Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 02 agosto |
San Alfonso María de Ligorio
home iconEspiritualidad
line break icon

El día en el que Dios transformó mi miedo

flowers

Nature photos | Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 24/05/19

En la oscuridad, Dios me dispuso para un encuentro más profundo...

Pasaba por un momento muy difícil, no quería llorar más, no podía rezar y la palabra de Dios me hería. Sentía que ya no podía acumular más tristeza y desilusión en mi corazón.

Sabía que necesitaba más pero quería seguir sobreviviendo según mis parámetros y mis formas de entender la vida. Sabía que necesitaba a Dios, que Él me quería decir algo, pero me dolía demasiado recibirlo como Él se me quería dar.

Hasta que me rendí y Dios lo derrumbó todo. Ahí donde yo decía: ya no se puede nada, Él comenzó todo.

Entendí que Dios me amaba también cuando no quería ser reducido a lo que ya había entendido o experimentado de Él. Me di cuenta de que Él era mucho más y que lo que tenía de Él era muy poco. Que había tratado de retenerlo, de poseerlo y que como no lo había logrado había fracasado hasta el punto de pensar que nada tenía sentido.

En el silencio, en la ausencia, en la oscuridad, Dios me dispuso para un encuentro más profundo. Eso era lo que Él tenía preparado para mí y yo no lo sabía.

No era que todo lo que me dolía se había ido, sino que pude verlo de forma diferente.

Sabe más el que sabe que Dios no es nada de lo creado. Sabe más el que no limita la realidad a la experiencia. Sabe más el que no busca poseerlo sino que lo deja ser Dios.

Porque, aunque todo eso nos deje pobres y desnudos, es una gracia de desilusión pues nos permite lanzarnos a la certeza de que las personas, las cosas, las situaciones no son el destino.

Aunque era de noche, Señor, pude verte, pude ver en la oscuridad, pude entender a la noche. Fui herida de dicha y pude ver lo cierto en la incertidumbre.

Comprendí de lo que se trataba la violencia y la ternura del amor. Un amor que se recibe, no se posee; un amor que se vacía para estar lleno y que no se cansa de buscar.

Ese día, puedo decir con absoluta certeza: mi vida cambió para siempre.

En algunos momentos me siento triste y las cosas no salen como yo quiero. Todavía siento miedo y frustración. Todavía me duele. Todavía sigo queriendo retener a Dios. Sigo confiando más en el día y a veces me cuesta atravesar las cosas para llegar a Él. Pero ahora no desespero, espero y recibo.

Trato todos los días de recordar quién es el que continuamente me está amando y busco permanecer en ello, pues aprendí que la memoria no es recordar que alguna vez lo vi o tuve su amor, la memoria es tomar conciencia de que cuento cada día con su amor.

Todo sucede, todo pasa, todo deviene… por lo tanto hay que buscar el equilibrio, poner los pies en la tierra y abrazar la realidad. Tener presente que no soy más que un pedacito diminuto de tierra que quiere cielo.

Abrazar la noche estrellada donde está la profunda certeza de mi fe, que es también, la misma noche estrellada en la que todo se agita… porque esa es la aventura de existir.

Espero y recibo de Dios y de la realidad. Porque la verdadera respuesta no está en la conciencia de un mandamiento sino en la certeza de ser absolutamente amado.

Cuánto tiempo pasó, y sin embargo, al fin, comencé a ser como una niña y a intuir lo que es la verdadera paz…

Tags:
diospaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
4
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
5
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
6
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
7
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.