Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Theresa May dimite… ¿Y ahora qué?

BREXIT
Shutterstock/Nicolas Economou
Comparte

Fue el “Bréxit” el que puso a May al frente del Gobierno británico, y ha sido el “Bréxit” el que la ha hecho dimitir tres años después.

Finalmente, Theresa May ha tirado la toalla, ha dimitido como Primer Ministro del gobierno británico y como presidenta del Partido Conservador. Después de tres derrotas parlamentarias y de numerosísimas conversaciones con sus colegas de la Unión Europea, a nivel bilateral y multilateral, no ha conseguido el beneplácito de la Cámara de los Comunes ni cambiar las cosas en Europa.

Los 27 países de la UE han actuado siempre de manera compacta. “El problema lo tiene Londres, y solo Londres”, decía Bruselas. Y es verdad. Y hoy, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, dijo que sea quien sea el sucesor, “el acuerdo de la UE sobre la retirada de Gran Bretaña (el Bréxit) no se va a tocar”.

Todo el mundo conoce, en Europa, que Gran Bretaña solo buscaba en Bruselas ventajas, y en todas las negociaciones Londres buscaba sacar provecho. Por eso estaban convencidos –May también—que Bruselas daría el brazo a torcer concediendo una y otra vez nuevos pactos, y lo único que han conseguido es aplazar el acuerdo que dependía solo, y únicamente, del parlamento británico. Han pasado tres años.

“Ha llegado la hora de que sea otro primer ministro el que lidere el país”, ha dicho Theresa May delante del número 10 de Downing Street, donde al otro lado de la calle estaba una nube de periodistas y su marido. Vestida de rojo, May ha dicho que “ocupar este puesto ha sido el mayor honor de mi vida. He sido la segunda mujer en ocupar el cargo, pero no seré la última”.

Han pasado tres años desde que se celebró el referéndum sobre el Bréxit que ha dividido profundamente a los británicos y que provocó la dimisión de David Cameron como primer ministro. El referéndum se ganó, o se perdió, por la mínima. A Cameron le sustituyó Theresa May, y lo primero que dijo fue: que “Bréxit is Bréxit”. O sea: voy a sacar adelante el Bréxit. No quiso May un bréxit duro, una salida de la Unión Europea sin acuerdo, como le pedían los halcones de su partido, entre ellos Boris Johnson, ex alcalde de Londres y ministro de Exteriores por poco tiempo de May. Durante el tiempo como primera ministra, May no solo perdió tres rotundas votaciones en el Parlamento, sino que le dimitieron 36 ministros y cargos del Gobierno que no veían claro el camino que seguía May.

Los laboristas, liderados por Jeremy Corbyn, de 70 años, jugaron a la indefinición y hasta a favor del bréxit durante el referéndum y después se han dedicado a ponerle zancadillas a May, a pedir otro referéndum y hasta elecciones anticipadas. Han buscado más el interés de su partido que el interés de Gran Bretaña. Los irlandeses de Norte y los escoceses están contra el bréxit en su mayoría. Los escoceses por principio y los irlandeses del Norte porque no quieren ni oír hablar de establecer (o mejor reestablecer) una frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, ya superada con los años de permanencia de Gran Bretaña en la Unión Europea.

¿Qué va a pasar ahora? Theresa May estará en el cargo hasta el día 7 para poder recibir la visita del presidente Donald Trump prevista para la primera semana de junio. Y después entrará en funciones. El Partido Conservador deberá elegir sucesor de Theresa May y posteriormente convocar elecciones. De momento, los británicos han elegido ya a los diputados al Parlamento Europeo cuando muchos esperaban que no tuviera que elegirlos tras conseguir el bréxit.

¿Quién sucederá a May? En las distintas cancillerías europeas señalan como muy probable que a May le sustituya Boris Johnson, un halcón, partidario del bréxit duro, es decir sin acuerdo, lo que será muy gravoso para Gran Bretaña, pero también, aunque menos, para los países miembros de las Unión. Bruselas se ha ido preparando para un bréxit “duro” en este tiempo, o sea que se espera cualquier cosa. Lo que no quiere Bruselas es que se continúe con esta indefinición que mantiene Londres de no saber si será un bréxit u otro. Esto repercute en la economía de las empresas europeas de forma negativa.

La noticia de la dimisión de Theresa May, no por esperada, ha causado preocupación en Europa, ante la posibilidad de un Bréxit “duro” si ganan los halcones conservadores y laboristas. Boris Johnson es un excéntrico y un hombre carente de rigor, y cercano al líder ultranacionalista Nigel Farage.

“Siempre lamentaré no haber sido capaz de sacar adelante el bréxit”, ha dicho May. Mientras tanto, sigue en el aire el sueño de una Gran Bretaña libre de ataduras de la Unión Europea camino de un cierto retorno al imperialismo, naturalmente apoyado por Rusia y China y ahora veremos si también Donald Trump, interesados en que Europea se disgregue.

La Unión Europea impuso como fecha límite para el bréxit el 31 de octubre próximo. ¿Qué puede ocurrir? El futuro no está escrito.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.