Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Muere a los 102 años el arquitecto que hizo la polémica Pirámide del Louvre

TAJEMNICE LUWRU
Comparte

Ieoh Ming Pei levantó el que hoy es uno de los monumentos más icónicos de París

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Ieoh Ming Pei pasará a la Historia de la Arquitectura como autor de uno de los monumentos arquitéctonicos contemporáneos mas famosos del mundo: la Pirámide del Louvre. Aquí puede verse una galería fotográfica: 

Pei falleció la noche del jueves un mes después de haber cumplido los 102 años, según informó su hijo.

Nacido en Cantón (China) en 1917, emigró a Estados Unidos a los 18 años y allí se graduaría en Arquitectura por el ya entonces prestigioso MIT (Massachussets Institute of Technology). Su trayectoria profesional fue en ascenso hasta que en 1983 se le concedió el Premio Pritzker, comparable a un “Nobel de Arquitectura”.

Pei, sin embargo, alcanzó la fama mundial cuando en 1989 el presidente de Francia François Mitterrand le encarga -a dedo y sin concurso público- el proyecto de renovación del acceso al Museo del Louvre. A Pei se le ocurre algo extremadamente rompedor: ante los majestuosos palacios parisinos, planta una enorme pirámide de cristal de 21 metros de altura que recuerda a las Pirámides de Egipto.

La polémica se desata entonces. ¿Por qué una pirámide? La construcción se presenta como algo sorprendente que evoca a los tesoros del Antiguo Egipto que pueden verse en las salas del Louvre, pero también a la grandeur y el esplendor de la Francia de Napoléon. Todos recuerdan la exclamación del Emperador ante las Pirámides: “¡Soldados, desde lo alto de estas pirámides cuarenta siglos os contemplan!”. 

Polémica sobre las “obras faraónicas”

Pei supo llenar la obra arquitectónica de un mensaje que llegaba con facilidad al público, resituaba a París en el eje principal del turismo cultural y servía a la vez para hacer de Mitterrand un presidente remarcable por su contribución a la cultura, algo que precisamente se le criticaba diciendo de él que eran “obras faraónicas”.

Formado en la cultura milenaria china, una de sus obsesiones era la permanencia en el tiempo de sus obras, que contrastaba con el auge de la arquitectura efímera promovida en los años 80 y 90 por la bonanza económica del sector inmobiliario en Estados Unidos. De ahí que le gustara construir museos, el último de los cuales fue el de Arte Islámico de Doha (Qatar), que firmó en 2008, cumplidos los 91 años.

La Pirámide del Louvre sigue siendo, 30 años después de su inauguración, uno de los elementos del skyline de París más fotografiados (además de la Torre Eiffel) y se ha incorporado a la globalización. En Instagram es una imagen frecuente que, además, revive por las noches gracias al sistema de iluminación que la convierte en una gran escultura.

Hoy en el acceso al Museo del Louvre, donde pueden verse obras maestras de entre las que destaca “La Gioconda”, sin duda las colas del público en torno a la Pirámide serán el mejor homenaje a Pei.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.