¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

6 consejos para que tus decisiones sean más inteligentes

PODEJMOWANIE DECYZJI
Ashley Batz/Unsplash | CC0
Comparte

Frente a la elección, recojo datos durante mucho tiempo, los analizo, los verifico, los verifico y los analizo nuevamente. Intento ser lo más confiable y concienzudo posible, y pensaré cuidadosamente sobre los temores y discutiré todos los argumentos más de una vez.

En 1772, un amigo le pidió ayuda a Benjamin Franklin. Necesitaba consejos sobre cómo cambiar de trabajo. En respuesta, Franklin envió una carta en la que describía el proceso que usó él mismo, enfrentándose al dilema. Estoy segura de que conoces la anécdota histórica de la que estamos hablando: ha sido una lista bien conocida y apreciada de “pros y contras” durante siglos.

¿No es eso desconcertante? En la vida cotidiana, en el trabajo, en las relaciones, todavía estamos luchando con la toma de decisiones. Los tiempos han cambiado, pero ¿nuestro estilo de toma de decisiones sigue siendo el mismo?

Cuando tenía que decidir algo sola, recopilaba datos durante mucho tiempo, los analizaba, los verificaba, los comprobaba de nuevo y los analizaba nuevamente. Intentaba ser lo más confiable y concienzuda posible, pensaba cuidadosamente en mis temores y discutía todos los argumentos más de una vez. Cuando me preguntaba cómo podría mejorar mi toma de decisiones, encontré un libro fascinante: Decídete. Cómo tomar mejores decisiones en la vida y en el trabajo, de los hermanos Chip y Dan Heath.

Ellos proponen un proceso en cuatro pasos llamado WRAP (Widen your options – Reality test your assumptions – Attain distance before deciding – Prepare to be Wrong) Con su ayuda, preparé 7 consejos, gracias a los cuales el proceso de toma de decisiones gana en calidad. Aquí están:

1
Hay mas posibilidades

El profesor Baruch Fischhoff, de la Universidad Carnegie Mellon, pidió a un grupo de adolescentes que “informaran” sobre sus decisiones recientes. Los resultados fueron sorprendentes: resultó que el tipo más común de sus respuestas fue más bien del tipo “Voy a sonreír más”. El segundo tipo de problemas fueron formulados de manera cero-uno, por ejemplo, si renunciar a un novio o cambiar de trabajo. Teniendo en cuenta únicamente la elección entre sí o no.

Desafortunadamente, no solo los adolescentes caen en la trampa de su propia mente estrecha. Para no cometer un error, cuando te sientes a tomar decisiones, asegúrate de haber formulado el problema tu mismo . Amplía tu perspectiva, puede haber otras opciones o hay algunas que se pueden reconciliar entre sí. Por ejemplo, si Marek está luchando con una mala situación financiera, en lugar de preguntarse si cambiar de trabajo (sí / no), puede considerar luchar por un aumento de sueldo en la empresa actual, por comenzar su propio negocio o por emprender un proyecto adicional. ¡Hay más opciones!

2
Consulta a alguien más experimentado

¿Sabías que Sam Walton, el fundador de la cadena estadounidense de tiendas Wallmart, dijo “casi todo lo que hice, lo copié de otros”? Pudo viajar miles de kilómetros para ver soluciones innovadoras en una tienda de la competencia

¡Hay un método en esta locura! No tengas miedo de utilizar la experiencia de otra persona: puedes inspirarte y ahorrar tiempo al evitar los mismos errores. Cuando me planteé educar a los niños en régimen de homeschooling, visité un foro de padres que lo hacen. Inmediatamente de ellos descubrí qué sacrificios requiere y qué se puede obtener a cambio. ¿Quieres ir a otra empresa? En la era de Internet, tienes la oportunidad de contactar a un empleado y conocer la situación desde dentro antes de entrar en ella.

3
De lo general a lo específico

¿Eliges un libro o una película para la noche? Puedes encontrar rápidamente el artículo correcto en el servicio correcto. 7/10 no es malo, pero podría ser 8. ¿Por qué no lo es? Ve a los detalles y lee las opiniones individuales: tal vez la película tenga un doblaje deficiente, pero no te molestará porque has pensado verla en versión original…

Subimos de nivel: quieres abrir un jardín de infancia. Verifica los datos demográficos de la zona. Y luego comprueba cuántos jardines de infancia hay en tu área inmediata y cuántos se han cerrado en los últimos 3 años. Los datos que recabes, cuanto más concretos sean, más te ayudarán a decidir.

4
No te dejes llevar por las emociones

La forma más fácil de eliminar la influencia de las emociones coyunturales es preguntarse: “¿Qué recomendaría a un amigo en esta situación?” . El método 10-10-10, o técnicas parecidas, también puede ayudar. Si tomo una decisión, ¿cómo me sentiré con ella después de 10 segundos, 10 meses y cómo después de 10 años? ¿Quizás el estrés temporal será reemplazado por el alivio duradero? Tal vez valga la pena que te acerques a esta chica y le pidas algo, porque dentro de diez años no la recordarás ni será tu esposa.

5
Establece prioridades

Si aún estás luchando y te cuesta muchos nervios durante mucho tiempo, es muy probable que esta decisión afecte directamente las prioridades de tu vida. Primero, sin embargo, debes conocerlas. Cuando las especifiques, te ayudará a definir una opción más cercana a tu “corazón”.

6
Acepta la derrota

Quien no arriesga, no gana. Date el derecho de cometer errores. Cuando aceptes esto y tengas en cuenta la posibilidad de un fracaso, cada decisión nacerá con menos dolor. Con esto en mente, siempre puedes tener un plan B listo.

Creo que el proceso que nos acompaña en la toma de decisiones es fascinante. Con tantas variables y circunstancias impredecibles que aún nos esperan, es bueno tener las ideas claras sobre cómo decidimos.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.