Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Meriendas de cumpleaños: ¿Hay que organizar por fuerza una “megafiesta”?

Por JFunk/Shutterstock
Comparte

¿Un niño está descontento o avergonzado si sus padres le organizan ellos mismos su fiesta de cumpleaños? Aunque los padres asuman hacerlo todo de manera “sencilla”, en comparación a los súper eventos en miniatura que se ven hoy día, es inevitable que el niño se alegre al verse rodeado de sus amigos y al comprobar la implicación de sus padres

La necesidad de que las celebraciones sean por todo lo alto –igual que la factura– parece estar tomando unas proporciones un poco ridículas. “Las meriendas de cumpleaños clásicas están en vías de extinción”, asegura Valérie Halfon, asesora de gestión presupuestaria, en su libro Tout le monde en a un, sauf moi ! (ed. Albin Michel).

“Se acabaron los sándwiches de crema de cacao, el jugar a las sillas e incluso las yincanas: los cumpleaños se han convertido en pequeñas superproducciones, en escapadas al fast-food de turno o en eventos en parques de atracciones”.

Una escalada que aumenta cada vez más y que se recrudece con la edad de los niños. Los niños ya no saben los que es organizar una búsqueda del tesoro en la plaza o en el patio. Ahora les invitan a jugar al centro de laser game, a los parques recreativos o a ir a mini discotecas.

El no va más es recibir a domicilio a un animador contratado que divierta a la galería organizando actividades sobre los temas más variopintos: una tarde en compañía de Ladybug, un escape game en casa o un taller de cine. Visto lo visto, ¿cómo hacer frente a la presión de los hijos, de la sociedad, si no queremos (o no podemos) entrar en el juego de los cumpleaños deluxe?

Asumir las convicciones

Si nos empeñamos en organizar una fiesta con una búsqueda del tesoro, una carrera de sacos y otros juegos en grupo en la plaza del barrio, ¿nos arriesgamos a quedar como unos extraterrestres?”, pregunta Valérie Halfon. Si mantenemos las sillas musicales y la yincana, ¿vamos a singularizar a nuestro hijo hasta el punto de incomodarlo y marginarlo?

La asesora es tajante: “¡Pues no! Si tenéis seguridad y estáis convencidos de vuestros valores, vuestro hijo también lo estará. Cuando dudamos es cuando los niños comienzan a dudar también”.

Si pensáis las actividades juntos, si implicáis a vuestro hijo en la decoración o en la elaboración de un pastel, si le hacéis comprender que estáis encantados de organizar vosotros mismos el cumpleaños, seguro que vuestro hijo también estará contento.

Sin duda os sorprenderá comprobar que a sus amigos en realidad también les interesa el juego de la silla y disfrutan jugando, por viejo que pueda parecer el juego. Y ya verás cómo se implican al máximo en la búsqueda del tesoro que, a fin de cuentas, tiene mucho más encanto porque es un juego “casero”.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.