Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La elección más decisiva de la vida

PRUDENCE
Jacob Lund - Shutterstock
2. Estudiar los asuntos antes de decidir.

Implica dedicar tiempo y poner la cabeza.

Comparte

El corazón se calma y sueña cuando abraza este "sí"

Mi sí no es como el de María. El mío se aferra a la roca, al agua en calma del lago, a la madera de mi barca. Pero vuelve a retumbar con fuerza en mi garganta. Digo que sí. Brota del pozo de mi alma un sí profundo y sereno. Paz sagrada.

Se hace fuerte la entrega en la hondonada de mi corazón. Como un grito que dice que sí a la vida como es hoy. Como es ahora. Diferente a aquella que esperé un día. Es mi sí a mi historia, a mi vida, a mi camino, a mis renuncias, a mis miedos.

Y pronuncio mi sí en el lugar sagrado de mi alma. Allí donde sólo Dios entra de puntillas. A recoger en sus manos abiertas mi respuesta. Lo hace en silencio respetando siempre mi libertad, que es sagrada.

Quiero repetir que quiero amarlo en medio del hondear de las velas de mi barca. En medio de todos mis dilemas que turban mi mirada. En medio de mis retrasos y ausencias.

Me postro de rodillas ante la imagen de Jesús hecha carne en la historia. Escucho en silencio su voz calmada que me dice cuánto me ama. Y que no tema. Que confíe.

Guardo bien dentro de mi alma su sí lleno de amor. El sí que da seguro a mi vida para siempre. Me impresiona.

Yo entrego mi sí que renuevo otra vez, tembloroso, ante las piedras sagradas. Y me quedo tranquilo sabiendo que la vida es larga, es eterna.

Y los días son tan cortos que se me escapan entre los dedos. Y mi sí sólo tiene valor en este presente caduco.

Basta para el sí del día que se apaga al llegar la puesta de sol. Quizás es suficiente con ese sí sencillo. Un sí con semilla de eternidad que se renueva cada mañana.

Contemplo callado la piedra testigo del sí sagrado de María. Hic, nunc. Aquí, ahora. Así sucede todo. En una hora exacta. En un momento preciso.

El Verbo se hace carne en el vientre de María y cambia todo de golpe en presente para la vida del hombre, para mi vida.

No cambia sólo por fuera, cambia por dentro. Así suele ser con las cosas importantes. Las que suceden dentro del alma, aunque parezca por fuera que la vida sigue igual y que nada ha cambiado.

Pero no es así. María pronuncia un sí definitivo. Y un no a lo que no es verdadero. Algo cambia en la tierra sagrada que piso. Algo cambió ya entonces. Algo sigue cambiando en medio del desprecio y la ignorancia.

La vida ya no sigue el mismo rumbo que antes. De repente algo se rompe en la roca. Una hendidura. Una grieta por la que corre una vida nueva. Algo comienza. Algo muere.

Algo nace de entre las cenizas y las lágrimas. Un nuevo camino se convierte en propuesta de vida para todo hombre. Un camino hollado que quiere volver a ser hollado. Una y mil veces.

Tantos síes en cadena a lo largo de una historia santa. Jesús necesita mi sí. Sé que todo sucede en lo profundo de mi alma antes de que pueda tener un eco en el mundo que me rodea.

Como esa canción cantada suavemente sin que todos la escuchen, sólo algunos. Poco importa. La vida pasa y queda mi sí grabado sobre roca. Y también queda mi no. Mi respuesta sincera. Una o la otra.

Mi decisión firme para amar o no amar. Es la decisión que de verdad importa. Y el corazón se calma y sueña cuando abraza el sí. Se arrodilla y busca.

El sí es un sí a la vida verdadera, eterna, llena de esperanza. Entre las sombras surge un rayo de vida. Un momento decisivo en el que digo que sí de nuevo. Con los miedos sujetos en mis manos. Para que no se escapen. Para que no hagan daño.

Y me alegra la mirada confiada de María puesta sobre mi vida. Cree en mí más que yo mismo. No sé muy bien por qué confía tanto en mis palabras, en mis obras. Cuando me ha visto tantas veces tambalearme y caer. Pero cree en mí más que nadie.

La mirada humana de los que creen en mí también suma, construye mi pobre confianza. Yo que sigo dudando tanto de mí mismo.

El silencio de muchos me sostiene. Y mi propio silencio mientras digo muy quedo que sí. Que amo. Que le sigo. Que le entrego mi vida. Que quiero navegar en su barca. Por su lago. En sus tormentas. Caminar sobre las aguas. Soñar despierto.

Sí. Una vez más. Para siempre. No me importa el tiempo. Ni el dolor ni el cansancio. Sigo a Jesús por los caminos. Para siempre.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.