Aleteia

Papa declara venerable a la Madre Eufrasia Iaconis, religiosa «fuerte y normal»

EUFRASIA IACONIS
Public domain
Comparte

En su momento, en 2012, el propio Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires en aquel tiempo, fue quien presidió la clausura de la fase diocesana de la causa de esta religiosa

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Una de las figuras religiosas más importantes de los primeros años del siglo XX en la Argentina acaba de ser declarada venerable por el Papa Francisco. Entre los decretos dados a conocer este martes, figura el del reconocimiento a las virtudes heroicas de la sierva de Dios Maria Eufrasia Iaconis, religiosa fundadora de la Congregación de las Hijas de la Inmaculada Concepción en Buenos Aires, nacida en Italia pero de larga y prolifera vida en la Argentina.

Con este decreto se cierra un proceso que tiene una particularidad: quien confirmó las virtudes heroicas de la religiosa tras la profunda revisión de parte de la Congregación para las Causas de los Santos es la misma persona que presidió la clausura de la fase diocesana de la causa. Es que el 2 de agosto de 2012 le tocó al entonces arzobispo de Buenos Aires cardenal Jorge Bergoglio presidir esa ceremonia.

Ver imágenes aquí (hacer click en galería): 

En esa ocasión, evocó que oyó hablar por primera vez de la Madre Eufrasia cuando tenía 17 años. Un sacerdote con el que se dirigía espiritualmente le habló de unas religiosas que tenían una característica: según dijo el Papa, apelando al humor, el cura le dijo que esas monjas “eran normales”. Y la explicación que le dio tenía que ver con su fundadora: “No olvidé su nombre, Eufrasia”, recordó el Papa, y explicó que en esa ocasión le dijeron que “había sido una mujer fuerte…Una mujer fuerte y una ‘monja normal’”.

“El Papa, con 17 años, nunca olvido el nombre de Eufrasia, ni la definición que hizo su director espiritual sobre ella: la santidad en la normalidad, su equilibrio y fortaleza, que la llevó a pasar situaciones dificilísimas para llevar adelante la congregación”, explicó a la agencia AICA la hermana Mabel Vetti, del Consejo General del Instituto.

Sofía Iaconis, quien luego cambiaría su nombre a María Eufrasia, nació en Casino di Calabria, hoy Castelsilano (Italia) el 18 de noviembre de 1867. A los 19 años vistió el hábito de las religiosas del Instituto Hermanas de Caridad Hijas de la Inmaculada, que había sido iniciado por su tía, Madre María Fabiano.

Desde ese instituto, respondió a la llamada para colaborar con los inmigrantes italianos en la Argentina, en particular con la atención del Hospital Italiano en Buenos Aires, ciudad a la que arribó en 1893. Pero en 1894, las religiosas ya colaboraban con el Hospital Italiano de Santa Fe, y en 1896, con el recientemente creado Hospital Pirovano. Ese año, además, fundaron su primer colegio, el Inmaculada Concepción, de Buenos Aires.

El crecimiento de la obra en la Argentina contrastó con la disolución del Instituto en 1901, motivo por el cual, con el apoyo del arzobispo de Buenos Aires fundó en 1904 una nueva familia religiosa. A los colegios, asilos y hospitales se sumó al poco tiempo la expansión del carisma fuera de la Argentina. En 1912, llega a Milán donde se fundó un noviciado. En ese noviciado ingresaría al muy poco tiempo la hoy beata Pierinia de Micheli, beatificada en 2010.

La Madre Eufrasia falleció el 2 de agosto de 1916 de Buenos Aires. Es parte de una generación de religiosas como la también venerable Camila Rolón, mujeres fuertes que respondieron a las necesidades de la Argentina de finales de siglo XIX y principio del XX, y buscando simplemente seguir su vocación obraron grandes obras para la Argentina y el mundo. Eran personas ‘normales’, profundamente entregadas a Dios, por la intersección de María Santísima y San José, que lograron extraordinarios frutos aún hoy vigentes.

Oración para pedir gracias la venerable Madre Eufrasia Iaconis

Oh Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo,
que derramaste abundantemente
tu amor y tus dones en la Madre Eufrasia,
fundadora del Instituto de las Hijas
de la Inmaculada Concepción de Buenos Aires,
te pido que me concedas a mí también
vivir en la caridad, en un constante servicio
a la Iglesia Santa, y con un profundo amor
a la Virgen Inmaculada. Dígnate glorificar
a tu sierva Eufrasia, y concédeme
por su intercesión, la gracia que te pido:…
(pídase). Amén.

Padre Nuestro. Avemaría. Gloria.

Quienes deseen, pueden escribir sus peticiones, ruegos y necesidades al mail cgenfic@fibertel.com.ar, y según expresan las Hijas de la Inmaculada Concepción todas las intenciones son ofrecidas en las Misas de los días 2 de cada mes, que se celebran a las 17.30, en la Capilla del Instituto Inmaculada Concepción, de Buenos Aires, donde descansan sus restos (Mario Bravo 563).

Más información de la Madre Eufrasia y contacto con la causa en: https://www.fic.org.ar

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.