¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Tres actividades para enseñar a los niños a resolver conflictos

ENFANTS QUI JOUENT ENSEMBLE
© Shutterstock
Comparte

Tarde o temprano, los niños tendrán que enfrentar conflictos en sus vidas. Por ese motivo, tener herramientas adecuadas para lidiar con la situación es fundamental. ¿Cómo podemos transmitirles esa habilidad?

Una parte fundamental de la crianza y la educación es enseñar a los niños a resolver conflictos.
Para eso, ellos deben aprender a expresar sus sentimientos, desarrollar habilidades de comunicación y tolerancia, mejorar la capacidad de trabajar en equipo y pensar en el bien común.
Existen diferentes actividades que son muy útiles para alcanzar ese objetivo, principalmente en el medio educacional. A través de ellas, la dinámica de resolución de conflictos es establecida de manera lúdica y divertida para los pequeños. Enseguida, veremos tres ejemplos de actividades para enseñar a los niños a resolver conflictos.

Actividades para enseñar a los niños a resolver conflictos

1. El círculo

La actividad del círculo tiene como objetivo mostrar que cada persona tiene sus propias motivaciones que, a su vez, son diferentes de las motivaciones de otras personas.

Además, se busca enseñar a los niños a entender y respetar la opinión de sus compañeros, aunque sea contraria a la de ellos. De esa forma, se pretende enseñar a los niños a resolver conflictos.

Primero, encuentra a algunos niños que se ofrezcan voluntarios para formar un pequeño círculo, pueden ser seis o siete. El resto de niños formará un círculo mayor alrededor de ellos.

El mediador de la actividad, que generalmente es el profesor, propondrá un tema a discutir.

Por ejemplo, puede ser un conflicto real que haya existido en el grupo o un problema ficticio.

Los niños que formaron el círculo menor discuten el problema. Cuando terminan, el resto de sus compañeros de clase discuten ese mismo asunto.

En esa segunda discusión, también analizaremos por qué los niños se ofrecieron como voluntarios y cuáles fueron sus motivaciones.

De la misma forma, deben discutir sobre cómo se sintieron cuando las opiniones de otros niños no coincidieron con las propias, si eso hubiera sucedido. Entonces, se debe analizar si los diferentes puntos de vista fueron respetados o no.

Finalmente, se realiza una evaluación para saber si alguien cambió de opinión con ese ejercicio. El papel del mediador es fundamental en esta actividad.

2. La tela de araña

En la actividad de la tela de araña, todos los participantes deben pasar por una tela de araña sin tocarla. El objetivo de ese juego creativo es estimular la capacidad colectiva de tomar decisiones y resolver conflictos. Los niños aprenderán a confiar en sus colegas y a valorar la cooperación.

Para realizar esta actividad, necesitarás una cuerda y un espacio grande, de preferencia al aire libre. Entonces, serán necesarios dos postes o árboles para amarrar la cuerda de cada lado.

Antes de empezar la actividad, construye una tela de araña entre los árboles con la cuerda. Deja espacios de varios tamaños, con los espacios mayores un poco más altos.

El objetivo es que los niños pasen del otro lado de la tela sin tocar la cuerda. Para lograr eso, deben pensar juntas sobre cuál es la mejor manera de pasar por los espacios y ayudarse unos a otros.

Puedes aumentar la motivación de los niños creando una historia de terror en torno a la necesidad de “escapar” atravesando el enmarañado.

Al final de la actividad, haz una evaluación a través de un debate entre todos los participantes. En esa discusión, serán analizados los mecanismos de cooperación implementados, y que los niños expongan cómo se sintieron a lo largo del ejercicio.

La actividad de la tela de araña permite enseñar a los niños a resolver conflictos en grupo. Como consecuencia indirecta, esa actividad también ayuda a la socialización de los pequeños.

“A través de las actividades para enseñar a los niños a resolver conflictos, la dinámica de aprendizaje se establece de forma lúdica y divertida.”

3. La representación

La dinámica de la representación – o juego de interpretación de papeles – también es muy usada para enseñar a los niños a resolver conflictos.

El principal objetivo es desarrollar e incentivar la empatía entre los participantes. Se trata de escenificar una situación real o inventada. Para eso, el grupo puede tener hasta aproximadamente veinte participantes.

El instructor o profesor debe proponer una situación de conflicto. Si dentro del grupo hubiera una situación que ha generado tensiones o peleas, puedes aprovechar esa oportunidad para lidiar con ello. También puedes inventar una situación hipotética.

PRESCHOOL KIDS SINGING
My aim is true | CC BY 2.0

Pide que algunos niños se ofrezcan voluntarios para interpretar los diferentes papeles de los personajes que serán los protagonistas de la historia. Enseguida, ellos tendrán algunos minutos para estudiar su personaje.

Después se realiza una representación de la situación. El último paso es hacer un debate entre todo el grupo. En esa discusión intentaremos llegar a un punto de entendimiento común, una especie de acuerdo.

Como puedes ver, todas estas actividades son simples y divertidas. Por lo tanto, tendremos la atención y motivación de los niños para que participen en ellas, principalmente por estar en el ambiente escolar y con sus amigos. Escoge la actividad más eficaz y enseña a los niños esa importante habilidad para el futuro.

 

Por Sou Mamãe

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.