¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

3 cosas que recordar cuando cuidas al hijo de otra persona

BABYSITTER
Shutterstock
Comparte

Ten estos consejos en mente cuando estés cuidando de niños ajenos

¿Vas a cuidar de algún niño este fin de semana? Tal vez estás haciendo una buena acción para tu hermano o hermana. O tal vez estás siendo una excelente vecina y has aceptado ayudar a la familia de al lado. Aquí te presento algunos consejos de mis muchas horas cuidando niños ajenos.

1. Dedica atención

La diferencia entre cuidar bien o no es cuán involucrado se está. No confíes en una pantalla para hacer tu trabajo. Los niños quieren tu atención, especialmente porque eres adulto y diferente de sus papás. Jugar juegos de mesa o leer libros generalmente es un buen camino.

Los niños pueden pedirte que juegues a algo imaginario, y eso puede ser desafiante al principio. Por ejemplo, ellos pueden decirte que deberías ser el rey de los osos en el zoológico y que es hora de hacer una reunión con los osos. Si no eres oso desde hace algún tiempo, puedes tener dificultades con la tarea a realizar. No te preocupes. Los niños son muy comprensivos cuando se trata de los juegos, y tú generalmente solo necesitas seguir el ejemplo y el juego seguirá adelante.

2. Trae algo contigo

Aunque sea solo un libro para colorear, un antiguo juego de mesa o un libro infantil, los juguetes desconocidos son más excitantes que los juguetes actuales. Y no muestres lo que has traído de inmediato. Úsalo en un momento estratégico. Y recuerda que a los niños les gusta aprender nuevos juegos, canciones y habilidades.

Aunque no tengas ningún libro o juguete para llevar, puedes hurgar en tus recuerdos de infancia y enseñarles algo de tu época. Mi conocimiento de danza irlandesa y la capacidad de crear canciones extrañas siempre son útiles. Los trucos de mágica y los enigmas simples también son buenos, dependiendo de la edad de los niños.

3. Ten autocontrol

La parte más importante de tu trabajo es mantener a los niños bajo tus cuidados. Pero que sepas que ser una persona nueva e interesante puede hacer que los niños actúen con más euforia de lo normal. Ellos querrán impresionarte, o por lo menos llamar tu atención. Y eso puede implicar ruido y lío. Cuando un juego se vuelva muy eufórico, haz una pausa para merendar o tomar un refresco. La distracción es una técnica probada y comprobada en el arte de la gestión del caos con niños pequeños.

Otro momento en que los niños se quedan sin control es cuando están cansadas. Verifica con los padres cuál es la rutina normal de la hora de dormir. De esa forma, puedes saber cuándo empezar el proceso de dormir.

Cuidar de niños es un esfuerzo divertido y desgastante. Mientras juegas con los niños bajo tu responsabilidad y combines algunas técnicas de distracción preventiva para gestionar juegos muy indisciplinados, todos deben tener un tiempo agradable y seguro.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.