

Recuerda que cuando una persona está gritando, no eres tú quien tiene el problema, es ella.

Como esas personas tienen pocas habilidades de enfrentamiento, su motivo para gritar probablemente no tiene nada que ver contigo personalmente.

Si reacciones, ellas reaccionarán a tu reacción y las cosas se pondrán peor.

Mantén la calma, incluso si estuvieras hirviendo por dentro.

No vale la pena alimentar sus gritos, ya que la situación terminará por empeorar y las cosas raramente se resolverán cuando las dos partes estén gritando una con otra.

Es mucho más probable que los problemas se resuelvan cuando los tonos de calma se usen.

Sé parte de la solución y no del problema, manteniendo la calma y usando un tono de voz tranquilo.

Haz una 'pausa mental' para evaluar la situación

Antes de tomar cualquier actitud en la situación, haz una pausa mental para evaluar las cosas.

Eso permitirá que descubras si vale la pena esperar a que termine el ‘gritón’ o abandonar la situación.

Si conoces a quien está gritando y sabes que no se ofenderá si te alejas, entonces vete.

No necesitas someterte a los abusos de alguien si no fueran relevantes para tu vida.

Si es tu jefe quien grita y sabes que el irte puede costarte el trabajo, tal vez necesites pensar y esperar para resolver el problema más tarde.

Principalmente si fuera una ocurrencia constante que perturbe tu capacidad de trabajar de forma efectiva.

No estés de acuerdo con el gritón para calmarlo, pues eso lo anima a gritar de nuevo en el futuro

Si concuerdas con la persona que está gritando solo para calmarla, estás solo tolerando sus gritos.

Al ser agradable con alguien que te está gritando, solo incentivas a que vuelva a gritar en el futuro.

Evita este tipo de método, o te toparás sujeto al griterío con más frecuencia.

Responde tranquilamente al grito

En la mayoría de los casos, cuando alguien te grita, sus emociones son evocadas y tú sientes la necesidad de reaccionar.

Reaccionar con gritos, críticas u otras respuestas negativas empeorarán la situación; tú necesitas hacer todo lo que esté a tu alcance para revertir tus pensamientos y sentimientos para que se pueda resolver el problema real.

Algo que no sucederá si respondes gritando.

Déjale saber a la persona que tú no aceptarás ese comportamiento, independientemente de la situación o problema.

Dilo educadamente y con calma, y es más probable que tengas una reacción positiva, como un pedido de disculpas o, por lo menos, con la concienciación de que el otro está, de hecho, gritando.

Algunas personas no se dan cuenta que están gritando. Entonces, el próximo paso es pedirles una pausa.

Pídele una pausa

Después de haber controlado tranquilamente los gritos, el siguiente paso es pedir una pausa para poder pensar.

Tú también puedes necesitar ese tiempo para calmarte, pues los gritos elevan tu adrenalina al cielo y no sabes cuánto tiempo podrás aguantar todo eso dentro de ti.

Cuando pidas una pausa, debe ser más una declaración que una pregunta, especialmente si no es tu jefe.

Si es un cónyuge, amigo u otra persona, es completamente aceptable afirmar que necesitas un tiempo (algunos minutos, un día o lo que necesites) para reflexionar y responder de forma adecuada y con calma

Cuando las emociones se calmen, y sepas cómo resolver el problema, vuelve a platicar

Da tiempo para procesar la situación, lo que fue dicho y cómo deseas responder.

En algunas situaciones, por ejemplo, en un matrimonio, eso puede tardar algunos días, pues las emociones puede llevar más tiempo a tranquilizarse.

Si es tu jefe y sabes que no puedes reflexionar sobre el asunto durante mucho tiempo, porque hay plazos o porque tu empleo está en juego, usa algunas técnicas tranquilizadoras, como la respiración profunda o métodos de visualización para procesar la situación más rápidamente.

Sigue el asunto bajo condiciones tranquilas

MOTHER AND DAUGHTER TALKING
Shutterstock

Si has pedido un tiempo para que la persona sepa que el grito no es aceptable, la probabilidad de que te grite ahora es mucho menor.

Por eso, si el otro quiere seguir con el asunto, necesitará mantener la calma para discutirlo contigo.

Tú no solo te estás imponiendo, mostrándole a esa persona que no serás abusado emocionalmente, sino también que estás ayudando a ver que su comportamiento no es aceptable.

Si todo el mundo hiciera eso, todos estaríamos más condicionados a evitar gritar como la primera opción.

Si el grito es un hábito que no ha sido alterado a pesar de tus reacciones maduras, tal vez sea la hora de sentarse y hablar sobre ello.

Dile a la persona cómo te afecta el grito. Por ejemplo, si te sientes profundamente triste después de un episodio de gritos y no quieres estar cerca por un tiempo.

Muestra también cómo eso afecta tu relación. Diciendo, por ejemplo, que eso crea un abismo emocional entre ustedes.

Si la persona responde diciendo «así soy», dile que ser así no es aceptable.

Algunas personas no saben cómo cambiar su comportamiento. La ayuda profesional (como la terapia, el asesoramiento o las clases de control de la rabia) está disponible para las personas que tienen problemas con los gritos.

Ellas necesitan reconocer que el problema está afectando su relación y que los cambios son necesarios para curar la relación.

Gritar causa daños, por eso no permitas que los gritos sigan perjudicándote o a tu relación.

(Por Awebic. Esta es una traducción de Awebic del artículo original publicado en Life Hack, escrito por la Dra. Magdalena Battles).

Tags:
agresiónemocionesinteligencia emocionalrelaciones amorosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.