Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Sabías que Venezuela estuvo a punto de llamarse Venecia?

VENEZUELA
Library of Congress
Comparte

Aunque la historia lo registra, muchos ignoran la existencia de este estrecho vínculo

Se discute si es Venecia o Venezia, así como hay discrepancia entre si primero fue Mirano o Murano. Hay quienes aseguran que el nombre real de la ciudad más bella de Italia junto a Roma –y sin duda la más romántica- es Venezia pues así la llamaban originalmente. Y hay una historia real que vincula ese nombre con Venezuela, que estuvo a punto de llamarse Venezia.

Sucede que  el cartógrafo italiano Américo Vespucio, en una expedición de exploración española, llamó de esa manera al  sorprendente paisaje que estaba ante sus ojos. Le recordó a Venezia y la llamó “pequeña Venezia”, lo que luego pasó a ser Venezuela. El nombre de Venezuela es, en consecuencia, una derivación de Venezziola.

Vespucio, acompañado de Alonso de Ojeda, en esa expedición naval de exploración en 1499 por la costa noroccidental del país (hoy conocido como Golfo de Venezuela), divisó las chozas nativas de los indígenas añú, construidas sobre pilares a lo largo de las costas del Lago Maracaibo. Los aborígenes se trasladaban entre ellas en sus típicas angostas embarcaciones llamadas canoas. Toda la estampa evocó en su memoria la ciudad de los canales y las góndolas, así que la llamó de manera parecida.

 

MARACAIBO
Shutterstock | sunsinger

 

Lo que vieron los dejó pasmados. En la desembocadura del río Limón, sobre una gigantesca laguna, se encuentra un lugar fascinante llamado Sinamaica. Es un pueblo anclado en el agua donde construir y vivir es todo un arte. Es la capital del municipio goajiro. Sus aguas son calladas pero los manglares(*1), cantarinos.

Allí se alzan palafitos (*2) los cuales, como si fueran lujosos castillos indígenas, guardan tradiciones, costumbres y supersticiones  enigmáticas para cualquier visitante. Esas viviendas flotantes, rodeadas de cocoteros y platanales son uno de los atractivos turísticos más significativos del estado Zulia.

Su flora es exótica y su fauna impresionante, todo custodiado por indios paraujanos de raza goajira y mestizos, quienes viven en unos 500 o 600 palafitos construido sobre el agua con estacas de mangle, algunos recubiertos de aneas (*3) entrelazadas, muy apretadas.

Otra versión explica que experimentados marinos, mediante contacto con los nativos que se encontraban en un caserío ubicado en una pequeña isla llamada Veneci-uela, fueron los responsables del nombre registrado por primera vez en el mapa elaborado por Juan de la Cosa en 1499, escrito de acuerdo con la fonética.

La autenticidad del mapa fue establecida en 1987 por el Gabinete de Documentación Técnica del Museo del Prado y  se encuentra en el Museo Naval de Madrid; es, por tanto, el documento conocido más antiguo del Nuevo Mundo y en él se menciona el nombre del caserío Veneci-uela, para algunos el más probable antecedente del nombre de nuestro país; igualmente es mencionada en el libro Suma Geographia, que escribió Martín Fernández de Enciso en 1502, publicado en 1519, como “el primer impreso donde se habla del Nuevo Mundo”.

Los tratadistas aún discuten si el nombre se debe a los palafitos  del Delta del Orinoco. Pero da igual. Lo cierto es que el diminutivo cariñoso de la República de San Marcos, fue acertado pues –como relata Fancesc Lluis Cardona en uno de sus libros-  luego, “el dulce nombre se apoderó de todo un país con vocación de grandeza y así pasó a la historia”.-

  —————————

(*1)Terrenos que, al subir la marea, quedan cubiertos de agua

(*2) Vivienda propia de civilizaciones primitivas que se construye sobre estacas de madera, normalmente dentro de un lago o un río

(*3) Planta herbácea, con inflorescencia en forma de espiga maciza y hojas alargadas y estrechas que se emplean para hacer asientos de sillas, que crece en lugares pantanosos o encharcados

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.