¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

5 cosas que recordar cuando compartes la custodia de tus hijos

PARENTING
Golden Pixels LLC - Shutterstock
Comparte

Pon de tu parte para que esto funcione, por el bien de los niños

Aunque un matrimonio con hijos se separe, ambos padres siguen compartiendo la responsabilidad de criar y educar a sus hijos. Si acordaron la custodia compartida de los hijos, eso significa que necesitan hacer un plan en el que ambos tengan un papel. No es fácil, pero los niños se benefician más cuando los padres están presentes para criarlos con amor y atención, aunque no sea al mismo tiempo.

Para que este tipo de acuerdo no cree conflictos, es importante entender que el punto de partida debe ser el bien de los hijos. Aquí hay cinco cosas que es importante recordar al organizar la custodia compartida:

1. No olvides que tienes una misión compartida

A pesar del hecho de que la relación como matrimonio haya fracasado, aún tienes una misión importante en la vida, que es la crianza de tus hijos. Esa misión es algo que ambos padres siempre compartirán uno con el otro. Tienes que distinguir entre ser matrimonio y ser padre/madre. El hecho de que ya no ames a tu ex como cónyuge no debe ser un obstáculo para respetarle y apreciar que él (ella) es el padre (madre) de tus hijos. Esa actitud te ayudará a lidiar con los momentos en los que el diálogo sea difícil.

2. Pon todo de tu parte para facilitar el cumplimiento de tus acuerdos

Una vez que las condiciones y reglas de la custodia compartida hayan sido decididas – sea en tribunal o de mutuo acuerdo – es importante que te atengas a lo que fue establecido. Horarios, quién recibe a los niños en determinados días de la semana y domingos o festivos, y ser puntual para recoger o dejar a los hijos, son cosas que el otro progenitor agradecerá. Eso, a su vez, crea un ambiente de confianza y tranquilidad. No cambies tus planes en el último minuto sin un motivo suficientemente importante.

3. Los niños se dan cuenta de más de lo que piensas

Tus hijos perciben si estás nervioso, ansioso, con rencor, cansado, haciendo muecas que muestran tu descontento, etc. Tus hijos te estarán agradecidos di los tratas como merecen, así que asegúrate de dedicarles un tiempo de calidad cuando estén contigo, y no conviertas los momentos de intercambio con el otro progenitor en una situación incómoda o embarazosa.

4. Habla siempre bien del otro

Delante de tus hijos, siempre debes enfatizar los aspectos positivos del padre o de la madre. Deja las explicaciones sobre por qué te separaste para cuando tus hijos sean mayores; por ahora, ellos no son capaces de entender todas las razones de lo que sucedió. No intentes hacer que los niños te prefieran a ti a tu ex. Haz lo que puedas para que vean el mejor lado posible de su padre y de su madre.

5. Haz lo mejor que puedas tu trabajo de custodia compartida

Cada caso es diferente, pero la custodia compartida permite que tus hijos crezcan con el padre y con la madre. Por tanto, es la solución más deseable (siempre que sea posible) en el caso de separación o divorcio. Sean generosos el uno con el otro para que ambos padres puedan encontrar soluciones prácticas a las complicaciones que este acuerdo inevitablemente implicará.

Muchas veces, ya es difícil para un matrimonio conciliar trabajo y familia, y aún más cuando uno de los padres tiene que asumir la carga completamente solo por unos días, como en la custodia compartida. Situaciones como enfermedades o exigencias especiales en el trabajo pueden volver la custodia compartida aún más difícil.

Cuando sea difícil cumplir tus deberes de cuidar de tus hijos de acuerdo con el calendario que acordaste con tu ex, pide ayuda a tus amigos y familiares, especialmente a los abuelos, tíos y tías de los niños. Tus hijos necesitan ver que siguen teniendo una familia que los ama.

La separación y el divorcio nunca son situaciones deseables, pero a veces nuestro camino en la vida se altera y toma una dirección que no esperábamos. Cuando una relación se rompe, debemos recordar siempre que seguimos teniendo la responsabilidad, como padres, de hacer todo lo posible para garantizar que nuestros hijos puedan crecer sabiendo con seguridad que su madre y su padre los quieren y nunca los abandonarán.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.