Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Saber perder es una gran victoria. Descubre por qué

RAILWAY;
Comparte

¿Has fracasado en algún proyecto? ¿Invertiste un tiempo en algo que no ha tenido el éxito que esperabas? Saber perder es importante para que encuentres un tesoro de lecciones incluso en las malas épocas

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Hay momentos en la vida en que las cosas salen francamente mal. No todo va como en las películas ni acudió a nosotros un superhéroe para ayudarnos en el último momento, así que toca aceptar que hemos perdido:

-en lo personal, quizá se ha roto una relación familiar que era esencial.

-en lo profesional, un proyecto ha fracasado estrepitosamente y nos ha dejado en mala posición económica.

-en lo social, tal vez tenemos dificultades para encajar en un nuevo entorno y no nos lo ponen fácil.

Son algunos ejemplos. Cada cual puede rellenarlo con su situación, porque a todos nos pasa o nos ha pasado. ¿Hay que esconder los fracasos? En muchas empresas de reclutamiento valoran actualmente a las personas no solo por su currículum de estudios y trabajos anteriores sino concretamente por cómo supieron superar una dificultad.

Esto es así porque la experiencia del fracaso es la mejor manera de demostrar tus aptitudes en cuanto a resiliencia, fortaleza, tenacidad, constancia, perseverancia…

No hay por qué avergonzarse de haber perdido. En español decimos “el que tiene boca se equivoca”, que es lo mismo que decir que es lógico que nos ocurran cosas, dificultades o problemas si uno emprende algo, pero es mejor que ocurran esas cosas y no que nos quedemos sentados mirando pasar la vida.

Luchar y esforzarse por superar un problema importante es toda una lección de vida. Hay quienes han de luchar por salir adelante después de una enfermedad. Otros por sacar adelante a su familia con escasos recursos económicos. Todos coinciden en una cosa: hay que olvidarse de sí mismos, focalizarse en el objetivo y poner todas las fuerzas para salir adelante.

En ese camino de saber perder hay algunos rasgos importantes:

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.