Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Puedes hacer tu propio manuscrito “medieval”. Aquí un tutorial

MANUSCRIPT
Public Domain
Comparte

En la era de los PDF y la impresión masiva, hay algo que el arte monástico de la caligrafía y la iluminación nos puede enseñar sobre el trabajo, el tiempo y la belleza

Haz clic en ese icono en la parte superior izquierda de tu documento, y voilà. Acabas de imprimir un bonito texto, en un segundo. ¿Pero qué tiene que ver eso con la belleza?

Puede ser difícil de imaginar para algunos, pero durante muchos siglos la reproducción de un texto estuvo lejos de ser algo fácil y rápido. En los días de antaño, mucho antes de la era de las impresoras de inyección de tinta, los monjes pacientes, laboriosos y atentos se dedicaban al minucioso trabajo de crear un manuscrito desde cero, movidos por el celo y la devoción religiosas, así como por un profundo entendimiento de la belleza y la verdad, y la necesidad de conservarlos en un volumen capaz de soportar el paso del tiempo.

De hecho, la palabra “manuscrito” deriva del latín “escrito” (scriptus) “a mano” (manus): todo era hecho a mano, con paciencia, a veces durante años.

En más de un sentido, estos artesanos sabían que la preservación de la sabiduría, el conocimiento y la fe dependían de que ellos hicieran su trabajo correctamente, algo que la facilidad con la que descargamos e imprimimos archivos PDF en la actualidad probablemente hace que nos sea difícil de comprender.

El tipo de artesanía especializada que estos copistas y artesanos medievales tuvieron que emplear en la elaboración de cada manuscrito se puede apreciar adecuadamente en una serie de siete videos que ha publicado la Biblioteca Británica, y que ofrecemos en este artículo.

En ellos, la caligrafista e iluminadora profesional Patricia Lovett reproduce los diferentes procesos y técnicas que estos artesanos monásticos tuvieron que usar al diseñar una página manuscrita, desde la pluma y la tinta hasta el encuadernado de un libro medieval.

Probablemente no tengamos que pasar por procesos tan minuciosos para realizar nuestro trabajo hoy en día, pero ciertamente podemos aprender mucho sobre la atención al detalle, el enfoque, la ética de trabajo y el cuidado de las cosas más pequeñas (estas son las herramientas más necesarias para nuestras vidas espirituales y morales) de estos artesanos monásticos.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.