Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 02 agosto |
San Alfonso María de Ligorio
home iconEspiritualidad
line break icon

11 frases de Guadalupe Ortiz de Landázuri, primera mujer del Opus Dei beatificada

Opus Dei Communications Office-(CC BY-NC-SA 2.0)

Dolors Massot - publicado el 18/05/19

La figura de esta química emerge como pionera de mediados del siglo XX. Su vida está vinculada a México

Guadalupe Ortiz de Landázuri es la primera fiel laica del Opus Dei que es beatificada por la Iglesia Católica. Antes que ella, de la Prelatura fue canonizado el fundador, San Josemaría, y beatificado su sucesor, Álvaro del Portillo, ambos sacerdotes.

La ceremonia de su beatificación, en Madrid, tendrá lugar hoy 18 de mayo a las 11.00 horas en el palacio de Vistalegre y estará presidida por el prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, monseñor Giovanni Angelo Becciu. Contará además con la presencia del prelado de la Obra, monseñor Fernando Ocáriz.

En las redes sociales, puede seguirse la información con el hashtag #beGOL y acaban de salir al mercado dos biografías, «En vanguardia. Guadalupe Ortiz de Landázuri (1916-1975)» de Mercedes Montero y «La libertad de amar. Guadalupe Ortiz de Landázuri» de Cristina Abad.

Guadalupe Ortiz de Landázuri nació en Madrid (España) en 1916. Se licenció en Ciencias Químicas y cuando ya comenzaba su actividad profesional decidió entregar su vida a Dios viviendo el espíritu del Opus Dei.

Su vida es la de una cristiana «normal», de la calle, emprendedora, que trabaja, que viaja y que lucha por agradar a Dios en todas las situaciones que la vida plantea: su profesión, la atención a su familia, el impulso apostólico del Opus Dei, la formación de muchas mujeres… Sin saberlo fue una pionera del avance de la mujer en la sociedad de mediados del siglo XX.

Fue una de las tres primeras mujeres que en 1950 comenzaron el Opus Dei en México, donde dejó una profunda huella. Por problemas de salud (concretamente a causa de una patología cardíaca que le acabaría produciendo la muerte en 1975) tuvo que regresar a Europa (Italia y de nuevo España). Ahí seguiría trabajando como docente, con espíritu investigador, disponibilidad y a la vez un gran sentido práctico de la entrega. Todo eso bañado en alegría: una expresión con la que remataba muchas veces sus comentarios era «…y tan contenta». 

Llevando una vida plagada de incertidumbres que ella asumía como retos apasionantes, fue creciendo en vida interior y sus deseos de santidad fueron tomando forma en multitud de detalles que han relatado las personas que la conocieron. Todo eso hace de ella un modelo que la Iglesia presenta ahora a los fieles laicos para llegar al cielo. Una iniciativa en la que el Papa Francisco está empeñado especialmente para transformar el mundo animando a los católicos a que vean que es posible ser santos. Desde hoy es intermediaria ya como Beata, para lo cual se ha probado además un milagro.

Guadalupe Ortiz de Landázuri no escribió ningún libro de espiritualidad, pero algunos textos de sus cartas así como el testimonio de otras personas nos permiten esbozar trazos desu personalidad que la han llevado a los altares.

Su vocación al Opus Dei

«Recuerdo (…) cuándo conocí al Padre (…). Una tarde de finales de enero del invierno madrileño de 1944. Yo acababa de terminar la carrera de Ciencias Químicas y estrenaba mi primer trabajo profesional dando clases (…). Nos sentamos y me preguntó: ‘¿Qué quieres de mí?’. Yo contesté, sin saber por qué: ‘Creo que tengo vocación’. El Padre me miraba… ‘Eso yo no te lo puedo decir. Si quieres, puedo ser tu director espiritual, confesarte, conocerte, etc.’ Eso era exactamente lo que yo buscaba. Tuve la sensación clara de que Dios me hablaba a través de aquel sacerdote, no sólo con sus palabras, sino con su oración de petición por mí, que se reflejaba en lo que pensaba mi cabeza y hablaba mi boca. 

Sentí una Fe grande, fuerte reflejo de la suya y me puse en sus manos para toda mi vida. En los días sucesivos fui descubriendo y conociendo el espíritu del Opus Dei y el día 19 de marzo de 1944 pedí la admisión en la Obra».

El Padre: se refiere al fundador del Opus Dei, san Josemaría, que en aquel momento tenía 42 años.

Confianza en Dios

12.XII.1945

«Padre: hoy es mi santo. Soy muy feliz y estoy muy contenta. D. Álvaro me pregunta siempre si de verdad estoy contenta y lo estoy más que nunca en mi vida. Aunque veo que todo lo hago con muchos defectos (vanidad y amor propio, sobre todo) noto tanto que me ayuda el Señor que estoy segura de que si Él se empeña llegaré a agradarle de verdad.»

…Y tan contenta

19.I.1947

«Me esfuerzo en la oración y en el orden en todo (…), y cuando hago el examen por la noche y veo tantos fallos (normas, presencia de Dios, momentos de genio o de vanidad) me humillo mucho y tan contenta (…)».

Normas: se refiere al conjunto de prácticas del plan de vida espiritual que viven los fieles del Opus Dei.

Esta expresión, «y tan contenta», la empleó de forma práctica siempre. Mostraba con ella su alegría y su confianza en Dios.

Sencillez

28.IX.1952, desde México.

«Te escribo medio ‘postrada en cama porque hoy me levanté por primera vez de la picadura de un bicho que, si me descuido, RIP, pero esta vez ya pasó, gracias a las penicilinas… y a lo fuerte que soy, gracias a Dios». Más tarde, en 1954, sufrió la picadura de un alacrán y aquella situación la llevó a escribir en una anotación: «No tengo miedo a la muerte».

Fortaleza

Del testimonio de Hortensia Chávez, que la conoció en México: » (Un día) ella subía unas escaleras y yo estaba arriba pero no me veía. Se notaba que subía fatigada, tal vez porque ya el corazón le empezaba a fallar por la altura, pues eran los últimos meses de su estancia en México, y, según subía iba diciendo: ‘Dios mío, no puedo más, no puedo más’. Y al acercarse arriba y verme, soltó una carcajada y me dijo ‘¿te he asustado?. Y siguió como si nada. Esto, a mi modo de ver, es la gran fortaleza que ella tenía ante cualquier dificultad».

Deseos de santidad

12.XII.1955

«Para todo esto, que Dios quiere que se vaya haciendo (…) sólo hace falta santidad personal; yo quiero tenerla, pero comprendo que me falta mucho. Cumplo las normas, tengo voluntad de servir, me trago mi genio (que lo tengo fuerte), estoy siempre contenta, pero de eso a ser alma contemplativa y santa, falta mucho todavía.»

Ocurrente

12.XII.1955

«Padre, ya llevo muchos años haciendo cabeza, ¿no sería bueno empezar a hacer pies? Pero ya sabe que aquí, o donde me ponga, estaré contenta sirviendo a Dios en la Obra».

Empatía

María Ángeles Canel dejó escrito este testimonio. Recién operada del corazón, «subí a verla y estaba llena de sondas y tubos, con los brazos abiertos, como en cruz. Me sonrió, pero se dio cuenta de que yo me quedé algo impresionada al verla. Le pregunté, por decir algo: ¿qué quieres que te traiga mañana? Y, riéndose, como para quitarme la primera impresión, me contestó: ‘Tráeme chocolate con churros’. No lo olvidé en toda mi vida».

Valentía y filiación divina

7.II.1960

«Yo, como siempre, llena de ilusión en lo que hago ahora y en lo que en cada momento dispongan de mí. Ya sabe, Padre, que humanamente soy un topo, pero con la ayuda de Dios y de la Obra, nada me asusta».

Amor a México

«Ese México lindo, inolvidable, al que quiero con toda mi alma (…) No se me olvida lo sabroso de los antojitos». Seguramente no olvidaba que, en los comienzos de la labor apostólica en esas tierras, ganó un concurso porque tomó 16 chiles, más que ninguna otra persona. Su mexicanidad desde aquel día estaba a prueba de bomba. En 1960, estando de vuelta en España, en su santo no faltaron los frijoles, aguacates y mariachis.

Visión sobrenatural y apostólica

12.II. 1962

«Esto es lo único que ocupa mi cabeza y mi corazón; cosas pequeñas y concretas de estos encargos que, al llevarlas a la oración, se agrandan pensando que estas mismas cosas ocurren ya en todos los países.»

Tags:
beatificacionlaicosmexicomujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
4
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
7
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.